Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Gesta de tintes (1ª parte)


En las secas grietas las horadaciones coloras pueden ser vistas. Secas, aunque hayan humedades permitiendo la mezcla entre tintes, son secos compartimientos para librarse fecundos, amenos.
Cada color ha permanecido intacto, virgen donde la tempestad de los mundos todavía no había cegado mediante torrentes.
Cada uno certero, aislado se había refregado consigo mismo dentro del espacio que lo contenía. Y sabía limitar su dominio, y ofrecer tonos eternos ante mirares sonámbulos.
Sin embargo las agudas y temperamentales grietas no habían hincado sus bastones diciendo dónde estacarse, agujerear un continente. Y así se liberarían colores.
Pero las grietas no han producido solamente esto, no.
Cuando cada color permanente citaba sólo tres aristas de los triángulos presidiarios, era conversación de primarios, de esos primeros colores dados a tensar con brillo toda opaquez, toda sombra. Ante nada ni nadie se habían alterado, ni siquiera modificado apenas sus semblantes inolvidables. Tanto el amarillo como el rojo y el azul, diseminados dentro de las parcelas de una esfera, nada mostraban de malaventuranza, de claustro. Es que se habían creído pronto olvidadas las cadenas empleadas, y siempre recordadas como símbolos de enemistad, aunque ajena. La única victimización que ellos podían adjudicarse era la de cada parcela.
Compartían una esfera compacta, un presidio triangular de inmaculadas tinturas desconectadas.

…continuará.


MediMente

La Mente: Útero del Alma

Nos resulta fácil vernos como un ente corpóreo, cuyos vasos sanguíneos, cavidades, órganos internos, estructura ósea y músculos se encuentran revestidos y protegidos por una gruesa piel que nos mantiene unidos en un todo compacto y único. Todo dirigido a la perfección por un excelente maestro mayor de obras y director de orquestas a la misma vez: nuestro cerebro, protegido por una "carcaza ósea", la estructura craneana, que paradójicamente resulta ser la de mayor fortaleza de nuestro completo organismo.

Pero por más sencillo que nos sea ver, palpar y vivir éste, nuestro cuerpo físico, esto sólo sucede aquí y ahora. Con mucha suerte durará entre ochenta y cien años. ¿Y después qué? Como si nada. "…del polvo venimos y al polvo volvemos…"

Sin embargo, existe un "backup", yo diría, una versión original y no la imitación que nos representará durante aquellos años que solemos llamar "vida".

De la misma manera que nuestro cerebro, esa masa blanda repleta de surcos y formada por dos partes gemelas que conforman la unidad, se expresa a través de la mente, que es la única que nos puede llevar al paraíso de donde venimos; nuestro cuerpo físico lo hace por medio del alma. Nosotros somos nuestra alma.

Como alma eterna que somos, no necesita de nada porque lo es todo. Nuestra sorpresa frente al misterio y las capacidades de nuestra alma es producto de intentar verla e interpretarla desde nuestro mundo terrenal.

Si careciéramos de alma, ¿dónde alojaríamos ese enorme caudal del sentimiento más puro y genuino que poseemos y que es el amor? ¿En nuestro cuerpo físico? ¿Lo repartiríamos entre nuestros órganos? ¿Podríamos acaso llevarlo dentro de nuestras venas?

Existe absoluta incompatibilidad entre ambas dimensiones: la terrenal, finita; y la del Cosmos Universal, eterna. Como entes corpóreos, aquí y ahora, podemos sentir ese amor (aunque limitado por la incorrecta decodificación que realizamos del mismo) que llega con nuestra parte original. Pero pretender llevarlo dentro de la masa física de nuestros cuerpos sería como intentar llevar nuestros órganos internos flotando en el aire. Cada estructura pertenece a su dimensión. No podemos confundirnos. Nuestro amor necesita un hogar, un cobijo. Y ese no es otro que nuestra alma. La que a su vez guarda celosamente en sus entrañas a la mente, a la que alimenta de manera constante por medio de un cordón umbilical energético que no se corta nunca porque la mantiene eternamente preñada.

Nuestro organismo físico y el cerebro no existen. Son una vulgar réplica.

Comúnmente, no nos recordamos a nosotros mismos antes de haber nacido y es probable que tampoco nos recordemos una vez terminado el ciclo terrenal de nuestras vidas. ¿Y qué más da? Creemos que nuestra vida terrenal es importante porque es justamente desde aquí que estamos pudiendo ver las cosas y de ninguna otra parte. No podemos entonces advertir que nuestro punto de percepción es completamente limitado por nuestra experiencia actual. No nos encontramos en el lugar adecuado para poder advertir lo importantes y grandes que somos. Ni bien dejemos este lugar, tiempo y dimensión, quedaremos anoticiados. Es probable entonces, que no recordemos este momento. ¿Qué pueden significar ochenta o cien años en una eternidad? Como para no olvidarse.

Les he presentado, intentando explicarlo, al original: el alma y la mente, suficientes para una eternidad. Pero solo pudiendo desconectarnos, aunque sea por un momento, de la dimensión a la que pertenecemos actualmente, es que podremos acaso entender correctamente estas dos mágicas partes que somos.

Rudy Spillman


SE DEJA EXPRESA CONSTANCIA QUE LOS CONSEJOS SUMINISTRADOS EN ESTE ARTÍCULO ESTÁN DESTINADOS AL PÚBLICO EN GENERAL Y DE NINGUNA MANERA EN FORMA INDIVIDUAL. CADA LECTOR ES ÚNICO Y ABSOLUTO RESPONSABLE DE SU DECISIÓN DE SEGUIR LOS MISMOS LUEGO DE VERIFICAR SU PROPIA SITUACIÓN Y ESTADO DE SALUD Y LA PREVIA CONSULTA CON EL PROFESIONAL FACULTATIVO.

El presente artículo contiene exclusivamente material informativo no debiendo ser interpretado como reemplazante de asesoramiento profesional alguno. Su contenido no presupone recomendación de tratamiento médico o alternativo de ninguna especie.

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

Todos los libros, cuentos y trabajos

del autor poseen DESCARGA GRATUITA en:

http://stores.lulu.com/store.php?fAcctID=899114

http://www.scribd.com/people/documents/310971

http://www.bubok.es/autores

Todos los derechos reservados.

Standard Copyright License© 2008

viernes, 28 de noviembre de 2008

Juan Marsé galardonado con el Premio Cervantes 2008

El escritor español Juan Marsé, ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2008, después de llevar ya varios años como favorito.

Juan_Marse

El Premio Cervantes fue instituido en 1974 y es considerado el premio más importante de las letras hispanas. Dotado con 125 mil euros, lo concede anualmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte Español, a propuesta de las Academias de la Lengua de los países de habla hispana. La entrega del premio la hace el rey de España, Juan Carlos I, el 23 de abril de cada año, coincidiendo con la fecha en que se conmemora la muerte de Miguel de Cervantes.

Cervates_jauregui

En esta ocasión, el galardonado ha sido Juan Marsé, autor de obras como Tardes con Teresa, Si te dicen que caí, La muchacha de las bragas de oro, El amante bilingüe o Rabos de lagartija y un eterno candidato, que este año ha visto por fin recompensados sus sobrados méritos.

Este autor catalán, nació en Barcelona en 1933, con el nombre de Juan Faneca, el apellido Marsé corresponde a la familia que lo adoptó tras fallecer su madre biológica en el parto. De familia humilde, a penas pudo cursar estudios elementales hasta los 13 años, en que empezó a trabajar de aprendiz en una joyería.

9788408023722-lMarsé ha escrito sus obras reflejando el barrio de Guinardó en Barcelona, donde se crió. Basándose en historias sucedidas en este barrio barcelonés y otros cercanos, construye sus obras, dotándolas de una gran carga social. Suele narrar sucesos ocurridos durante la posguerra que retratan la degradación moral y social de la sociedad franquista, utilizando para ello siempre una visión irónica de la realidad.

Como reza en el premio, éste le ha sido concedido “por su decidida vocación por la escritura y por su capacidad para reflejar la España de la posguerra”. Ya era hora.

Vía El Informador

Publicado originalmente en: Espaciolibros

El intento de robo en la calle poblada mientras perecía mi amiga del alma

Y a ella la vi. Ella estaba tras la puerta reteniendo su abertura. No quería ella ser vista, pero insistí en la forma. Su rostro enfermo fue un paño de malas reflexiones. El agua caía confundiéndose con sus lágrimas en su agitado cuerpo gastado y desnudo. A ella la vi. Ella era y fue sorpresa. Mas pesar fue verla en lágrimas y muertes que aún no arriban. Hermosa es, pero no lo estaba. Bella ha sido siempre, pero hoy no lo sentía. Ella estaba tras la puerta del baño y luego de la cortina de ducha. Desnuda, flácida, pálida. Lloraba por su vida y su destino. Por la naturaleza maldita que en ella vio un canal de huida y sangre para derramar. E insistí con la puerta y ahí estaba ella. E insistí con la cortina y ahí estaba muerta. Respirando, pero ya muerta. Viva, pero muerta en su propia vida. Sus ojos seguían el curso del agua caída. Sus manos sólo frotaban y reclamaban a la pared húmeda de lágrimas, sudor y agua tibia. Reclamaban su historia, su familia, sus sueños y sus amores de viajes y pinturas que la erotizaban. Bella es, pero hoy bella no estaba. Ya no más sonreía y sólo lloraba. Y en su rostro el agua tibia caía. Y de su pena olor a muerte brotaba. E insistí con la puerta, pero no estaba más su vida.

Salí de ese lugar de futura putrefacción. Pena había en mis manos y salí a buscar su vida tras los sueños que habían sido rotos bajo el agua tibia. Llevé a mis espaldas sus últimas ropas y sus últimas alhajas. Y salí en busca de su reciclada maternidad.

Mucha gente corría por la misma vereda. Esclavos de todos los sistemas cruzábanse bajo mi díscola mirada. Yo no estaba entre ellos los que caminaban y ellos que caminaban no estaban en mí. No eran, sólo pasaban. No estaban, sólo eran reptiles que reptaban.

Pero entre ellos una voz y un par de ojos pusieron su atención en mi espalda y mis bolsillos. Entre ellos dos pieles gastadas y ennegrecidas por la historia hacían de mí caminar la futura fuente de sus ingresos. Y las manos de uno de ellos posose en mi espalda con las ropas y alhajas de mi amiga interfecta. Al prevenir aquello mis pies aceleraron. Y de frente la otra piel sudosa y gastada quiso frenar mi huida y arremetida. Pero mi cabeza de posó con fuerza en su nariz explotando de alegría mi vida y de sangre su figura. Y aún más aceleré mis pasos. Y aún más ella moría. Y esas manos asesinas se alejaron de mi vida.

De pronto una joven figura esboza un silbido para llamar mi atención. Era un tipo joven de rostro familiar y aspecto delictivo. Sucio y harapiento, pero alegre y jovial. Me llamó por mi nombre y dinero de mí pidió para él. Me acerqué para recordarlo. Lo recordé y lo observé. Le pregunté por él y esos años que de él no supe. Su vida fue la cárcel y las malas artes. La sobrevivencia, la vida sin dinero y las muertes a su haber. Díjome que conocía a quienes quisieron robar mi mochila con las ropas y alhajas de mi amiga interfecta. Díjome que nunca más ellos me volverían a molestar. Pidió dinero de mi bolsillo y preguntó por mi madre. De ella le hablé mientras en sus manos ponía lo suficiente para comer. Díjele que tenía una amiga interfecta en el piso tres del edificio del frente. Señalé las cortinas del ventanal del balcón y el baño donde emergía la vida acabada de mi bella y hoy solitaria amiga muerta. Le dije que debía ayudarme a encontrar a su prole. Y él dijo que sólo podía sacarme a ladrones de encima, pero no indagar en familias heredadas. Y entonces se fue. Puso su última sonrisa, un gracias, y una señal de respeto que aprendió entre barrotes. Yo sólo lo observé marchar, nada dije y ya sin ladrones tras de mí caminé bajo calma al encuentro de la familia de mi amiga del alma, la que yacía interfecta tras la cortina del baño y bajo el agua de la ducha.

Al volver ella ya no estaba… Y ellos decidieron fabricar su vida en aquel mismo lugar… No se qué fue del cuerpo de mi amiga del alma. Ni por qué nunca más supe de sí y nadie pareció advertir su ausencia. Sólo se que la vi y ella expiraba… y luego al volver con su familia ella ya no estaba.

jueves, 27 de noviembre de 2008

DELINCUENTES VS. EGO


En los últimos años, en gran parte de los países latinoamericanos, se ha desatado una incontenible ola de inseguridad social, los asaltos, robos y demás actos vandálicos, con lujo de violencia, se han convertido en el pan nuestro de cada día. Todos tenemos algún conocido o familiar que ha sido víctima de esta situación, en el peor de los casos, nos ha tocado sufrirlo a algunos de nosotros.
Todo esto, nos tiene viviendo con el Jesús en la boca, solo hay que pensar en el estado en el que se queda nuestro sistema nervioso cuando nuestros hijos salen de noche, por otro lado, tampoco podemos dejarnos vencer por el miedo y tener a los adolescentes encerrados de día y de noche.
Paradójicamente, hoy encontré el lado chusco de la inseguridad, pareciera que no lo tiene, pero me he divertido mucho al ver las reacciones mis compañeros de trabajo. Esto tiene mucho que ver con el ego, he comentado en este blog, que escribo un artículo mensual en una revista de la secretaría de salud del estado, institución en la cual, además de mi contribución mensual, trabajo desde hace algunos años, en el área operativa de un hospital del sistema. Repetidas ocasiones, algunos de los compañeros (médicos, paramédicos, administrativos y hasta los de mantenimiento), me han “sugerido” que escriba acerca de su trabajo y de cómo su labor es indispensable para la institución, por supuesto, no lo he hecho.
Hace pocos días, se regó la noticia de que había sido secuestrado un muy conocido miembro de la sociedad, empresario de abolengo, de esas familias que cuesta trabajo pronunciar el apellido, aclaro que hablo de una ciudad muy pequeña, donde esta familia es aristócrata desde la fundación de este lugar.
Aquí, muchos sobreviven en la clase media a base de apariencias y de mentiras, fingiendo tener un nivel económico que esta muy lejos de su realidad, es así que tienen camionetas último modelo de súper lujo y con equipo adicional, ropa de marca prestigiada, y miles de joyas, pero, toda esta “apariencia” se les sale de control y viven ahogados en deudas.
Lo hilarante, es que ahora hasta tienen miedo de ser secuestrados y algunos ya tienen pegados a ellos, cual parásitos, a el que recoge la basura en su colonia, al jardinero, y hasta a el joven que despachaba los abarrotes en la miscelánea de la esquina, ahora son sus guardaespaldas y algunos hasta los han hecho bañarse y les han puesto ropita nueva (que están pagando) y he visto a mas de dos de estos “guardias de seguridad” con tremenda pistolota en la cintura. Todo esto, con el único propósito de hacer creer a los vecinos, colegas y demás mortales que pertenecen al elitista grupo de los secuestrables.
Por el amor de Dios, vivimos en una ciudad muy pequeña, todos conocemos la vida de todos, sabemos en donde trabaja cada quien y en algunos casos, hasta cuanto gana, por si fuera poco, también es del dominio publico el estado de nuestros créditos. Me gustaría hacerles notar lo mal que se ven y lo que divierten a la comunidad completa, pueblo chico…
En fin, supongo que los secuestradores son personas sensatas y no arremeterán contra cualquier “Juan de la calle” sin antes dar una ojeada a la capacidad financiera de la familia
Bueno, quizás también acepten liberar al secuestrado después de haber firmado con los familiares un contrato de crédito a 18 meses con intereses bajos.

Tú...

Y en la penumbra de las horas, cuando apenas acierto a atisbar tu presencia, es cuando te siento, y me pierdo. Ahí, donde el sueño se intuye como eterno, como aquello que se lleva prendido en el interior del alma. Te veo. Te miro. Te siento. Y un desmayo inunda mi aliento y sabes, pero… Ahí es cuando estoy dentro, y es entonces cuando destierro todos los fantasmas del ayer, y vivo. Ahí, en los grises, donde sólo tú eres el color, es donde voy siempre que puedo. Donde navego en bajeles de seda por tu aliento impulsados, que respiro, y soy, entonces, alguien. Yo. Tú. El verbo. Y mi vida no son sino cascadas de terciopelo derramadas en la hierba, de rojo intenso, que imitase a miradas derretidas de deseo. Y la vida es entonces la vida. La vida, ese velo bajo el cual yazgo cuando la penumbra me aquieta. Ahí es donde voy, buscando. Ahí donde tú estás. Ahí, donde, solo, puedo…
Diego Jurado Lara

MediMente

Cerebro y Mente: Una amistad distante

¿Qué relación existe entre nuestro cerebro y "nuestra" mente?

Nuestro cerebro es nuestro, de ello podemos estar seguros desde que se encuentra bien resguardado dentro de la cavidad craneana. Pero nuestra mente ¿es realmente nuestra? Si lo es ¿dónde se encuentra alojada? Y aquí comienza el problema que no es sólo nuestro, sino también de la ciencia, puesto que por más que busquemos, no encontraremos más que sus funciones, sus habilidades y sus resultados.

Durante largos años se ha intentado identificar al cerebro con la mente, siendo ésta algo inespecífico que no se puede ver ni tocar, pero que aun así, está allí, como flotando entre los lóbulos y circunvoluciones cerebrales. Si los comparamos con un instrumento musical, el cerebro vendría a ser como un piano, y la mente, ni más ni menos que sus acordes musicales.

Pero la ciencia hoy en día se encuentra más persuadida que nunca de que esto no es así. Existe cierta coincidencia de que el cerebro, más que generar el producto de la mente, lo que hace es ser simple intermediario entre el individuo y un poder abstracto conectado al Cosmos, y que todos compartimos. En palabras sencillas y continuando con la utilización de comparaciones, diremos que nuestro cerebro sería el aparato de radio receptor y transmisor, y "nuestra" mente, el canal que emite la sintonía.

No existen comprobaciones científicas de todo lo mencionado, como tampoco las hay respecto de teorías anteriores que atribuyen al cerebro la función de hospedar al huésped abstracto, el que a su vez sería expresión de la actividad orgánico-fisiológica del primero.

El tema ha creado últimamente, un serio y agresivo debate a nivel internacional, en ámbitos de la psiquiatría. En relación a los temas de gran trascendencia, como el presente, suelen formarse dos bandos: el de los que están a favor y el de los que están en contra, trayendo siempre, cada uno de ellos, una valija repleta de argumentaciones. Así ha ocurrido y ocurre con temas como el de la eutanasia, el aborto, la pena capital, etc., etc.

Los comienzos de la era del Prozac y sus derivados destinados a aliviar depresiones, angustias y ansiedades; para terminar en la del Retalín, utilizado aparentemente en muchos casos, de manera indiscriminada para calmar la hiperactividad de los niños y en general, de los menores, ha abierto este cruento debate que parece estar cada vez más lejos de poder alcanzar alguna solución basada en la estricta búsqueda de la verdad y el exclusivo beneficio de los perjudicados en su salud.

En relación al primero de los fármacos mencionados, según los dichos de algunos profesionales de la psiquiatría, hoy día, los laboratorios involucrados en la producción han logrado procesar y depurar dichas drogas de tal manera, que ha sido suficiente lanzar tres o cuatro nuevos productos farmacológicos al mercado, para tener cubierta la totalidad del amplio espectro de pacientes y su sintomatología, pudiendo asegurarles con el simple suministro de un comprimido, una vida tranquila, activa en proporción a cada necesidad, plena de felicidad, sin temores y en especial, libre de ansiedades, angustias y depresiones. Algunos psiquiatras se quejan de que de esta manera se elimina la posibilidad de que el paciente realice un tratamiento psicoterapéutico adecuado para llegar a la raíz de sus problemas y solucionarlos de manera definitiva.

Dejando de lado el hecho de que nunca podremos saber si aquel profesional, cuando emite su opinión, está pensando en beneficio de la salud de su paciente o en la estabilidad de sus ingresos mensuales, nos vemos retrotraídos al comienzo de esta charla, con la siguiente pregunta:

Si la mente, a través de la cual se expresa nuestro estado anímico, entre otras cosas, va a dejar de generar la sensación de angustia, depresión y temores por la simple ingestión de una píldora encargada de inhibir o estimular la segregación de sustancias químicas en el cerebro, ¿cómo podemos aseverar que cerebro y mente no son la misma cosa, o que al menos, no se encuentran conectados en una decisiva relación de causa-efecto?

En relación al segundo de los fármacos mencionados, por un lado se dice que la hiperactividad en los niños no es una enfermedad, sino que molesta a los padres y adultos en general, y por consiguiente, no debe ser tratada con medicamentos. Pero por otro lado, abundan los casos de familias que por las mencionadas causas testimonian todos los días la incapacidad de sus hijos de alcanzar una integración social, dañando así sus posibilidades de estudiar, realizar deportes, frecuentar amigos; y lograr en definitiva, un desarrollo personal y completo en sus vidas. Y volvemos aquí, a emparentar ciertos resultados, con los del ejemplo anterior: una simple píldora dando al niño la posibilidad que no encontrará de otra manera.

Pero en el caso del uso del Retalín se agrega otro dato, triste, trágico, interesante de analizar:

Un importante número de los adolescentes, casi niños, que en los últimos años han venido protagonizando violentos episodios en escuelas y universidades, en U.S.A., disparando con armas de fuego en forma indiscriminada contra sus compañeros e intentando luego, a veces con éxito, quitarse la vida; se medicaban con metilfenidato, droga más conocida como Retalín; como también con Luvox, Prozac y similares inhibidores de la serotonina, según nos confirma el noticiero Fox de aquellos días. El Dr. Thomas Szasz, profesor emérito de psiquiatría y miembro vitalicio de la Asociación Psiquiátrica Americana (A.P.A.) y el Dr. Fred Baughman, neurólogo pediatra, entre otros, rechazan categóricamente que la hiperactividad en los menores constituya enfermedad alguna.

Los pensamientos, los sueños; todos los sentimientos, como el amor, odio, rencor, envidia; todas las sensaciones, como el temor, ansiedad, angustia, depresión, alegría, euforia, felicidad; todos los sentimientos y sensaciones a los que no podamos colocar nombre, pero que no por ello dejamos de sentir, se encuentran alojados en un lugar tan abstracto y misterioso como lo son ellos mismos: la mente.

Existe una Mente Universal que nos contiene a todos los seres vivos, y desde el Cosmos se proyecta en cada uno de nosotros. Cuando hablo de "nosotros", me refiero tanto a los seres humanos, como a los animales y plantas, incluyendo una ameba o la más insignificante de las bacterias. Me refiero a todos los seres, los vivos, los que han vivido y los que vivirán. Cada embrión que nace y se desarrolla, lo hace dejando crecer sus diferentes partes físicas y órganos internos, si los hubiera. Pero no su espíritu, su alma, su mente, su aura energética, que existen anteriores a sí mismo (a su parte física y orgánica). Son esa parte perteneciente a otra dimensión, que no ocupa volumen ni espacio, proveniente del Gran Cosmos, y que cada ente recibirá según sus propias características (mundo animal, vegetal, microbiológico, etc.).

Por todo lo expuesto, no pocas veces a lo largo de nuestras vidas, recibimos informaciones por medio de imágenes, pensamientos o sueños, que luego resultan reales y a las que no hubiésemos podido acceder de otro modo; percibimos la tragedia o accidente de algún ser querido, en el mismo momento en que éste sucede, muy lejos de donde nos encontramos; y tantos otros acontecimientos que llamamos casualidad, presentimiento, intuición, conexión telepática, y que no son otra cosa que el poder cósmico de la Mente Universal, con una insignificante pero poderosa sucursal en cada uno de nosotros.

Rudy Spillman


SE DEJA EXPRESA CONSTANCIA QUE LOS CONSEJOS SUMINISTRADOS EN ESTE ARTÍCULO ESTÁN DESTINADOS AL PÚBLICO EN GENERAL Y DE NINGUNA MANERA EN FORMA INDIVIDUAL. CADA LECTOR ES ÚNICO Y ABSOLUTO RESPONSABLE DE SU DECISIÓN DE SEGUIR LOS MISMOS LUEGO DE VERIFICAR SU PROPIA SITUACIÓN Y ESTADO DE SALUD Y LA PREVIA CONSULTA CON EL PROFESIONAL FACULTATIVO.

El presente artículo contiene exclusivamente material informativo no debiendo ser interpretado como reemplazante de asesoramiento profesional alguno. Su contenido no presupone recomendación de tratamiento médico o alternativo de ninguna especie.

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

Todos los libros, cuentos y trabajos

del autor poseen DESCARGA GRATUITA en:

http://stores.lulu.com/store.php?fAcctID=899114

http://www.scribd.com/people/documents/310971

http://www.bubok.es/autores

Todos los derechos reservados.

© 2008Standard Copyright License

miércoles, 26 de noviembre de 2008

El punto de vista del narrador

Al afrontar la realización de una narración, todo escritor se enfrenta a una primera y fundamental decisión; ¿qué punto de vista escoger para realizar el relato?

ojos

El punto de vista del autor con respecto a su relato, marca y condiciona éste de forma fundamental, ya que determina el grado de implicación e intervención de quien relata en la historia relatada. Por eso, es importante conocer las distintas alternativas y sus características para elegir el más adecuado a nuestra narración.

Pueden establecerse normalmente los siguientes tipos de narración, atendiendo al punto de vista del narrador:

(1) Relato en tercera persona limitada: El escritor alude a todos los personajes en tercera persona, pero sólo narra los pensamientos y experiencias de uno de ellos el protagonista de la acción. Este tipo de narración aumenta el protagonismo del personaje principal y hace que el lector se sienta más identificado con éste.

(2) Relato en tercera persona omnisciente: Al igual que en el caso anterior, todos los personajes son tratados en tercera persona, pero, en esta ocasión, se describen también lo que sienten y piensan todos los personajes. El lector pasa a ser una especie de espectador omnipotente capaz de conocer lo que todos los personajes sienten y experimentan. Suele ser adecuado para narraciones con múltiples personajes protagonistas, o donde el protagonismo pasa de unos a otros durante el relato.

(3) Relato en Tercera persona observadora: Al contrario que en el cado anterior, aunque el autor trata a los personajes en tercera persona, sólo narra los hechos sin adentrarse en los pensamientos o sentimientos de ninguno de ellos. El lector recibe un relato de hechos un tanto frio e impersonal, por lo que suele ser adecuado para el relato periodístico o de tipo documental.

(4) Relato en primera persona central. El autor toma el lugar del personaje principal y relata en primera persona su propia historia. Suele ser muy adecuado para autobiografías.

(5) Relato en primera persona periférica: El autor narra los sucesos en primera persona, pero, aunque participa en la historia, no es su protagonista.

(6) Relato en primera persona testigo: El autor narra la historia en primera persona pero ni es el protagonista ni participa en la historia, sino que es un simple narrador objetivo.

(7) Relato en segunda persona narrativa: El escritor narra en segunda persona. Este tipo de narración se ha empezado a utilizar en la novela moderna y suele ser un recurso para hacer que el lector tenga la sensación de participar de los pensamientos del personaje, creando en ocasiones falsos diálogos del protagonista consigo mismo.

Imagen Blogmedicina

Publicado originalmente en Espaciolibros

martes, 25 de noviembre de 2008

El viaje del elefante: Nuevo libro de José Saramago

El prolífico autor portugués José Saramago, a sus 88 años de edad, parece estar en plena explosión creativa. Después de que hace unos meses inaugurase su propio blog en Internet, ahora nos presenta un nuevo libro, El Viaje del Elefante, que, editado por Alfaguara, se encuentra ya a la venta desde el 21 de noviembre.

978-84-204-7463-2

Como el propio Saramago comenta, “El viaje del elefante es un libro donde no se notan ni los 86 años ni la enfermedad que he tenido que soportar". Es por eso que este libro se presenta como una reivindicación de la vitalidad y creatividad que aún le sobran a este portugués inmortal, después de superar una grave dolencia respiratoria que, a punto estuvo de privarnos de su pluma.

El libro es una combinación de realidad y ficción, ambientada en el siglo XVI, en el momento en que el rey Juan III ofreció a su primo, el archiduque Maximiliano de Austria, un elefante asiático.

4

El libro utiliza personajes históricos mezclándolos con otros ficticios creando un relato épico, pero a la vez sencillo y alegre, sobre la vida de un elefante llamado Salomón. El tono del relato sorprende por su jovialidad y humor, conseguido sobre todo por la visión irónica que el autor proyecta sobre toda la obra.

Como suele ser habitual en la obra de Saramago, bajo esta fachada casi cómica, se encuentra una profunda reflexión sobre la naturaleza humana, sus flaquezas y debilidades. El escritor se muestra muy orgulloso de esta obra de la que declaró sin ambages "El libro me gusta, me gusta mucho. Puedo decir que es un gran libro"  y tiene mucha razón.

Via | Europapress

Publicado originalmente: Espaciolibros

Invitación especial

Hola amigos, sólo les escribo para inivtarles a ver mis nuevos Ebook. A continuación pongo los títulos para que hagan clic:

¿Cómo superar el desamor?
Sistema Inmunológico Emocional
Los feos y los bellos
Y si quieren un Ebook GRATIS sólo has clic aquí

Saludos

sábado, 22 de noviembre de 2008

Cortes


Cada refrán no hace más que quitar, cortar mediante su dicho lo que ha pasado. Lo merma o eleva; lo disminuye hasta dejarlo yerto sobre carbones de vagones lentos, o apenas se esfuerza y lo suspende sobre el suelo subterráneo donde habitamos infiernos.
Al empujar un vagón triste por denso y pesado, oigo la instantánea frase de alguien citando una que otra compasión. La dice por creerme débil, mustio como ningún verde racimo abanicándose por acá en vez de preguntar si lo estoy en realidad. Porque no veo en su rostro el fiel estampe de la bienaventuranza invencible para que no se me ocurran los mismos comentarios. Y habla y dice cuanto por doquier se ha dicho para reinstaurarlo demostrando su vigente vigor reflexivo.
A mí, amparos no llegan. Pero lo que puedo comentarte es el resumen del cónclave de los refranes, la conclusión de la sabiduría más elocuente y dada; y la jamás aceptada sobre estos subsuelos. Y ésta ha sido el primer acotado aforismo oído.
“Muchos agujeros son un agujero cortado sobre el papel, porque están cortados”, y desde ahí he comenzado a oír frases semejantes pero no tan rotundas y comprobables. Es que lo comprobé.
Oía una frase célebre y se recortaba una parte del vagón que acarreaba. Oía la segunda y se disipaban los carbones de al lado mientras otras se distribuían más y más.
De esta forma todo resultaba posible a ser desaparecido, extinto de nuestra vida y conducido hasta el olvido más sombrío e invisible que inmóviles esfuerzos pudiesen evocar.
Todo, todo menos aquel dicho que me había convencido a no dar consejo alguno, a silenciar cualquier acotación precisa sobre una temática circunstancial. Y había sido por estos motivos que prefería no hablar, no cortar aún más esta realidad y desterrar toda imagen hacia el desierto de un purgatorio o paraíso donde quedaran inmaculadas. Pero lo estoy haciendo ahora.
Corto firmemente. Esta convicción se ha apoderado de mí ya, un ahora que repite las creencias de ese pasado que por tan cortado sólo legó a una persona el poder de escribir esta hoja. Pero quien escribe no podrá legar sino su reflexión, su historia y experiencia que han quedado podadas. Un escritor que con su refrán pronunciado corta y corta hablando de lo que está a su alcance. Y por qué no a vos.
Quien escribe ha hablado, ha reproducido algunas circunstancias que no se volverán a mencionar. Y sabe qué hace al escribir. Quien escribe no siente incómodo este infierno con sus vagones de recuerdos prontos a ser quemados.


jueves, 20 de noviembre de 2008

El motorista

Jaime corre por las calles mojadas, llega hasta la puerta del local y toca con fuerza en el cierre de aluminio que la protege. Nadie responde a sus golpes, sólo el silencio. Nota la lluvia que le moja, que resbala por la chupa de cuero, que le pega el pelo a la frente hasta meterlo en sus ojos. Cansado de llamar recuerda que dejó la moto mal aparcada, avanza entre los charcos esquivando a la gente, cuando llega al sitio no hay nada, ni rastro de ella. Poco tiempo para que haya sido cosa de la grúa, me la han robado, pensó. Siente una rabia descafeinada, como si ya todo le diera igual. No puede entender porqué no le han esperado un poco más, ese ensayo era importante, el último antes de la gran prueba. Recordó el día que lo llamaron por teléfono de aquel programa de televisión para decirle que estaban pre-seleccionados, que les había gustado la maqueta, pero querían verlos actuar en directo. En Sevilla, el sábado próximo, es decir, mañana. Se trataba del último ensayo, el definitivo y no se dignaron en esperarle, ¡que cabrones¡

Buscó el móvil para telefonear a Ana y decirle que se retrasaría, no le apetecía llamarlos a ellos, en este momento sólo deseaba insultarlos, para sus amigos el sueño no era tal, todos tan acomodados a sus trabajos burgueses, maestros, banqueros, funcionarios… consideraban la música como un hobby más. Sin embargo, él estaba harto de repartir pizzas, servir copas o reponer artículos en un supermercado. A sus treinta años aún no tenía un trabajo estable, aún vivía para su sueño: ser un cantante de éxito. Creía y confiaba en su talento.

Ana lo apoyaba, aunque eso supusiera retrasar la deseada boda y los futuros hijos. Ana era así, tan moderna para unas cosas y tan clásica para otras. Comentaba con frecuencia que quería celebrar la ceremonia por su tía Marta, la monja, pero más de una vez Jaime la sorprendió ojeando catálogos de vestidos de novia, siempre a escondidas. Ella se ganaba bien la vida como fotógrafa, sus colaboraciones con un estudio profesional le garantizaba un mínimo mensual. No la daban de alta en la seguridad social, a cambio, disponía de mucho tiempo para dedicarlo a la fotografía artística, Ana también tenía un sueño.

¡Mierda¡ pensó, no encontraba el móvil, y cualquiera se ponía a buscar una cabina ahora. Había dejado de llover, decidió regresar paseando. No sentía frío, a pesar de la lluvia, el traje de motorista le mantenía seco casi todo el cuerpo.

Subió por la amplia avenida, la gente aún llevaba los paraguas abiertos, protegiéndose de los goterones que impregnaban las hojas de los árboles para dejarse caer sobre los incautos viandantes en el momento menos oportuno. Mientras caminaba, una sensación de vacío se iba apropiando de su ser, deseaba llegar junto a Ana y la vez retrasaba su regreso, andaba despacio, deteniéndose ante cualquier escaparate. Vio el parque a su izquierda, las baldosas mojadas reflejaban la luz de las farolas creando un mar brillante, caleidoscópico. Atraído por el juego de colores, paseó hasta la fuente, entre el silencio de la ausencia, nadie caminaba por allí en una noche como aquella. Por eso le llamó la atención aquella chica, sentada en un banco, bajo una farola; indiferente a la humedad y al frío escribía algo en una pequeña libreta. El pelo rubio, rizado, caía sobre sus hombros y casi le ocultaba la cara. Algo en su aspecto no encajaba, como un cuadro inacabado, Jaime se acercó a ella buscando descubrir lo que había llamado su atención, ella levantó la cabeza y le sonrió. Jaime se olvidó de lo demás, solo veía esa sonrisa, se acercó y la saludó.
- Hola, me llamo Jaime, ¿Qué escribes?
- Son apuntes para una novela.
- No es buena hora para estar sola en el parque, ¿acaso buscas inspiración?
- Sí, algo así. Aquí suelen venir todos los nuevos. Me gusta captar sus primeras impresiones.- dijo ella en tono intrigante.
- ¿Los nuevos?
- Sí, como tú.
- No entiendo nada, eres muy rara.

La chica se rió, echando la cabeza hacia atrás y mostrando unos dientes perfectos, Jaime deseó besar su cuello, le pareció cálido y acogedor.
- Perdona, no recordaba que aún no eres de los nuestros, al menos no del todo.
- Cada vez entiendo menos lo que me dices.
- No me hagas caso, tienes razón, soy un poco rara. ¿Sabes?, antes del accidente me publicaron un cuento, ¿imaginas lo que es ver algo tuyo impreso en un libro?- a la chica le brillaban los ojos.
- No, pero supongo que será como que suene una canción tuya por la radio.
- Así que eres músico, ¿no?
- Algo así, al menos lo intento. Por cierto, ¿de que accidente hablas?
- Aquella noche lo celebré con mi amiga Sara, ella también escribe, sabía lo que significaba para mí, bebimos mucho, y yo me empeñé en llevar el coche. No vi aquel camión que iba tan despacio, me empotré contra él y entre otras cosas perdí esta pierna- la chica se levantó la falda y le mostró un muñón a la altura de la rodilla.

Jaime comprendió que era precisamente eso lo que llamó su atención al verla, la extraña caída de la falda sobre sus piernas.
- ¿Y tu amiga Sara?
- No he vuelto a verla- dijo la chica con una sonrisa triste.
- Entiendo, no tienes que darme más explicaciones.
- Y tú, ¿qué haces por aquí?
- Vuelvo a casa, pero la luz del parque me atrajo, ahora tengo que irme o mi chica se preocupará.
- No te apetece ¿verdad?- dijo ella con su sonrisa triste.
- No, no mucho, deseo ver a Ana, pero tengo la impresión de que ella no me quiere ver a mí, como si tuviera algo que reprocharme. Por cierto, ¿puedes decirme la hora?, mi reloj está roto, se ha parado a las siete y media y tiene el cristal fragmentado, lo más extraño es que no recuerdo haberme dado ningún golpe.
- Son casi las diez, debes volver a casa, allí entenderás muchas cosas. Yo seguiré por aquí, por si me necesitas.
- Gracias- dijo Jaime.

Se alejó envuelto en sus dudas, espesas como la niebla que empezaba a tomar las calles, envolviéndolas en un sueño prematuro. Llegó al portal de su casa, inútilmente buscó las llaves en sus bolsillos, iba a llamar al timbre cuando vio la esquela. Jaime Sánchez Gordillo y Ana Rodríguez Martín, la releyó varias veces, hasta comprender que esos eran sus nombres, que eran ellos los que estaban muertos. Entonces pudo recordarlo todo, la lluvia en la carretera, los gritos de Ana pidiéndole que no corriera, cómo trató de adelantar al camión, cómo le embistió aquel todoterreno por detrás, y luego la sangre, las llaves, el móvil, todo desperdigado por la carretera. También recordó lo último que le dijo Ana, cuando ya salía despedida de la moto: ¡estoy embarazada!

Un pitito intenso amenazaba con romperle los tímpanos, se cubrió la cabeza con la almohada y a tientas golpeó el despertador. Con la boca reseca por el miedo y la angustia descubrió que todo había sido un sueño, qué seguía vivo, a su lado vio el hueco que el cuerpo de Ana había dibujado en la cama y el olor a café se mezclaba con el aire fresco que entraba por la ventana del salón. A Ana le gustaba ventilar la casa nada más levantarse. Con el corazón aún encogido por aquella horrible pesadilla, se incorporó, fue hasta la cocina y la abrazó por detrás, mordisqueando su oreja. Ana se resistió un poco, pero al final se dejó llevar hasta la cama donde Jaime le hizo el amor con una intensidad inusual, como si le fuera la vida en ello. Exhaustos descansaron un rato, luego el silencio se instaló entre ellos. Mudos y pensativos se vistieron y salieron como cada mañana.
- Hoy me iré contigo en la moto Jaime, tengo un trabajo por tu zona, luego podemos comer juntos.
- No, mejor vete en el autobús, parece que va a llover.
- Quiero ir contigo, por favor, por favor….
- He dicho que no- Jaime se estremeció al recordar el sueño.

Ana se puso a llorar, se cubrió la cara con las manos y huyó de su lado, entonces Jaime se dio cuenta de lo irracional de su actitud y corrió tras ella. Cuando la alcanzó, le contó su sueño con todos los detalles. Ana observaba asombrada como iba cambiando de color conforme avanzaba en la historia, pudo ver el miedo reflejado en sus ojos, pero cuando le dijo la últimas palabras que había oído fue su cara la que mudó de color hasta tornarse blanquecina. Se mareó, Jaime la agarró al vuelo evitando que cayera y se golpeara contra la acera. Al rato, cuando pudo recuperase, Ana dijo con voz entrecortada.

- Si quería ir hoy en la moto, si quería comer contigo, era para decirte que estoy embarazada, nadie lo sabe aún, sólo yo y ahora tú.

Los dos se abrazaron asustados, Jaime regresó a la cochera y dejó el casco, subieron al autobús, fuertemente asidos por las manos, con la sensación de haber vuelto a nacer. Al poco les adelantó un coche rojo, a Jaime le pareció ver la cabellera dorada de la chica del parque que se agitaba fuera de la ventanilla, en el lado del acompañante. Sí, era ella y le decía adiós con una sonrisa triste. Conducía un chico joven con el pelo revuelto, la música muy alta, la velocidad excesiva. A los pocos minutos vieron el automóvil estrellado contra la mediana, Jaime miraba asombrado como la joven rubia abandonaba la escena cojeando, cuando se lo dijo a Ana, identificándola como la chica del sueño, su novia lo miró preocupada, allí no había ninguna mujer, al menos ella no podía verla.


El sueño de las palabras

http://felisamorenoortega.blogspot.com/



Este relato está incluido en el libro eléctronico de la 3ª Edición del Certamen Literario "Revista Digital IES Ventura Morón". Se puede descargar gratuitamente en esta dirección:

http://www.publicatuslibros.com/bibliotec/libro/iii-certamen-literario-de-narrativa-breve-revista/

miércoles, 19 de noviembre de 2008

DESDE EL ENCIERRO


Alguna ocasión, comenté en esta página la situación de mi sobrino Jean Karlo Ponzanelli, quien se encuentra preso en una cárcel de Texas en los Estados Unidos.
¿Su delito? Ser adolescente y vivir como tal.
Quienes lo conocemos, sabemos que es un chamaco con alma pura y corazón limpio y que vive una pesadilla con grilletes en el momento justo en que tendría que disfrutar su libertad.
Nunca creí que compartiría con alguien lo que el me escribe, pero al recibir esto, supe que no podía quedarmelo solo para mi. Con autorización de mi sobrino, me atrevo a publicar en este blog sus sentimientos. Al leerlo, me invadió una necesidad de traducirlo, de hecho lo hice, pero se pierde mucho de su escénica, por esto, pidiendo disculpas, lo publico en ingles. Aclaro de nuevo, que no ha salido de mi pluma.
El lo ha titulado:





SKY FREE


This time that has past
Is hurting at last.

Many things come to my head,
What was it I said?

I've lost my teenage years,
Now my life's full of these fears.

When will I see the light of day?
Should I stay on my knees and pray?

Is there another way?
Should I just think as I lay?

Am I better off alone?
Should I listen to my own tone?

When will I be out?
Should I stay quiet or what?

I'm gonna win this battle,
One day you will see.
And I'll be forever, sky free



Graduado en “la vida”

Dos vídeos que completan algo más de 14 minutos pero que encierran toda una vida de principios. Un “no graduado” dedica un emotivo discurso a los estudiantes recién graduados. Relata sólo tres historias unidas entre sí. Através de las mismas surgen enseñanzas sobre nuestras metas, el destino, nuestras convicciones, luchas, éxitos y desilusiones; fracasos que no los son tanto, el futuro incierto y el pasado revelador. Nuestras inseguridades y creencias… y la muerte, el mejor "invento" en la vida.
Un discurso aleccionador que nos permitirá reflexionar sobre temas esenciales a quienes estudiamos la carrera de “vivir”, dejándonos la sensación de que todo lo que consideramos “importante” en nuestras vidas sea quizás, apenas secundario.




Rudy Spillman
http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

domingo, 16 de noviembre de 2008

Todavía algunas veces huele a sangre


Todavía algunas veces huele a sangre. Es una aroma dulzón, que atrae a las moscas hasta mi casa, se agolpan en la ventana. Las miro embelesada a través del cristal, a salvo de sus molestos revoloteos. Ansiosas por libar su néctar preferido me miran amenazantes, con sus cientos de ojillos microscópicos, pero me mantengo firme en la decisión de no dejarlas entrar. Regreso al salón para seguir raspando la tarima de madera, debo eliminar la mancha; no vaya a volver Ernesto y decida castigarme de nuevo por mi torpeza. ¡Ah no, si la mancha es suya! Yo sólo le golpeé con el martillo en la cabeza.

MEDIMENTE

Meditación Inespecífica


En algún momento he mencionado que dediqué largos años de mi vida a la práctica y especialización del método de meditación basado en la técnica de Control Mental de José Silva, para luego, hace sólo siete años, haber efectuado un giro trascendental en mis prácticas. Fueron éstos mis comienzos en la técnica Vipassana de meditación, como la enseña S. N. Goenka y sus profesores asistentes, y que ya no abandonaría hasta el día de hoy. Pero también he sabido aclarar que a pesar de la aparente oposición existente entre sus principios, las he aprovechado al máximo, obteniendo de la consistencia y seriedad en sus prácticas lo mejor en cada época. Aún continúo evolucionando con la práctica de dos horas diarias en la última de las disciplinas mencionadas.

Sin entrar en mayores detalles, puesto que no es el tema que trataré, diré que el método de Control Mental de Silva está basado en programas de textos y sobre pantallas, donde el individuo de manera clara expresa todo lo que desea obtener de la vida, en todos sus conceptos y a todos los niveles, durante la meditación que realiza estando su cerebro al nivel "alfa" de meditación. Es decir que el método está basado en el poder de la mente para que el individuo obtenga material y espiritualmente, todo lo que desea. Simplemente, programa en el nivel "alfa" de programación y lo programado se verá materializado en el nivel "beta", que resulta el nivel de nuestra realidad física y consciente. Pero ello no resulta así de sencillo. Requiere mucha práctica adecuada y el mantenimiento en pie de tres elementos conformando un trípode, a saber:

- fe absoluta en que lo que se desea se cumplirá

- programación correcta de lo deseado

- esperanza de que así sucederá

No es sencillo para alguien poder cumplir con estas tres condiciones. Caída una, la programación no se materializará. El primer e inmediato beneficio que uno obtiene de esta práctica consiste en una especie de rara euforia que le hace sentir a la persona, "que se puede llevar el mundo por delante", en el sentido de que todo le irá muy bien. Pero si no es constante y serio en las prácticas y no sabe mantener con genuina veracidad los tres pies del trípode antes mencionado, ese estado anímico tan especial irá diluyéndose, no pudiendo lograr los resultados que se buscan.

La técnica Vipassana pareciera ser todo lo contrario, pues en un principio no le ofrece nada al individuo, pero sí le exige. El meditador que se inicia deberá aislarse por completo del mundo exterior. Podrá dormir entre las 21:30 y 04:30 horas, todos los días, con otro descanso adicional de una hora y media más durante la misma jornada. Recibirá dos comidas vegetarianas diarias y deberá meditar durante las restantes 11 a 13 horas del día. Tendrá prohibido hablar, escuchar música, leer o escribir durante diez días. De esta manera, se le ofrece la adquisición de una técnica que le permitirá aprender, sólo a través de la práctica y sin necesidad de comprensión intelectual alguna (aunque de todas maneras ésta se brinda), a disfrutar de la plena felicidad de la vida (El Arte de Vivir) sin la necesidad de que ocurra nada en el afuera y a pesar de lo que ocurra. Por medio de la lenta eliminación de los "tsankaras" (impurezas de la mente acumuladas durante toda la vida), el individuo, casi sin proponérselo, va impregnándose de "ecuanimidad", lo que significa que al comprender el carácter "anitcha" (todo es temporario, nada es permanente) de todas las cosas en la vida, éste va desarrollando sin darse cuenta, desarraigo tanto a la "aversión" hacia las cosas que no le gustaban, como al "deseo" por las cosas que quería obtener. De esta manera, el meditador termina comprendiendo a nivel experimental, el carácter transitorio de todo y acepta complacido, todas las cosas y situaciones tal cual son (lo cual no significa renunciar anticipadamente a las ambiciones). Las prácticas y enseñanzas de esta técnica están a cargo exclusivo de maestros especializados y es totalmente prohibida su enseñanza por parte de otras personas. Por dicho motivo es que no me extenderé en sus explicaciones.

Éste ha sido apenas un mal (o incompleto) resumen de ambas técnicas, puesto que escuelas como éstas, que revisten cierta complejidad y profundidad de principios, difícilmente puedan ser bien resumidas en sus conceptos con el llenado de algunos renglones. Pero existe un motivo por el cual lo he hecho. Deseo mostrarle al lector que en materia de meditación, los contrarios, en algún sentido pueden convertirse en iguales. De una manera similar ocurre en materia de energía, cuando observamos cómo los polos opuestos se atraen.

Paso a explicar mi teoría: La Meditación Inespecífica.

Fue mi larga trayectoria en el mundo de la meditación y el haber contado con la posibilidad de aprender y obtener sus enormes beneficios por parte de dos disciplinas tan distantes una de la otra, los que me permiten hoy lanzarme en esta misión que me he propuesto de explicar al lector que desee iniciarse en la meditación, que podrá hacerlo si lo desea, sin la necesidad de elegir técnica alguna de las conocidas.

No es mi propósito ofrecer una "nueva" técnica de meditación "made by Rudy Spillman", sino ofrecerle al meditador que se inicia, la posibilidad de hacerlo sin realizar ninguna elección y aun así obtener los beneficios clásicos que una buena práctica ofrece. Siempre estará a tiempo, cuando y si lo desea, de decidirse por alguna técnica específica con la ventaja agregada de que ya no lo hará partiendo del "puntapié inicial".

Los motivos que me han llevado a hacer tal ofrecimiento son los siguientes:

He estado reflexionando en el hecho de que si una técnica de meditación nos ofrece la fórmula para obtener todo lo que queramos de la vida, mientras otra técnica nos dice "las cosas son como son" y yo te enseñaré de todas maneras a sentirte como si lo tuvieras todo, aunque no tengas nada, en esencia, ambas técnicas nos están ofreciendo lo mismo, por más contradictorias que puedan parecer. ¿Cómo es esto?

Veamos, los caminos son muy diferentes, las prácticas lo son también, pero ambas a su manera estarán logrando la felicidad plena para nosotros, que es el principal y único objetivo de cualquier individuo. Así es que de pronto me pareció advertir que ambas técnicas le estaban tirando la pelota al meditador. Y es él el único que podrá decidir si llegará a su meta, que es la de todos, por medio de sus logros, obtenciones y demás realizaciones concretas de una situación ideal, o prefiere llegar al mismo resultado, quizás respirando y disfrutando del aroma de las flores de un jardín que ni siquiera es el propio porque no posee uno. Y así es como llegué a la deducción, creo, de que todas, absolutamente todas las técnicas de meditación, a su manera, nos darán lo mismo. Y cada meditador decidirá de que manera tomarlo.

Rudy Spillman



SE DEJA EXPRESA CONSTANCIA QUE LOS CONSEJOS SUMINISTRADOS EN ESTE ARTÍCULO ESTÁN DESTINADOS AL PÚBLICO EN GENERAL Y DE NINGUNA MANERA EN FORMA INDIVIDUAL. CADA LECTOR ES ÚNICO Y ABSOLUTO RESPONSABLE DE SU DECISIÓN DE SEGUIR LOS MISMOS LUEGO DE VERIFICAR SU PROPIA SITUACIÓN Y ESTADO DE SALUD Y LA PREVIA CONSULTA CON EL PROFESIONAL FACULTATIVO.

El presente artículo contiene exclusivamente material informativo no debiendo ser interpretado como reemplazante de asesoramiento profesional alguno. Su contenido no presupone recomendación de tratamiento médico o alternativo de ninguna especie.

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

Todos los libros, cuentos y trabajos

del autor poseen DESCARGA GRATUITA en:

www.lulu.com.es

Todos los derechos reservados.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Pintando recuerdos


Blasfemaba cuando pensaba en sus colores yéndose desde la silueta de su mundo. Deseaba que ella aún estuviera acá, que habláramos, que buscáramos para hallar todo lo perdido. Tanto roce, tanto cariño quedaba en mí cuando pensaba en su vacío.
Ya olvidada, otro tinte hacía destellar las flechas de cuanto arquero se dispusiera a enfatizar una singularidad, un blanco espacio para ser pintado. Un vacío había quedado, un espacio libre pero imposible para ser vuelto a rellenar. Es que ella ya no estaba, ya se había ido, fugado por causa de la tragedia que yo había iniciado aunque sin saberlo.
Ya no me observaba con aquellos ojos. Es que tras mis pinceladas los había capturado para dejarlos sobre el lienzo. Ella ya no oía, no hablaba. Nada de su rostro ni cuerpo había perdurado desde que había comenzado a retratarla.
Cada pincelada hecha infería en la realidad, apresaba el objeto en cuestión hacinándolo dentro de las dimensiones de un blanco lienzo. Cada elemento –con o sin vida- desaparecía en el mismo instante en que lo esbozaba con el pincel. Y yo sin saberlo la había exiliado del mundo, exiliando asimismo nuestro amalgamado y pretendido mundo por vivir.
Ya olvidándola, quedando hecha retrato, me dispongo a pintar y pintar para deshacer el resto nimio del espacio, del entorno escaso. Porque sin ella nada me sugiere siquiera un simple y ameno marco donde poder dibujar la existencia restante, nada para poder sobrevivirla. Y deshago poco a poco y parte por parte todo hasta hallarme en una nada de instrumentos y equipos de pintura.
Pero la nada desecha también a su recuerdo. Lo había deshecho desde que comencé a esbozar aquel retrato añejo y provocador de tanta desgracia: desde que volví a copiarlo. Y mientras dibujo, el olvido me devuelve un respiro asistiendo a tanta liviandad.
Ya sin nada para recordar, sólo la presencia de este papel relleno con imágenes me incita a pensar que hubo un mundo, y que ha sido retratado en su plenitud. La variedad de colores es apenas finita, la eternidad de emociones perspectivadas sugieren otro espacio múltiple, de inagotables movimientos.
Pudiendo apresar hasta el universo mediante un trazo, presiento que jamás recluto y libero, que nunca de algo he de adueñarme. Siento que ya lo fuera de este espacio a otro ha de ir, pero sin volver.


viernes, 14 de noviembre de 2008

LULU: La caída de un monopolio


=





El 31 de octubre ppdo., en oportunidad de comunicar al público lector sobre la apertura al acceso público en LULU, de los capítulos de MEDIMENTE, un libro que aún escribo y que publicaré una vez finalizado, puse también en conocimiento de los lectores, mi decisión de retirar todos mis libros en papel, de la venta en LULU, debido a la desproporcionada escalada de las tarifas de envío y hasta tanto dicha empresa se pronunciara en forma definitiva al respecto.

Mientras tanto publiqué los mismos en BUBOK, ofreciendo al lector su descarga gratuita, de igual manera que venía sucediendo en LULU y la cual no se interrumpió en ningún momento, pero agregando através de BUBOK, la posibilidad de la adquisición del libro en papel, al encontrar más accesibles sus tarifas de envío al consumidor.

Finalmente, en estos días la empresa LULU se ha expedido corrigiendo un error en la tecnología de sus programaciones y procedimientos, ofreciendo al mercado consumidor unas tarifas de envío más acordes con la realidad competitiva y resolviendo así en parte, el problema.

Es por todo lo antedicho que deseo comunicar a todos los suscriptores y lectores de "Libro Abierto", que la totalidad de mi material se encuentra a vuestra entera disposición, por igual, en ambas empresas (LULU y BUBOK), disponiendo de ambas opciones.

Como es ya mi costumbre, todo el material, incluyendo los nueve libros, poseen descarga gratuita.

Cordialmente.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

miércoles, 12 de noviembre de 2008

DEL OTRO LADO DE LA LUNA



Hace poco, platicando con un gran amigo de la infancia, me dijo que el jamás ha estado enamorado con la misma intensidad que, según su opinión, se ve reflejada en mis comentarios y mis actitudes. De entrada, no supe que decir (ni que sentir), luego me inundó una gran pena por su situación y me di a la tarea de encontrar cuales son los motivos que lo tienen confinado a una vida de soledad y desamor. Aquí mi conclusión:
Supongo que la principal causa de su soledad, es un gran temor a ser lastimado, a nadie nos gusta sentir en carne propia el dolor que causa un disgusto con el ser amado, realmente es un sentimiento desconcertante, es difícil asimilar que esa persona a quien le muestras tu alma desnuda y que conoce con exactitud lo que puede hacer o decir para lastimarte, lo haga en un momento de rabia, pero pasa, todos lo hacemos, no quiero decir que sea lo correcto, pero si que es lo común. Lastimas y te lastiman, claro que duele, y ese dolor que te produce ira, te hace reaccionar con algo, por lo menos, igualmente hiriente. Pero ¿No vale la pena sentir dolor a cambio de tanta felicidad?
No es una pregunta masoquista, es mi manera de entender que el amor duele, que duele amar y duele ser amado, pero no es grande ningún dolor comparado con el mas pequeño momento de entrega, con el mas pequeño beso, con el mas pequeño comentario cariñoso. Miles de actitudes te hacen llegar al otro lado de la luna con la felicidad que te provoca el escucharlos.
¿Cuanto puede restarle un pleito de media hora a la felicidad de todos los días durante tantos años? … nada.
Entonces, si se ha estado “del otro lado de la luna” millones de veces, no importa si has estado de bruces algunas ocasiones.
A un lado el miedo, hay que entregarse y hay que recibir a quien se nos entrega, en este planeta nada es gratis, todo cuesta. Lo que mas complace, siempre es lo mas caro,
Ama amigo, entrégate, te va a doler, pero es un dolor que causa dependencia, es una droga que no podrás dejar. Es mi deseo poder decir algún día que el amor se te ve reflejado en tus comentarios y en tus actitudes, tienes que ir al otro lado de la luna para entender que al final del día, no hay pena tan grande que no pueda ser sofocada por un momento de amor real.

El Texto Argumentativo

discutiendo

Por Texto Argumentativo entendemos aquel que está destinado únicamente a convencer de una determinada tesis a un interlocutor, mediante la utilización de una serie de pruebas o ideas, que se denominan argumentos. Es un tipo de texto muy utilizado habitualmente en charlas o coloquios y en casi cualquier conversación.

La construcción de un texto argumentativo puede también estructurarse en una serie de partes claramente diferenciadas:

1) Presentación: Se trata de la definición inicial de la tesis que el argumentador pretende defender ante su interlocutor. Suele ser una introducción breve de apenas unas palabras.

2) Exposición: En esta fase el argumentador se extiende realizando la exposición pormenorizada de la tesis, entrando ya en detalle en el tema tratado.

3) Argumentación: Esta es quizá la fase de texto argumentativo real, ya que es el momento en que se exponen los argumentos que avalan la tesis.

4) Conclusión: Al final del texto argumentativo, es conveniente realizar una recapitulación de los argumentos más convincentes, de una forma concisa que permita concluir la argumentación de forma convincente.

En cuanto a los argumentos existen distintos tipos a tener en cuenta:

- Argumentos analógicos: Son aquellos que utilizan analogías o comparaciones con temas similares a la tesis, que sirvan para avalarla.

- Argumentación mediante ejemplos: Tienen un gran parecido a los argumentos analógicos y consisten en la exposición de hechos concretos en que se compruebe la realidad de la tesis.

- Argumento de presunción: Se basa en crear la sensación de que la tesis es más verosímil que su contraria, y que la ausencia de prueba en ésta la avala indirectamente.

- Argumentos de autoridad: Consistes en apoyar la tesis basándonos en las opiniones de personas de reconocida autoridad en la materia tratada. Aunque suelen ser efectivos, la realidad es que tienen poca capacidad real como prueba.

- Argumentación por probabilidades: Este tipo de argumentación suele utilizarse cuando no existe una prueba directa y sirve como aval científico a la tesis. Sin embargo, no hay que olvidar que el hecho de avalar una teoría por su probabilidad matemática de ser cierta, también le indicará al interlocutor que, aunque menor, también existe una probabilidad de que no lo sea.

Imagen Grid Internacional

Publicado originalmente en Espaciolibros

martes, 11 de noviembre de 2008

Sugerencia

Chanchitos o pajaritos que importa quienes sean los que se posan sobre los hombros de la pubertad y luego se entregan a volar o comer en los recipientes de los estados. Yo extraño el atardecer que hace pensar y que edifica la alegría. Ese es maquillaje de la tierra y el aroma de los cielos. Pinceladas de polvos que traspasaron estrellas aún más muertas que las células de los artistas. Y qué importa que una taza no hable de su vida o que un pastel se apodere de las manos de hermosas hembras, si lo único que se refleja en el latido de los pequeños corazones son los pedazos de dientes que salen de la boca. Y habrá que luchar porque así sea. Porque de miedo ni hambre nacen los políticos, pero sí de miedo y hambre se cagan cuando las palas y los paños con pulseras se aprestan a estudiar… Yo voy porque el mundo se vaya a la mierda, pero que en ese proceso todo sea felicidad…

“Arte” al servicio del “Arte”

He recibido del Prof. Ernesto Kahan, Presidente de la Asoc. de Escritores en Lengua Castellana de la FEDERACIÓN de ESCRITORES de Israel (AIELC), una noticia que enaltece el arte en todas sus manifestaciones.
Transcribo a continuación el texto original, el enlace al vídeo y el vídeo expuesto en YouTube.
Es un honor para mí ver renacer el Guernica expuesto de tal manera que hasta el propio Picasso se enorgullecería de ello.

R. S.

Toda la gente que conoce el Guernica sabe (o debiera saber) que es una
tela pintada al óleo, con 782 x351 cm, que Pablo Picasso presentó en 1937 en
la Exposición Internacional de París.
La tela, en blanco y negro, representa el bombardeo sufrido por la ciudad
vasca de Guernica el 26 de abril de 1937 por aviones alemanes y que
actualmente está expuesta en el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, en
Madrid. El pintor, que vivía en París en ese tiempo, supo de la masacre
por los periódicos y pintó las personas, animales y edificios destruidos por
la fuerza aérea nazi, tal como los vio en su imaginación.

Ahora, una artista de Nueva York, Lena Gieseke, que domina las más
modernas técnicas de infografía digital, decidió proponer una versión 3D de la
célebre obra y colocarla en internet, con forma de video. El resultado
es fascinante y nos permite visualizar los detalles que, de otro modo, nos
pasarían desapercibidos. Esta técnica innovadora se revela como un
poderoso instrumento para comprender mejor la forma de trabajar del pintor y
hasta el modo como funcionaba su imaginación.



http://www.lena-gieseke.com/guernica/movie.html

Rudy
http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

EMBOTELLAMIENTO


domingo, 9 de noviembre de 2008

Devoradme dijo el joven

Devoradme dijo el joven.

Devoradme dijo el joven entre hormonas revueltas.
¡Devoradme como devoran las fieras a sus presas!
Sin contemplación hazme todo tuyo dijo,
y el sudor que brote de la piel ardiente, saborea.

La luna es testigo y mil estrellas nos incendian.
Une tu pecho al mío, y une correa con correa,
une tu escurridiza lengua con mi lengua,
y dame un beso de esos que no se olvidan.

Que este momento es solo del deseo,
y quiero sentir en mi boca tu saliva.
Desgarra la ropa para admirarte el pecho,
para sentirte en radiante placer exquisito.

Deseo sentirte dentro de mi, amado mío,
y en tu movimiento te siento, me estremezco,
lo refleja el dolor en placer y un leve gemido,
lo refleja mi cara alegre y tímida sonrisa.

Cambiamos de acto y mi lengua sin prisa,
recorre tu cuello, bajando por tu suave pecho.
Ahora te devoro tu suave y depilada vejiga
y en mi boca introduces tú erecto miembro.

Deseas más y como fiera me agarras por el pelo,
¡déjame sin garganta, que me gusta ver en tu rostro!
el exuberante placer que en ti yo incremento,
pero ahora, déjame con furor ponerte de espaldas.
Me siento dentro de ti, y aprietas la almohada.
Pides más, gritas por más, y aquí estoy;
aquí estamos, creadores del placer en la tarde,
en la noche o en un claro y bello alba.
No existe el tiempo al hacer el amor mi amado.
Caminemos juntos por una bella playa,
de la mano y con el corazón en uno solo,
Que si el deseo regresa, le revivimos
en la arena o en el agua.

Devoradme dijo el joven ahora experimentado,
y de aquella primera vez va seducido.
Va con su hombre entre el amor bravío,
viviendo su historia en el deseo sembrado.

El miedo a amar, no es parte de quien va amando.

Autor: Francisco J. Cartagena Méndez
El Jimagua * Derechos Reservados