Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Esto esta Cabr... Sobre Discrimen

Aprendí a temprana edad en la escuela que dos más, dos es igual a cuatro, pero creo mis maestros me ensenaron mal dicha suma, ya que por más que trato de que me de ese mismo resultado en la actualidad, luego de sumar y sumar, el resultado me da solo a 3. Ósea me falta uno en la suma. Quizás ese número que no aparece, por más que los políticos me digan que el resultado es cuatro, lo es la comunidad LGBTT (Gay bisexual, Transgénero y Transexual).

Durante los últimos años, el tema gay a acaparado en numerosas ocasiones la opinión pública. Muchas veces sobre la maléfica y discriminatoria Resolución 99, la revisión del código civil, y las expresiones homofóbicas continuas por el Presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, quien una y otra vez asegura que en Puerto Rico no existe el discrimen.

Quisiera intentar una vez más explicar el discrimen existente en Borinquén en contra de la comunidad gay. Si Don Mengano y Doña Mengana deciden casarse, pueden hacerlo, pero si Mengana y Mengana o Mengano y Mengano solicitan poder contraer matrimonio, está totalmente prohibido. Simplemente las parejas del mismo sexo no podemos casarnos, pero bien que si podemos pagar impuestos. Una pareja heterosexual debidamente casada, puede incluir a su pareja en su plan médico, pero una pareja gay (al no poder casarse) no puede hacer lo propio, pero si podemos los gay votar en elecciones, y ante la histeria y el fanatismo político ser los mismos gay quienes suban al poder a dirigentes homofóbicos.

Existe también la hipocresía eclesiástica, ya que de seguro a la hora del DIEZMO o de una persona otorgar un donativo a una iglesia, poco importa la identidad sexual del generoso donante.

Una vez más juegan con nuestra inteligencia, o quizás mucho peor, nos mienten en nuestra propia cara, siendo el descaro, la falsedad y la homofobia dominando el ambiente político y social en Puerto Rico.

Es ilógico hacer creer lo que es increíble. En Puerto Rico si existe homofobia legislativa y religiosa, existe discrimen a granel y ese discrimen se denota en corazones asustados, atormentados y totalmente dolidos en miles de puertorriqueños y puertorriqueñas. En Jóvenes, mujeres, hombres y ancianos que tienen que sufrir de la burla, ofensas, discrimen en la televisión, en las escuelas, en sus trabajos. A caso no han visto a la maldita muneca del canal cuatro o al viejo frustrado de hectyor Travieso en “La Comay” como cada vez que les da la santa gana, lanzan improperios, ofensas y comentarios despectivos hacia los gay. (Eso no es un tipo de homofobia y/o discrimen) (¿POR QUÉ SE PERMITE?)

Existe un discrimen que aprieta el alma y puede traer consigo, llanto, dolor, pensamientos suicidas, problemas emocionales y sobre todo un incremento en la triste decisión de que miles de hombres y mujeres opten por vivir una doble vida, donde solo domeña la mentira, y quien vive de una mentira, termina haciéndose prisionero (a) de la misma.

¿Hará falta encadenarse o desnudarse frente al capitolio, o quizás, que un hij@ del presidente del senado le diga “Papa, ¿por qué me odias por ser gay”? o que la comunidad gay decida boicotear al gobierno, dejando de pagar impuestos, o evitando gastar en los Mall, barras, etc. (Para que se den cuenta que nuestra comunidad mueve la economía igual o más que los heterosexuales).

¿Qué hace falta? ES SENCILLO… Hace falta tolerancia, justicia, equidad y comprensión, y es triste ver como estamos ante el gobierno mas sectario, homofóbico y discriminatorio en la historia colonial de Puerto Rico, estamos ante un gobierno insensible que puede lanzar a la calle a decenas de miles de personas a la calle, por los errores que ellos mismo cometen (los políticos).

Existe el discrimen, porque yo me he sentido discriminado, y políticos…, desmiéntanme y desmientan a las miles de personas que como yo, así se han sentido.

Esto esta cabr…

Francisco J. Cartagena Mendez
El Jimagua
Correo del autor: eljimagua@live.com

Renacer


Renacer. Diccionario:

1 Volver a nacer: las flores renacen en el jardín por primavera; esa religión cree que se puede renacer a la vida más de una vez; al renacer las ciudades, surgió un nuevo grupo: la burguesía
2 Recuperar la fuerza, la energía o la importancia una persona o una cosa: esta tendencia artística ha renacido en los últimos años; con la llegada de la primavera, me siento renacer. resurgir, revivir.

No hay sensación más vital que sentir el renacimiento de tu propio ser....
Al volver a nacer, recobras energías para brotar con más fuerza e intensidad.
Eres consiente de ese momento vital, has decidido germinar y brotar. Has decidido que colores tendrás y los aromas que desprenderás. Has decidido llegar hasta el cielo sin techos de cristal.
Al RENACER eliges, gracias a tu bagaje de experiencias pasadas, como quieres ser y de quienes te vas a rodear, nutrir, retroalimentar.
Al RENACER eliges en que jardín vas a florecer y quienes te van a regar, los frutos que vas desprender, las semillas que vas a legar y en la tierra fértil que las harás germinar.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Cosas sueltas

Te muestras en tu ausencia repitiendo las palabras bellas que dijiste un día a un alma deshecha, rota en mil jirones, en pétalos de ausencias, buceando entre las cenizas desligadas de cigarrillos fumados a impaciencias, inhalados en pensamientos huidos, sin retoques.

Tengo la mirada del gélido invierno anclada en el alma. Ni un rescoldo inmaculado queda de la llama iniciática que alumbró el camino, que alimento el sueño. El viento ya no araña, arrasa. El viento arrastra y pudre agrandando lo deshecho, convirtiendo el azul de aquella en denso fuego, en tenebroso infierno.

Garantízame la paz y te daré lo que me pidas. Te traeré el ámbar de los mares de coral y la lluvia del país donde no hay vida. Garantízame el amor y la eternidad te daré en poesía. Te regalaré mi alma en un cofre decorado de sueños inventados para ti. Garantízame tu ser y te daré por siempre mi vida. Aleja de mí tu ausencia y te daré el universo.

martes, 22 de septiembre de 2009

Fabricantes de Sueños 2009

Se ha hecho pública la lista de los seleccionados para la Antología Fabricantes de Sueños para el presente año.
Todos ellos son excelentes relatos, sin duda, pero destacamos la presencia de Asimo, relato que previamente vio la luz en Cuentos Solidarios: Los Gestos del Suicida.

"Asimo", de Josué Ramos.
"Cuerdas", de Santiago Eximeno.
"El círculo de Krisky", de Miguel Puente.
"El hombre divergente", de Marc R. Soto.
"El rayo verde en el ocaso", de Sergio Mars.
"El viejo y el mar. Y el extraño. Y el Kraken", de Pedro Escudero.
"La taberna de Bloody Mary", de Gerard Puig.
"Lluvia sangrienta", de Roberto Malo.
"Lógica de francotirador", de Fco. Javier Pérez.
"Pulp Science Fiction: Nik", de Guayec.
"Secuencia", de J.E. Álamo.
"Tres mujeres", de Hernán Domínguez Nimo.
"Tu necrópolis, mi sueño", de Daniel Guajardo.
"Un plato frío", de Manuel de los Reyes.


¡Enhorabuena a todos!

jueves, 17 de septiembre de 2009


La noticia que me gustaría comentar es esta: Sentencia ejemplar en contra del maltrato animal

La foto del animal lo dice todo. No se trata de decidir si un animal tiene derechos o no. Ese sería un tema metafísico muy espinoso que se puede obviar, porque lo que de verdad importa es saber que clase de persona es capaz de hacer eso. ¿Acaso hay dos clases de crueldad? ¿Una para víctimas humanas y otra para víctimas no humanas?

En mi opinión, la condición que de verdad diferencia a esas víctimas no es su condición humana sino su condición de indefensión y la consideración penal de cada caso, porque en ambos casos se trata de disfrutar con el sufrimiento ajeno, y eso debería hacernos reflexionar en toda la gama de víctimas potenciales que en un momento dado pueden estar insuficientemente protegidas frente a los instintos de estos cobardes que solo necesitan un nivel de impunidad adecuado para actuar.

Salvo por ese extra de cobardía ambas crueldades para mí son la misma cosa. La condición de impunidad lo cambia todo y hace salir a la bestia que algunos posesos liberan para dar satisfacción a unos instintos más bajos que los de cualquier animal.

En España tenemos unas fiestas nacionales en muchos pueblos que son una vergüenza, y se han consagrado unos niveles de crueldad abominables en nombre de la tradición.

martes, 15 de septiembre de 2009

El abanico de la muerte (acertijo)

Un acertijo. Lo he recordado de las ancestrales épocas de mi juventud. Y como mi memoria anda peor que el mismísimo Alzheimer he debido reconstruir el relato pero manteniendo intacta la esencia del mismo como acertijo.

El abanico de la muerte

La historia se desarrolla en Francia, a fines del siglo XVIII, en época de la Revolución Francesa. Corría el año 1793. Los jacobinos habían propiciado lo que se dio en llamar el "Reinado del Terror" a través del cual entre 10.000 y 40.000 personas fueron pasadas por la guillotina por ser simples sospechosos revolucionarios en contra del actual régimen. Los girondinos eran sus principales víctimas.

Jean Pierre, acaudalado burgués proveniente de Gironda, temía por su suerte. Sabía que estaba en la mira de los hombres de Robespierre. Su paranoia no lo dejaba dormir. Ese domingo de sol asistió con su esposa a misa. Durante la ceremonia religiosa, Jean Pierre, vencido por el sueño se durmió y soñó. Tuvo una terrible pesadilla:

"Jean Pierre había sido detenido y condenado a morir en la guillotina por defender intereses ajenos a la República. Angustiado, desde una pequeña ventana con barrotes podía observar como preparaban la guillotina que lo ejecutaría al amanecer. De pronto, en medio de su sueño, se vio llevado por dos hombres que lo escoltaban a los lados. Con gruesas y pesadas cadenas en pies y manos, se desplazaba lentamente hacia su calvario. Ya a unos metros de la herramienta que seccionaría su cabeza se detuvo desesperado, mirando hacia todas partes. Buscaba a su mujer pero no la encontró. No entendía dónde se encontraba ni cómo había llegado a esa situación. Pero los hombres que lo acompañaban lo empujaron para que continuase caminando. Lentamente se fue acercando a la guillotina donde lo esperaba el verdugo que la accionaría. Subió los peldaños de madera y ya totalmente resignado se arrodilló. Por un momento el sol dolió en sus ojos encandilándolo a través de sus rayos reflejados en el filo de la cuchilla. Dejó que colocaran su garganta en el recodo de madera del sanguinario artilugio. Sus últimas lágrimas a derramar recorrieron las mejillas... y entonces escuchó el último sonido, el que hizo la pesada cuchilla cuando se acercaba a gran velocidad a su cuello".

En ese mismo momento en la Iglesia, la esposa de Jean Pierre observó que su esposo se había quedado dormido. Nerviosa y avergonzada por el "qué dirán" le aplicó un suave golpe en la nuca con su abanico para que despertara. Éste, cayó desplomándose. Estaba muerto.

Llegó el momento de ponerse a trabajar, querido lector. Tu misión es descubrir porqué es imposible que esta historia haya ocurrido en realidad.
No pienses en argumentar que:
- en la historia no se conoce ningún caso semejante.
- o que un abanico no puede matar a una persona.
Sin conocer detalle alguno de los acontecimientos históricos ni cómo ocurrieron las cosas, aún así podrás resolver el acertijo.
Busca un principio básico que pruebe que el evento nunca podría haber tomado lugar y desahógate tildándome con razón, de mentiroso, embustero y charlatán.
Pero sin pruebas no admitiré tales cargos.

El método para saber la respuesta correcta será el siguiente:
Te invito a que juegues, pienses, releas la historia cuantas veces quieras. No es tan difícil llegar a la solución. Pero si te das por vencido puedes hacer "click" en el enlace y se habrán terminado todos los misterios. Luego si lo deseas me comentas tus impresiones, y si has logrado acertar o no.

SOLUCIÓN DEL ACERTIJO

Rudy Spillman
LIBRO ABIERTO

sábado, 12 de septiembre de 2009

Plateadas cartas (3ª y última parte)

Desde que habíamos partido, cuando nos habíamos distanciado manteniéndonos entre manos lata, reconocí el vano ensueño.
No hubieron cartas ni signo alguno de otros espacios donde las realidades se predispusieran bajo nuestras querencias. Porque tanto vos como yo, el real encarnizamiento de ambos cuerpos afiebrados, lo habíamos -sólo- deseado. Para nuestra posteridad, nuestra genealogía bajo una noche seguida de un día con su sol mientras la luna, aguardante, sisearía su aparición para demostrarse término de continuas variedades, pero –mientras- un solo color mantenía este mundo; y aunque terminable, acabado y concluso, era desesperadamente uno.
Por nuestro presente lo habíamos realzado (al cobre) sabiéndonos inciertos en otras dimensiones más allá de los deslumbramientos amatorios. Pero cada romance carga una ideación, una horda de imaginarios simbolismos que las más de las veces son ficticios; concretamente, es decir. Pero no idealmente, digo. Es que habíamos anhelado diversificar nuestra simpatía entre mayores modos y paisajes como si existiese un solo sol con una sola luna mientras un solo día se turna luego de una sola noche, y entre estos sitiales, la plenitud de nuestras figuras.
Tal vez, exista; quizás, no. Pero aunque entre nosotros haya vivido, no debemos confiar en sus superficies donde podrían haber hasta hojalaterías descomponiendo con otros colores y tergiversar cada síntoma conyugal.
El recuerdo, sí. Esa visión perdura como fiel tino del propósito de vernos ante plata, o entre ésta.
Continúa en vigente espera, pero siendo visión –y no realidad-. Continúa por desconocerme sabiéndome variado, tanto como vos, como esa ilusión que nos ha enseñado la distinción de otra tintura metálica solamente.

jueves, 10 de septiembre de 2009

11 de septiembre (relato de ficción)

En homenaje a todas las víctimas del atentado terrorista perpetrado el 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos de América.


11 de septiembre


El siguiente relato es de ficción, a menos que su autor haya podido soñar con una historia sucedida en nuestra diaria realidad y no lo sepa.

Christie era una niña dulce y buena. Única hija, vivía con sus padres, Jeremy y Rosie Murdock, en New Jersey, U.S.A. Creció con un don que no era de especial satisfacción de nadie en la familia. Y con el paso de los años, tampoco de ella misma. Al tomar conciencia de lo que le sucedía empezó a avergonzarse, a sentirse culpable. Al punto de llegar a odiar esa habilidad que Dios, la Naturaleza o vaya a saber quién le había otorgado. Poco a poco fue tornándose en su mayor complejo y lo único que generaba el sentimiento de odio en Christie. Por supuesto, hacia el mismo don que había recibido puesto que en relación con la gente la niña sólo tenía amor y buenos sentimientos.
Los padres preocupados la llevaron a cuanto médico, psicólogo, psiquiatra y curandero pudiera hacer algo por ella. Visitaron consejeros espirituales, parapsicólogos, pronosticadores del futuro e incluso un médium. Nada los frenaba en el intento por ayudar a su hija. Pero no hubo nadie que pudiera hacer nada. Sólo promesas cuya falsedad con o sin intención quedaba expuesta cuando la extraña habilidad volvía a aparecer en Christie. Una vez más había sido dinero invertido para recibir una nueva frustración. La culpa se había instalado como huésped permanente en la niña y crecía con ella por ver arruinada también la situación económica de la familia debido a su problema.
Christie contaba con dieciocho años ya. Los padres habían debido vender el coche y la casa pues profesionales en la materia les habían insinuado que la adolescente corría riesgo de perder la cordura si su don continuaba manifestándose. Solía despertar a veces en medio de la noche. Sus incontenibles alaridos de desesperación despertaban también a los vecinos que intentaban ser comprensivos de la situación. En medio de sus ataques, como poseída por el demonio, Christie se arrancaba mechones de su propio cabello, se arañaba, vomitaba. Hasta que despertaba logrando salir lentamente del trance. Sentada en la cama, agotada, sudando, con el blanco de sus ojos repleto de hilos rojos mirando hacia el infinito y sin ver nada, pronunciaba un nombre. Siempre el nombre de alguien que acababa de morir y sobre cuya muerte todavía nadie sabía nada. En los casos en que el evento había tomado lugar en relación a algún familiar cercano, el dolor, impotencia y sentimiento de culpa de la niña se veían considerablemente incrementados. En estos casos, el trauma familiar se tornaba indescriptible y todos sentían que perdían su capacidad de manejar la situación que les tocaba vivir.

La primera vez que se evidenció el don en Christie la niña contaba con apenas cuatro años de edad. Pero en esa oportunidad no habían aparecido ninguno de los síntomas que luego, de más adulta empezaron a tomar lugar durante sus extrañas pesadillas. Aquella primera vez despertó llorando como cualquier niño. Pero una vez calmada su angustia por Rosie, su madre, la niña empezó a repetir el nombre de la tía (hermana de la madre) que los solía visitar casi diariamente:
- ¡Amie! ¡Amie! ¡Amie! ¡Amie! – es todo lo que la niña repetía una y otra vez.
- Cálmate, hija querida, tu tía está en camino para aquí. ¿Has soñado con ella, mi niña? – le había preguntado la madre mientras acariciaba sus cabellos y la abrazaba.
La niña no dejaba de repetir en aquella oportunidad:
- ¡Amie! ¡Amie! ¡Amie! ¡Amie! – mientras su llanto se hacía cada vez más consistente.
Efectivamente, la tía estaba en camino y acababa de ser mortalmente arrollada por un camión. Así fueron los comienzos de este nefasto don con el que Christie parecía haber nacido.

Jeff Parker era un exitoso empresario del mundo inmobiliario, agente de bolsa y de aduanas, con importantes y sólidos contactos que le permitían incrementar su poderoso imperio económico día a día. Ni él mismo sabía lo que poseía. Su relación con Jonathan, el mayor de sus dos hijos no era nada buena. Es ya sabido que en muchos casos las montañas de dinero separan a los padres de los hijos. Jonathan había recibido todo durante sus jóvenes veinte años excepto amor y tiempo compartido con sus progenitores. Asistía tres veces por semana a lo del Dr. Dick Harlington, psiquiatra que amén de enviar una abultada factura mensual a Jeff Parker, no lograba hacer avanzar a su joven paciente en la solución de sus conflictos y relaciones. Pero de la terapia se obtenían dos cosas. Por una parte, Jeff creía limpiar un poco su conciencia por medio del voluminoso cheque mensual enviado al destacado profesional y por la otra, Jonathan veía apaciguar sus ataques de furia contra el padre quitándole todo el dinero que podía puesto que el tiempo era un valor caído en bancarrota en la familia, desde sus orígenes.
Fue en una de esas lluviosas tardes de Nueva York que se conocieron. Jonathan salía del lujoso edificio cercano al Central Park donde se hallaba ubicado el consultorio de su psiquiatra cuando vio ingresar a la bella Christie, la que no pareció reparar en él. El flechazo en aquel momento fue tal que Jonathan Parker decidió abandonar sus desocupadas ocupaciones y esperar los cincuenta minutos que él sabía que demoraría la desconocida muchacha en salir. Aquel día la lluvia cesó, las oscuras nubes se disiparon y la repentina claridad del día puso color a esa incipiente relación que nacía de la charla, la compañía y la comprensión.
El repentino casamiento de Christie y Jonathan puso calma a la vapuleada situación
económica de los Murdock. Aunque no había habido ninguna intención en ello, lo cierto es que Christie vio aminorado su sentimiento de culpa aunque vivía pendiente de sus accesos sabiendo que si estos se presentaran significaría que alguna persona más o menos allegada habría muerto en las últimas horas. Jonathan conocía la extraña historia y se mantenía un tanto escéptico a creerla aunque no lo expresara a Christie por no herir sus sentimientos y que no se sintiera incomprendida. La sana y creciente relación de amor entre ambos había influido milagrosamente en mejorar las relaciones entre Jonathan y su padre.
Los primeros dos años transcurrieron sin muertes cercanas ni pesadillas que las descubrieran. Jonathan trabajaba en las oficinas del padre. Una tarde, al llegar de regreso a la casa se enteró de que su esposa estaba embarazada. Ambos lloraron de alegría pues hacía tiempo que buscaban ser padres. En el mismo momento que Christie se dirigía hacia el teléfono eufórica para hacer partícipes a los suyos de su alegría, éste sonó antes de que llegara a levantar el tubo. Era Rosie, la madre, llorando desconsolada. El marido acababa de fallecer víctima de un repentino paro cardíaco.
Christie debió pasar de un estado anímico a otro opuesto contando con el solo consuelo de su pareja que allí estaba para abrazarla y contenerla. Pero entre sus brazos ella no pudo evitar el pensar que quizás su tétrica habilidad había desaparecido para siempre. Y la idea en cierto modo le alegró el alma aunque supiera que ante los ojos de Jonathan y su familia ese don quizás nunca había existido más que en sus fantasías y las de los suyos.
Manejar los sentimientos de alegría y tristeza instalados en su alma de manera simultánea no fue tarea sencilla para Christie. Pero no cabía duda que el transcurso de los días y las semanas sintiendo crecer ese nuevo ser en su vientre y comprobar que ninguna pesadilla se había manifestado corroborando la muerte del padre ayudaba a la futura mamá a sobrellevar la pérdida que tanto dolor le ocasionaba y guardar una agradable memoria de su progenitor.
Corría el mes de septiembre. Quedaban apenas dos meses para el alumbramiento de Christie. Ella se encontraba pesada pero en perfecto estado de salud cuando sucedió. Luego de almorzar en su casa con la madre que se encontraba acompañándola tuvo un irresistible deseo de dormir la siesta y así lo hizo. De pronto, una hora después, Rosie empezó a escuchar los alaridos desde la cocina. Hacía años que no los escuchaban. Sintió que su corazón se detenía. Pero luego vino lo peor, los gritos de la hija anunciando un nombre, una nueva víctima:
- ¡Jonathan! ¡Jonathan! ¡Jonathan! ¡Jonathan! -
Christie no había salido aún de su trance cuando la madre irrumpió en un espasmódico e incontenible llanto mientras escondía su mojado rostro detrás de las manos.
Con algunos cabellos aún enredados entre los dedos de sus manos, tomándose con cuidado su inmenso abdomen para incorporarse de la cama, Christie se dirigió desesperada y con dificultad hasta el aparato de teléfono y alcanzó a marcar el número de las oficinas donde se suponía que debía estar trabajando su marido:
- ¡Hola! ¡Hola! ¡Por favor, conteste! - la ansiedad y desesperación por comprobar lo peor le impedía a Christie esperar.
- Hola mi amor... ¿Pero qué te sucede? ¿Tienes contracciones? – la ingenuidad de Jonathan no le dejaba conocer de inmediato el verdadero motivo del llamado de su mujer. Christie lloraba en silencio y acariciando con suavidad su vientre le comunicaba a su hijo, en voz calma y baja, que no había quedado huérfano.
- ¿Pero porqué lloras así, mujer? – la intranquilidad por no saber crecía en Jonathan.
- De felicidad, mi amor... de felicidad... – la distendida y amplia sonrisa de Christie no se correspondía con su rostro empapado en lágrimas.
Una vez relajados ambos, Christe relató los pormenores de todo lo sucedido a Jonathan y su feliz sorpresa final. Era la primera vez que soñaba con un nombre que no anunciaba su muerte acaecida. Pero el evento, la pesadilla con todos sus síntomas había tomado lugar de igual manera. Ello podía significar que por primera vez la pesadilla estuviera anticipando la muerte en vez de anunciarla luego de ocurrida.
La desesperación empezó a crecer nuevamente en ella en virtud de esta especulación. El temor a que aconteciera lo de siempre sin poder hacer nada por evitarlo.
- Quédate tranquila, mujer. Esto prueba que todo ha terminado ya. Que tu habilidad ha desaparecido para siempre. Guardo unos papeles y voy para allí a hacerte unos mimos, mi amor – el cariñoso marido había terminado su jornada de trabajo y se disponía a levantar el ánimo de su mujer.
- ¡No! ¡No, por favor... no te muevas de allí! Jonathan, debes pasar la noche en las oficinas y no salir durante todo el día de mañana. Ni siquiera para tomar un café. Sólo así podremos estar seguros – Christie temía que durante las próximas veinticuatro horas al marido le ocurriera cualquier accidente y que el maleficio volviera a tomar lugar. Jonathan sonrió. No le hacía ninguna gracia pasar toda la noche en las oficinas por más confortables que éstas pudieran ser. Pero no se animaba a contradecir a Christie. La amaba y deseaba que ella se sintiera bien y tranquila. Y que la última pesadilla terminara lo antes posible. Charlaron por teléfono hasta altas horas de la noche. Se enviaron mutuos e interminables besos de amor, se dijeron que se extrañaban. Pasarían ambos su primera noche separados desde que habían contraído matrimonio. Cuando decidieron colgar el teléfono porque el sueño los vencía se prometieron amor eterno y festejar el fin de esas pesadillas al otro día. Era ya después de medianoche, el 11 de septiembre del año 2001. Las oficinas del marido de Christie estaban ubicadas en la Torre Norte del World Trade Center en Nueva York.

(Podrás encontrar la versión completa del precedente relato, en idioma inglés, en Scrib.com, como asimismo su original en español)

Rudy Spillman
LIBRO ABIERTO

sábado, 5 de septiembre de 2009

Plateadas cartas (2ª parte)


Y veo sobres cayendo en las irisaciones donde delgados cabellos los reciben. Vienen desde noches solares durante días nocturnos. Los nombro platería jamás habida sobre éste, nuestro mundo cobre, a ésas, las cartas destinadas desde ¿allá? ¿desde una región donde existen otros materiales u otras sustancias?
Pero por haber estado reflejando cada elemento fielmente y sin ninguna clase de variedad, las llamo plata –en vez de platería-. Es una materia donde cada objeto reluce como es. Y no desdibuja nuestras fisonomías mediante otros retratos, porque continúo viéndome rojo. Es decir, nada ha variado, ningún tipo de descolorización como cuando nos habíamos reflejado ante un tono menos cobrizo que otro, por ejemplo (esas nimias variedades). Y lo que ha migrado es aquella utopía acerca de la desolación de una idea imposible por imaginaria, ese rechazo junto increencias.
Pero sigo besándote bajo este carterío desmesurado e inhóspito, sintiéndote labial. Porque acá, sobre este mundo nunca ha caído nada desde las tempestuosidades con huracanadas ventosas en aires secos. Y menos eso tan distinto y predilecto, porque puedo verte a través de la plata con tus mismos colores cuando lo compruebo al observarte directamente, desde mis propios ojos lata.
Al sentir tus labios metálicos, vuelvo la vista hasta las inscripciones de las cartas ¡Y puedo leer! Pero nada dicen acerca de destinatarios acá habitando, no. Es sólo la comunicación de ¿otro mundo?, no, porque puedo leer que nada dicen.
Entonces veo sobre tus labios, roja mujer, la boca del espíritu reiterándose cobrizo; y nunca, jamás de platería. Y, mientras nuestros cuerpos se mimetizan, vuelvo a reconocerme iluso, rojo laterío sobre su mismo mundo cobre.

…continuará.


El encuentro con la felicidad. Citas


" La felicidad tiene que ver con una postura de compromiso incondicional con la propia vida."
Jorge Bucay

Mucha gente busca la felicidad poniendo condiciones. La felicidad puede sentirse si no se ponen condiciones. Arthur Rubinstein. Pianista Polaco (1887-1982)

La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz. Hermann Hesse. Escritor Alemán (1877-1962)

La felicidad es algo que cada uno lleva en sí mismo sin darse cuenta de ello. Ugo Betti. Dramaturgo Italiano (1892-1953)

Aprender a ser feliz exige curiosidad, introspección y conocimiento propio. Luis Rojas Marcos. Psiquiatra Español (1943)

Quien pretende una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes cambios. Confucio. Filósofo Chino (H.551-H.479 AC)

La felicidad sobrevive cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía. Mahatma Gandhi. Político Indio (1869-1948)

Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino lo que uno hace. Jean Paul Sartre. Escritor Francés (1905-1980)

La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si giras la atención a otra cosa, viene y se posa nuevamente en tu hombro. Victor Frankl. Psiquiatra Austríaco (1905-1997)

Hay muchos que tienen la mala costumbre de ser infelices. George Eliot. Escritora Británica (1819-1880)

viernes, 4 de septiembre de 2009

Llueve en Boriken



Llueve en Borikén

¡Oh lluvia antillana de asiduo trino salvaje!
Llenas un ama, pozos y claros manantiales;
como el pozo que en mi alma dolida abres
lo llenas, entre gotas de afilados cristales.

Los girasoles dentro de mi pecho, sangre.
En cacibajagua, jira inerte dolor cortante.
La karuja se alza en oscuro menguante
que anan roja florece en siniestro valle.

Lluvia silenciosa que sobre mis labios
en melodía me pide, que vuelva y cante.
La patria en melodía, ¡cuántos cantos!
y en sabana de nostalgias, tristes mares.

Lluvia borincana, ¡aunque el Yunque te ame!
y te amen riachuelos, quebradas, manantiales.
Te ame la amapola, la montaña y la maga,
y aunque yo mismo sienta que aún te ame,
¿Me amas tú? Que hoy inundas mi paisaje.

Navego en una piragua entre fuertes oleajes,
¿ será la culpa de que el boricua tan pronto olvide?
Mas el río grande de Loiza ya enfurecido;
mas en el cibao hoy va escrito mísero sino,
que nos cae encima torrente lluvia de coloniaje.

El hura sopla prostituida monoestrellada,
en tierra de culrura, raza, en nación de akanes.
Mas llegará gallardo alba, solemne y libertador;
se levantará el boricua de su sueño aterrador,
que atemorizado va el coloniaje, ¡decid adiós!
recibiendo a una patria nueva y liberada.

Exaltando orgullo patrio y antillano.

Autor: Francisco J. Cartagena Méndez
El Jimagua * Derechos Reservados

http://jimagua.blogspot.com

Leyenda:

Ama = río * Cacibajagua = Cueva oscura * Karuja = Luna * Anan = Flor *Cibao = Montaña de Piedra * Hura= Viento * Akanes = Invasores * Borikén = Tierra del altísimo y noble señor 8 Boricua = Gente valiente.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Pirotecnia (novela)


Se producen explosiones cuando un hombre bate su tonel de pólvora. Estas lo derivan hacia otras circunstancias con otras temporalidades atravesándolo. Pero por continuar batiendo contra las irregularidades que lo abstraen, asimila su persona la capacidad de comprender cierta incomprensión inicial. Porque desde un principio, aunque él fuese austero, había sospechado acerca del resto de sus coetáneos de manera nefasta. Y con su batir, yendo y viniendo desde diferentes mundos, allana un cifrado relieve enigmático.


Siguiendo el enlace a continuación, irán a la obra: