Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

martes, 29 de abril de 2008

Hipnótico


Sus circulares vértigos se indefinían en el centro plural. Su micro silueta convergía en un macro universo infinito donde a cada instante más ondas recaían para desprenderse.
Espiral que ni había menoscabado tras sones de un pendular minutero, se hacía constante, persuasiva por arrear más líneas hacia sí. Era una imagen móvil. Era una incisiva ronda de brotes curvilíneos sólo para atraerlo. Pues el hombre no había dejado de observarla, de mimetizarse ni siquiera cuando se agotaba y prescindía pestañear.
Nadie se lo había impuesto. La espiral había estado encerrada bajo un cuaderno, bajo unos bosquejos de ordenamientos precisos. Al él ya tantos le habían sugerido que no la viera, que no se acordara, que esto fue estímulo tenaz para buscarla.
Se había sentado en un parque, junto a personas que se dispersaban, junto a desordenados imprevistos. Ahí había llevado a la silueta, pues no creía necesitar alejarse de ningún sitio. Es que, aunque le habían dicho que no habría de tolerar movimiento y sonido alguno cuando ante ella se viera, jamás advirtió sensatez en ello.
Cuando había desplegado a la espiral, ya no podía ver ni oír sensación alguna. Ya estaba, sin predisponérselo, inmerso en aquél orbe de tiranía curva. Y así había pasado sus segundos.
Cuando la imagen lo había librado, ya todo le resultaba similar comparándolo con los momentos previos de esta experiencia, como si nada hubiera ocurrido.
Guardaba el disco y volvía del parque. Volvía para guardarlo sabiendo que las suposiciones del elemento hipnotizador habían sido mal hechas, mal decididas. Aún las de menor riesgo, pues nada en él se había modificado.
Aunque de vez en cuando notara que la figura movediza se intercalaba ante sí, no le prestaba atención. Es que se lo atribuía a su memoria. Y estos saltos de su percepción para nada incomodaban su estar. Pues tanto veía a la espiral como al entorno, a la imagen unívoca como a las apariciones inesperadas de la calle. Había llegado a ver todo –ambos cosmos- a la misma vez, sin dejar de caminar ni de preocuparse.
Él ya creía que la hipnosis le había abierto un mundo, en vez de cerrárselo, que ahora era capaz de contemplar una silueta antes ignorada.
Hasta que el hombre comenzó ovalarse.
Sus brazos se encerraban hacia un centro simple. Así, su micro cuerpo se extralimitaba y fundía en un macro núcleo sidérico, donde a cada instante más de sí se desprendía.
Se hacía arremolinado, aunque con orden. Se hacía circular, curvo, y en perpetuo movimiento.
Sin más ilusión ni esperanza de volver a ser hombre, espiral ya era. Sin más quietud ni dispersión dada a expandirse quedó hipnótico.


http://www.federicolaurenzana.blogspot.com

A VECES LE GUSTA RECORDAR

Aquí va otro relato mío, este es de ciencia-ficción pero trata sobretodo de la verdad, de cuál es la real, cuál es la que nos quieren hacer y cuál de las dos preferimos aceptar.

A VECES LE GUSTA RECORDAR


A veces le gusta recordar, eso hace su vida más soportable o al menos ella prefiere creer que es así.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que se sacrificó por su pueblo? Demasiado para cualquier mente humana salvo para ella. La máquina a la que está conectada la mantiene con vida con sus susurrantes sonidos, la induce al coma para evitar que se vuelva loca, la cuida y la protege. Las dos deben estar fusionadas para que todo funcione como es debido, ese es el precio para mantener a su mundo a salvo y ella lo acepta porque lo ha consultado miles de veces en sus bases de datos, ha recreado todas las simulaciones posibles y el resultado es siempre el mismo: un gran terremoto que lo destruye todo, colapsa el planeta y lo convierte en un páramo sin vida. Esa tan sólo es una de las posibilidades, el resto son aún peores.
Ese es el motivo por el cual no puede abandonar ni ceder. Ella ha de estar allí, en ese santuario escondido bajo tierra otorgando su mente a una máquina destinada a evitar cualquier catástrofe que lleve a la destrucción de ese mundo.


Cuando todo está tranquilo a veces le gusta recordar a su gente

Lo primero que le llega a su mente es el estruendo y luego el miedo. Los pocos habitantes que han quedado después de la gran catástrofe miran las ruinas de lo que fue su gran civilización, nadie reacciona, sólo se oyen murmullos preocupados y preguntas sin respuesta. La tierra aún tiembla ligeramente asentándose, satisfecha por su trabajo.

Pasa el tiempo, su gente vaga por las ruinas tratando de recuperar su glorioso pasado mientras sus ropas se convierten en jirones de tela, la energía que hacía funcionar su civilización se agota, sus mentes van aceptando su nuevo futuro.
Allí los recuerdos se difuminan pues todo sigue su curso natural y ella pierde el interés. No le interesa oír los gritos de los nuevos predicadores que tratan de justificar el desastre como un castigo divino, tampoco le importan los gritos de júbilo cuando los habitantes logran hacer su primera hoguera sin usar tecnología ni tampoco quiere ver cómo van aprendiendo a cazar y a subsistir por sí mismos. Es una época de supervivencia, la gente no vive en asentamientos fijos, sólo existen grupos nómadas que tratan de encontrar su lugar.

Su mente siempre da un salto hacía delante hasta llegar a la parte más interesante ya que es la que decidirá su futuro.

Es lo que ella llama el tiempo de los mitos y las leyendas. La religión tal y como se conocía ha perdido sentido nadie quiere creer que han sido castigados o que todo aquello ha sucedido por la decisión de un ser superior, es entonces cuando aparecen los dioses, miles de ellos ya que cada pequeño grupo nómada a escogido los suyos para que los protejan. Eso da esperanza, les ayuda a creer que existe un futuro y también les ayuda a unirse y a establecerse. Las nuevas generaciones oyen a sus mayores hablar de máquinas que podían hacer cosas fantásticas y maravillosas pero para ellos sólo son eso, cuentos que se narran alrededor de una buena hoguera antes de dormir, las ruinas son lugares misteriosos en los que habitan los espíritus, los restos del pasado objetos con los que jugar. El antes va desapareciendo poco a poco para paso al después, también eso debía pasar.

Es entonces cuando una leyenda se abre paso entre todas las nuevas y la gente empieza a creer en ella. “ Me lo ha explicado un anciano que decía ser un antiguo científico” empezó a contar un nómada que aún no había encontrado su hogar “dice que existe un aparato que permitía controlar catástrofes como la que nos ocurrió algo falló pero se puede arreglar sé dónde está el lugar…”

A partir de allí todo vuelve a difuminarse no puede seguir adelante con la historia de esa gente tan valiente, su propia cordura está en peligro y por eso la máquina procura evitar que piense en ello. Es demasiado doloroso para ella.


A veces cuando tiene un momento de respiro le gusta recordar junto a su mundo

La sensación es extraña e indescriptible. Cuando su mente/máquina se fusiona con el planeta siente la grandeza en sus huesos, sus sentidos se agudizan, el tiempo se ralentiza permitiéndole entender la brevedad de la vida. Inmortal, esa es la mejor palabra que conoce para describir todas esas emociones.

Este mundo es antiguo, juntos sienten la soledad y el vacío del espacio mientras rotan sin cesar alrededor de una gran estrella a la vez que gira sobre él mismo. Para él, un planeta nuevo que aún duda de su nueva naturaleza, esto le parece un sin-sentido y a la vez siente que es algo necesario. Aún necesita más experiencia para entender lo que es.
Son tiempos tranquilos en los que sólo algunas rocas caen accidentalmente sobre él, eso le molesta y la vez le atenaza el terror pues no puede evitar pensar que toda su existencia se reducirá a eso.

Sólo mucho, muchísimo más adelante las cosas empiezan a cambiar pero esta vez ha tenido tiempo de reflexionar, ha podido atraer hacía él otros pequeños planetas que le hagan compañía en resumen está feliz porque sabe que por fin ha encontrado su lugar entre las estrellas.
Entonces aparecieron ellos. Grandes objetos de metal que herían su superficie, pequeñas cosas que se desplazaban dejando huellas y ensuciándolo todo y no satisfechos con ello, lo empezaron a transformar en algo desconocido. Antes de que se pudiera dar cuenta tenía una capa de gases que lo rodeaba como una burbuja, los ruidos empezaron a existir atormentándolo y confundiéndolo, ínfimas criaturas se entrelazaron con su tierra alimentándose de ella. Todo eso lo enfureció pero nada de eso se pudo comparar con lo que sintió cuando otras criaturas lo invadieron dañándolo y agotándolo sin consideración. Entonces tomó una decisión.

Sus primeros intentos de rebeldía fueron débiles, pequeños movimientos que ni tan siquiera tenían consecuencias, después llegaron los grandes terremotos y cuando quiso darse cuenta había creado grandes montañas de fuego que escupían todo su odio hacia esos seres despreciables que lo habían esclavizado…

Tampoco cuando recuerda todo eso puede seguir más allá porque todos sus esfuerzos han de dirigirse a apaciguar al planeta y a explicarle que nada de eso volverá a suceder, que ha de aceptar su nuevo papel y sólo rebelarse cuando esos seres hayan olvidado dónde están. El planeta es escéptico y se encierra en sí mismo ignorando las pequeñas sondas de la máquina que tratan de comunicarse con él. Entonces ella suspira y lo deja estar, lo único que le queda es la esperanza de que tarde o temprano conseguirá cumplir su tarea para que nadie más tenga que tomar su lugar.


Únicamente cuando siente que está a punto de dejarlo todo recuerda su vida

Es algo imposible ya que la máquina a la que está conectada se lo impide. “Es por tu bien” le dice “si piensas en ello te hará daño” entonces la vuelve a dormir con cariño pero ella no puede dejar de pensar en que la está engañando.

Es muy triste no saber quién eres en verdad, no conocer tus raíces ni recordar a tus amigos. La única imagen que tiene de su pasado es el entrar en la gran cueva, bajar los escalones y sentarse en aquel sillón lleno de cables. Del resto no sabe nada ¿tenía ese carácter tranquilo antes de sacrificarse? ¿Cuál es su aspecto actual? ¿Cuántos años han pasado desde que ella entró en la cueva? Trata de esforzarse, de rebelarse. Pelea con la máquina tratando de obligarla sin éxito, en esos segundos sabe que está atrapada que no puede hacer nada. Entonces se duerme y vuelve a despertarse sabiendo que su sitio está allí y que debe resignarse y aceptar que todo eso es necesario para que la gente de arriba pueda seguir viviendo con tranquilidad.


Sólo una vez en toda su existencia junta sus recuerdos

Abre los ojos. Es una experiencia dolorosa no los ha usado desde… desde que está allí. En una pequeña parte de su cerebro siente cómo la máquina trata de controlarla, de obligarla a quedarse donde está. Ella sabe que no se dejará porque por fin ha entendido.

Ha recordado a su gente y su historia procurando no saltarse nada, también ha vuelto a estar con el planeta preguntándole sobre todo lo que le interesa en vez de sólo escuchar. Las ideas se le han ido aclarando, una imagen terrible se ha formado en su mente. Le cuesta aceptarla, la máquina trata de evitarlo y ella se rebela con una fuerza que no se imaginaba que tenía. Entonces abre los ojos, mueve la mano izquierda y entiende que está a punto de lograr la libertad.

Los primeros habitantes fueron crueles y desconsiderados. No sabe cómo pensaban ni qué aspecto tenían, el único conocimiento que tiene por seguro es que esa gente se creyó con el derecho a manipular las fuerzas del universo para crear vida allí donde no la había, de usar un planeta como si fuera una fuente inagotable de recursos. No puede sentir aprecio por ellos pese a que crearon el mundo donde ella vive.
Todo eso lo ha escondido la máquina igual que ha tergiversado las palabras del planeta para que ella creyese una versión que no era la verdadera. El mundo está furioso eso no se puede negar pero no es exactamente odio lo que profesa a los habitantes de su superficie mas bien lo que siente es miedo al ver lo que han hecho con él, cómo han podido dominarlo con una simple criatura de metal. Su terror se ha vuelto en odio, quizás si las cosas hubieran sido de otro modo no se habría llegado a ese extremo.

Su mano derecha también se mueve, poco a poco sus brazos se liberan de los cables dejando regueros de sangre. La máquina trata de impedirlo, ella siente el dolor que le transmite pero lo ignora porque no es importante. Su mente ahora está clara, las imágenes se agolpan en su cabeza saturándola con todos los recuerdos que creía perdidos. No puede evitar reír cuando empieza a levantarse del sillón, ahora es libre y sabe qué ha de hacer para que los nuevos habitantes de ese mundo tengan un verdadero futuro. Antes de abandonar la oscura sala, mira al objeto de metal que la ha mantenido prisionera durante una eternidad y luego la golpea hasta destruirla. Esa cueva no es un santuario tal y como le contaron y esa silla no es un altar y ella no es el sacrificio necesario para apaciguar la ira de los dioses, ahora lo ve claro, lo entiende y sabe cual es su papel.


Todo el planeta se estremece cuando siente que un ser se está acercando a él bajando por unas escaleras en las que durante mucho tiempo sólo ha habido piezas de metal dispuestas ha hacerle daño. Su primer impulso es asfixiar al extraño, enterrarlo en la roca lo único que le impide hacerlo son esos leves latidos del corazón. Esa música le recuerda a algo semejante a la paz y a la tranquilidad, a una era en la que no existía el dolor ni la furia ni el miedo, sólo por eso acoge a esa persona en su interior sin hacerle un solo rasguño.

Los dos espíritus se funden en uno sólo convirtiéndose en una criatura completa. Ella le enseña lo que es la compasión, la libertad y la esperanza de un futuro mejor. Con paciencia le hace ver las maravillas que crecen en su superficie y le enseña a apreciar a todas las criaturas que están viviendo con él.
El planeta le enseña a esa criatura que siente la dureza de la vida, la rebeldía y el poder que da. Con paciencia le hace ver las maravillas que esconde en su interior y que no permitirá que nadie las robe y le enseña a apreciar el universo en el que vive con sus inescrutables secretos y sus brillantes estrellas.

Ahora están juntos. Ella se ha sacrificado para ser algo más grande y el planeta se ha sacrificado para ser más pequeño. Ninguno de los dos volverá a estar solo.

A veces cuando no se están descubriendo mutuamente las maravillas del universo, les gusta recordar sus existencias, cuando estaban solos, y así poder apreciar lo que ahora tienen.

Gemma
Podéis encontrar más relatos en Crónicas desde el no-tiempo

lunes, 28 de abril de 2008

Homenaje a Pessoa


Una vez que lees a Pessoa te queda un regusto amargo, o no amargo; pero si notas en el paladar del alma que algo amargo, acre o de un sabor indeterminado, pero en cierto modo desagradable, se hunde en ti, amargándote, como si las raíces de la vida entretejieran una malla de aromas pútridos que traspasaran lo inmarcesible y se adentraran más allá del lugar donde deseas, entregándote algo que no quieres, sin saber bien por qué, pero que sientes como inevitable. Y una desazón te hiere por dentro y notas que no puedes, pero que debes, y de ahí que te sientas indefenso y no sepas donde mirar ni donde ir ni a quien recurrir. De ahí que lo único que desees sea morir.

La vida es un supremo devenir de inconstancias. De ahí que erremos el camino con la simplicidad que nos caracteriza. De ahí que caigamos siempre en la inutilidad de lo opaco. De ahí que seamos siempre sólo necios en un mundo de necios.

Tal vez no deberíamos leer nunca a Pessoa. Tal vez no deberíamos dejar de leerlo jamás.


Estas son algunas de sus palabras más hermosas:

Y la suprema gloria de todo esto, amor mío, es pensar que quizás esto no sea verdad, ni yo lo crea verdadero. Faltamos si entretuvimos (podemos morir si apenas amamos).
Diego Jurado Lara

EPIC: Documental de Ciencia ¿Ficción?

epic

Hoy quiero traeros un interesante documental que trata, a modo de documental premonitorio, el posible futuro que le espera al mundo de la información, sumergido en la vorágine de Internet.

Hoy en día nos encontramos en el periodo de la historia en que una mayor información se encuentra al alcance de los ciudadanos. Internet nos ha traído una democratización de los medios, que hace que cualquiera con una conexión a Internet, pueda acceder desde el comedor de su casa a noticias, vídeos, música o literatura de cualquier lugar del mundo, de forma instantánea. Pero este aparente paraíso de la información esconde una trampa terrible que, si no sabemos evitar, puede transformar, paradójicamente, nuestra sociedad en la más desinformada de la historia.

El peligro a que se enfrenta la llamada sociedad de la información, es al hecho de que la proliferación de informaciones y noticias sin discriminar, se convierta en una trivialización de esa misma información. Una falta de profundidad y una superficialidad que, unida a la manipulación informativa sin control, se traduzca en una profunda desinformación del ciudadano.

Es esta turbadora posibilidad, lo que nos trae el documental Epic, narrando, en clave de ciencia ficción, la posible evolución de compañías como Google, Microsoft o Amazon. El documental ha sido realizado por el Museum of Media History. Podéis encontrar más información en http://www.unabvirtual.edu.co/epic.php.

Publicado originalmente en: http://rincondelaimaginacion.blogspot.com

jueves, 24 de abril de 2008

PRESENTANDOME Y UN RELATO PARA EMPEZAR

Bueno no se me dan demasiado bien las presentaciones así que sólo diré que soy una joven de Barcelona a la que le encanta escribir entre otras cosas. De vez en cuando iré poniendo alguna que otra historia por aquí y, cuando tenga tiempo que no es que me sobre :( , ya me leeré algunas de las cosas que hay por aquí y que me han parecido interesantes.
Y sin mucho más que decir, por momento, aquí os presento uno de mis escritos y os paso la dirección de mi propio blog por si os interesa Crónicas desde el no-tiempo


UNA CANCIÓN PARA TODA UNA VIDA


Y así acaba mi vida. Con una canción en la cabeza y en mi corazón. Esa iba a ser mi mejor composición estaba seguro de ello. El ritmo era el adecuado, suficientemente rápido para que no fuera cansina y con la lentitud precisa para que llegara a todos los que la escucharan.

Todo en mi ha girado en torno a la música. Todo lo que he creado, cantado o tocado ha sido meramente un repaso a todo aquello que he llegado a sentir. Recuerdo mi primera creación con un cariño especial porque gracias a ella descubrí cual sería mi futuro. No te pienses que fue una gran obra, ni tampoco te creas que por aquel entonces tenía los instrumentos adecuados, a los cinco años no se puede pretender tanto.

Los detalles de mi primera actuación se mantienen vívidos en mi mente, no es algo que vaya a olvidar jamás. Recuerdo a mi madre y a mi padre sentados en el sofá, intentando contagiarse de mi emoción pero sin lograrlo del todo ya que no entendían exactamente porqué estaba tan obsesionado con ese piano de juguete, el cual, me habían comprado en navidades unos tíos a los que no conocía y a los que no volvería a ver ya que murieron poco después. También entiendo a mi familia, mis progenitores eran científicos, la música para ellos era pura matemática nada que no se pudiera entender con las formulas adecuadas. Ese era el único arte que conocían y pese a que en su momento no los quise entender, ahora lo acepto como una parte intrínseca de ellos.

Ya me estoy desviando del tema ¿no? Estaba hablando de mi primera actuación y de mi pequeño piano que a duras penas conseguía hacer una nota bien. Fue un gran momento, había estado practicando durante días, probando miles de combinaciones hasta encontrar una que me gustara, fue una tarea ardua ya que tuve que memorizar toda la “canción” de memoria. Por aquel entonces no sabía que la música se podía escribir pero al menos le puse un título “Para mamá y papá” ¿original verdad? Pues en aquella época me pareció magnifico y tras recibir los aplausos que requería la situación me dediqué a ello con más fuerza e ilusión.

Ese fue el detonante que me ha conducido hasta aquí, hasta este momento. Supongo que en mi situación actual es normal que me esté olvidando de las cosas. Las figuras de mis padres se están volviendo borrosas por momentos, me cuesta saber qué vestido llevaba mamá o si Cherry, nuestra gata, estaba sentada en su regazo o en el de papá… es irónico ahora la imagen que me viene a la cabeza es la de una chica con la que salí hace años. Era una mujer menuda de sonrisa tímida y grandes ojos marrones. Su cabello era del color de la miel y siempre lo llevaba recogido en una coleta, tardamos muchos meses en conocernos. Yo vivía obsesionado por aprenderlo todo sobre mi pasión y ella era demasiado tímida para abordarme. Tuvimos que chocar uno contra el otro para que nos conociéramos. Resulta que Mary era estudiante de arte por lo que compaginamos rápidamente, los dos vivíamos en un mundo distinto al del resto de la gente, veíamos las cosas de otra manera, entendíamos las cosas de una forma distinta. Fue la primera en todo: Primera en clase, la primera con quien hice el amor, mi primera pareja… así que cuando ella me abandonó para seguir su fulgurante carrera, yo le dediqué una canción a la que sencillamente titulé “Primera en todo”. Tal vez alguien la esté escuchando ahora mismo ¿me hago demasiadas ilusiones? Ella me abandonó porqué entendió que nunca la seguiría hasta la fama. Yo vivo feliz con lo poco que tengo, mi guitarra, mi piano y mi voz ¿qué más puedo pedir?

También esta triste historia se va borrando, pero no quiero llegar al presente. Demasiado doloroso para mí, demasiadas cosas que no deberían de haber sucedido. No quiero pensar en eso… y ahora lo estoy haciendo. ¿Siempre es así? Sé que no me contestarás, ni tan siquiera sé si eres real, sólo estás aquí mirándome, escuchando mis palabras ¿qué quieres? ¿Porqué no me he ido aún? Ah, pretendes que acabe de explicar mi historia, deseas saber más. De acuerdo, cuando antes acabemos con esto mejor.

Mis padres acaban de morir, la mujer con la que iba a pasar el resto de mi vida se ha marchado, mi gato Fender se ha escapado con la gata de mi vecina. Todo es un desastre, no quiero que llegue el día siguiente. Mi único deseo es que mi reserva de cerveza no se acabe, que mi guitarra siga sonando y que el corazón me deje de doler. Me destrozo el cuello cantando baladas tristes acompañado únicamente por mi instrumento que trata de seguirme como puede. Estoy solo, nada me interesa.

Entonces llega Carla. Cuando abro la puerta, sé que no es mi futura mujer que ha decidido reconciliarse conmigo, y tampoco es Fender mi querido gato. En la puerta tengo a una desconocida que me sonríe a la vez que trata de no fruncir el ceño al ver mi penoso estado y el de mi piso. Sus ojos verdes se clavan en mí inmovilizándome. Aún no sé qué pretende porque no me dice nada, sencillamente me da un beso en la mejilla y se marcha a toda prisa.

Preocupado, cierro la puerta y me voy directamente a mi portátil. Nunca he llegado a ser muy conocido y mi única publicidad es un pequeño espacio en Internet que no he actualizado desde hace meses. Cuando me aseguro que mi dirección no aparece en ningún lado de la página me tranquilizo un poco. Debe de haber sido una casualidad me digo, alguien que se habrá equivocado de piso, seguro que no sabe ni quién soy. Procuro convencerme de eso mientras bebo una cerveza. En el fondo no me lo creo.

La escena se vuelve a repetir al día siguiente y al otro y así durante toda una semana. Ninguno de los dos hablamos, yo por miedo a que ella sea una simple aparición y la chica por algo que no sé. Al octavo día espero impaciente que suene el timbre, sólo pienso en verla. Hoy le preguntaré quién es, estoy preparado.
Carla, como he decidido llamarla hasta que no sepa su nombre, no aparece ese día, ni al siguiente, ni al otro. Nervioso me paseo día y noche por el pequeño apartamento esperando a que venga, y mientras, sin darme cuenta, rehago mi vida otra vez. En dos semanas las cervezas han desaparecido de la nevera, la casa brilla de lo limpia que está, me quito la barba y reconozco que así parezco más joven de lo que soy. La música vuelve a llenarme otra vez, mis heridas se están curando poco a poco y ahora estoy más decidido que nunca a seguir adelante. Entonces una nota se cuela debajo de la puerta.

Es la dirección de un restaurante e instintivamente sé que allí me estará esperando ella. Feliz por tener un pequeño hilo del que tirar cojo mi chaqueta y salgo a la calle tarareando una canción. Entonces me doy cuenta de que estoy volviendo a componer, de que la música ha vuelto a mí con más fuerza que nunca. Río mirando al cielo azul mientras que en mi cabeza se va formando una canción. Al principio empieza con el caos del nacimiento, una infancia inocente. Luego se vuelve eufórica con el descubrimiento de cual será tu futura pasión, después va fluctuando arriba y abajo mostrando todo lo que he hecho, repasando uno a uno todos los momentos que me han marcado para siempre. Es la canción de mi vida y cuando lo descubro paró de caminar, deleitándome con cada nota de mi nueva composición…

El resto ya lo sabes. Primero el coche, después la ambulancia y finalmente esto. Creo que estoy en medio de un limbo, entre la vida y la muerte, incluso me puedo figurar quién eres. Si quieres puedes llevarme contigo, mi deuda con la vida ya la he cumplido. He hecho aquello para lo que nací, he creado una canción para toda mi vida y estoy contento con esto. ¿Qué si me molesta que la gente no vaya a escuchar jamás mi obra? La verdad es que no porque todos llevan su música dentro de sí sean músicos o no, sólo la han de descubrir igual que he hecho yo. Hoy ha sido el día en que me he sentido completo, en que he notado que estaba vivo de verdad. Por eso te dejo a ti la elección, marchémonos o quedémonos. Escoge.

miércoles, 23 de abril de 2008

Espera

Soy la espera,
el canto de un gallo muerto tras benigna nutrición,
el crudo hervor de una carne con fría agua,
el sereno golpe de un puño abierto siendo santo,
el tierno roce de una navaja sobre tu labio dando amistad.

Soy la espera,
el guardián,
la sierva.

Soy la espera:
espera, la espera.

Soy la espera,
una esperanza,
una voz utópica sin divagues.

Soy la espera,
esperá que te esperaré.



http://www.federicolaurenzana.blogspot.com




LA RAZÓN DEL LOCO

Aunque sé que el día 7 de mayo del año 1950 fui parido por mi madre y que por ello es que figura como mi fecha de nacimiento, hace muchos años, demasiados, que vivo con la constante sensación de haber estado siempre, desde todos los tiempos. Es algo que no puedo ver ni comprobar. Ni siquiera puedo decir que invade mi cuerpo. Quizás, mi alma. Pero esta sensación no se encuentra separada de otra. Yo diría que son lo mismo. Conforman un todo. Es la sensación, aunque no sostenida por mi razón ni la aplicación de mis principios de lógica, de que jamás moriré. La idea es incoherente, pero otra no me cabe. Y digo incoherente, porque la idea se entremezcla con la de muerte terrenal. Como si no pudiera creer que mi cuerpo aquí, en este planeta, algún día se acabará. Y esto es lo incoherente. Pero seguramente se trata de algunos misteriosos cables sueltos que han entrado en un temporario corto circuito con la energía universal.

Habrá quienes a esta altura de mi exposición, dirán: "se ha vuelto loco"; y otros quizás: "se ha enterado de la verdad". Lo cierto es que no puedo saber de dónde proviene esta sensación. Sólo sé que se ha apoderado de mí con la fuerza de la convicción absoluta.

Lo que esta situación ha traído a mi ser es un estado de paz y tranquilidad absolutos que ha ido in crescendo con los años. Además, me ha permitido detectar la falta de este estado, en mi cuerpo. Es como si pudiera ver mis trastornos (de todo tipo) desde fuera de mí mismo. Como si una parte de mi ser estuviese en la Tierra, dentro de mi cuerpo, y otra, fuera, en algún lugar de la estratosfera (por mencionar un lugar) y de alguna manera o por algún mecanismo, se mantuvieran constantemente conectadas. Sería como una cadena de internet, pero a nivel universal. Podemos mantenernos conectados al sistema las veinticuatro horas del día aunque no siempre lo utilicemos (naveguemos). Así me siento yo. Permanentemente conectado a las Fuerzas del Universo, aunque no siempre las utilice.

Impregnado de toda esta situación que ya no sé ni cómo llamar, imagino que caigo desde el espacio, poniendo mis pies descalzos y con mi cuerpo desnudo, sobre la tierra de nuestro planeta. Sería una manera "no mundana" o "extraterrenal" de nacer. Sí, es una forma infantil, nazco ya desarrollado. Pero es así como se presentan las imágenes en la sucesión de mis pensamientos. Comienzo a percibir todo a través de los cinco sentidos que vienen incluidos en mi fisiología corporal. Y de pronto me veo inmerso en un lugar ajeno a mí, donde lo primero que hace la gente al llegar, es llorar. Luego, junto con sus cuerpitos que van creciendo, se desarrollan todo tipo de sentimientos, incluyendo "el amor", en una versión muy diferente a la que traen antes de nacer. Y se juntan. Todos se juntan. Necesitan juntarse, para bien o para mal. Y entonces aparece "la enseñanza", tan buena y tan mala. Todos enseñan y todos aprenden. Y a la par de desarrollar sus cuerpos y sus mentes, también desarrollan enfermedades, en los cuerpos y en las mentes.

De entre la inmensa cantidad de inventos y descubrimientos por los que el hombre se pueda enorgullecer, el más sobresaliente por su impacto masivo, coyuntural y de influencia en la casi totalidad de los habitantes del planeta, es el dinero. Basta pensar en la cantidad de gente, por día, que por defender su dinero y propiedades, pierden sus vidas.

Quien llega a este mundo no percibe de inmediato las características del lugar al que ha llegado. Esta percepción se va desarrollando también en forma conjunta con la adaptación al medio y a medida que el individuo desarrolla sus sentidos, su intelecto y su razón. Cuando éstos se le han desarrollado, también se ha adaptado. Por ello es que le cuesta tanto saber si él hubiese hecho las cosas de igual manera de haber contado con la posibilidad de decidir.

Hasta no hace mucho, las revoluciones ideológicas sólo pasaban por el planteo de cambios estructurales en el ámbito terrenal, que es el que palpamos.

Acabamos de ingresar en la era de lo desconocido (sólo hasta que sea conocido), etapa extrasensorial que agudizará al máximo nuestros sentidos, permitirá la utilización de todo el potencial de nuestra mente y una vez flotemos en la eternidad del Universo, sin la necesidad de sentir nada a favor ni en contra, de nada ni de nadie, sabremos que hemos debido pasar miles de años de nuestra historia sumergidos en un ensoñamiento con características de pesadilla y que finalmente hemos despertado. Y esto, no producirá en nosotros alegría. Y tampoco tristeza.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

martes, 22 de abril de 2008

Bon dia de Sant Jordi!


Fuente de la imagen: aquí.

lunes, 21 de abril de 2008

El Visitante (6ª PARTE)

Leer capítulo anterior

EL VISITANTE (6ª PARTE)

Cuando los tentáculos de la criatura comenzaron a enroscarse alrededor se sus brazos, un dolor lacerante atravesó su cuerpo como si mil cuchillas ardientes penetraran su piel.

Estaba a punto de perder la conciencia por el terrible dolor, cuando notó que los tentáculos retrocedían comenzando a liberarle. Al principio no entendió lo que sucedía, estaba demasiado confuso y aterrorizado para comprender que el azar del destino había girado su caprichosa ruleta a su favor.

Gotas de agua vivificadora golpearon su rostro, al principio tímidamente, pero después con más fuerza, contribuyendo a aclarar su mente. Miró a su alrededor y vio como los horribles habitantes de aquel pueblo olvidado corrían a esconderse a sus hogares, como si una fuerza invisible les persiguiese. Tan sólo el sacerdote permaneció unos instantes más mirándole fijamente. Wortingthon pudo sentir sus ojos golpearle con profundo desprecio y odio, antes de que él también abandonase la plaza, tras sus asustados acólitos.

Aún aturdido, Wortingthon miró hacia el cielo, esperando encontrar la mole de aquella criatura obscena aún sobre él, pero en su lugar sólo pudo contemplar un cielo encapotado, que derramaba sobre el la furia de una tormenta. Entonces fue cuando se dió cuenta de lo sucedido, de alguna forma que no entendía aquellas criaturas no soportaban agua, su naturaleza corrompida no era capaz de enfrentarse a un elemento tan natural, quizá porque representaba la esencia de la pureza mientras ellos no eran más que naturaleza corrupta.

Mientras el agua empapaba la piedra oscura en que se hallaba sujeto, Wortingthon notó como su cuerpo comenzaba a resbalar por la superficie. Creía estar atado de alguna manera al monumento, pero se equivocaba, aquel material extraño le había mantenido adherido a él, casi succionando su cuerpo a través de la piedra y, ahora, el agua le estaba liberando.

Poco a poco fue rebalando por la piedra, hasta alcanzar el frío enlosado de la calle con un golpe sordo. Estaba completamente desnudo y la lluvia golpeaba su cuerpo con furia, pero Wortingthon no notaba las inclemencias del tiempo, tan sólo sabía que era libre.

Wortingthon corrió, corrió como nunca lo había hecho antes. Se adentró en plena noche en los bosques escarpados y corrió con desesperación y locura, arriesgándose a caer y despeñarse en cualquiera de los desfiladeros, que se multiplicaban en aquellos lugares, o a ser presa de los lobos hambrientos que vagaban por la montaña. Pero acompañado por la fortuna que antes se le negase, consiguió sobrevivir.

Le encontraron dos días después. Según le describieron los leñadores que dieron con él inconsciente entre los árboles, aún se encontraba desnudo y su cuerpo era un mapa confuso de arañazos y contusiones sin fin. Pero lo que más les llamó la atención, fueron sus pies. A penas una fina capa de piel quedaba ya junto al hueso de la planta de sus pies sanguinolentos.

Cuando le trajeron al hospital en que yo trabajaba de enfermero, nadie pensaba que sobreviviría con las terribles heridas que tenía, pero sólo dos días después recuperó al consciencia. Fue allí, junto a su cama, mientras le cambiaba los vendajes que cubrían casi todo su ,donde oí por primera vez su historia.

Huelga decir que nadie le creyó. Casi todos pensaron que se trataban de alucinaciones. El rumor más extendido era que había sido atacado por bandidos y abandonado en el bosque y que su mente enloquecida había inventado aquel fantástico relato. Pero yo no estaba tan seguro.

Leer la continuación

Escrito por: Juan Carlos Boíza López

jueves, 17 de abril de 2008

La inmensidad del dolor ajeno

A raíz de ciertas conversaciones con algunos amigos, el tema del trabajo infantil, la explotación infantil o como queramos llamarlo, ha vuelto a mi cabeza. Y lo ha hecho con una fuerza mayor, si cabe, de lo que de común anda en ella. Lo terrible de las miradas de algunos de ellos que he visto en determinados lugares, me ha destrozado el alma como pocas cosas en esta vida, y ando con esas miradas como un fardo del que es difícil desprenderme, y del que, por otra parte, no quiero desprenderme, pues me une, de alguna manera, a ellos, y me mantiene despierto ante esa situación intentando hacer algo por ellos. No todo lo que debería o podría, pero sí algo.
Sé que no es el lugar para escribir sobre esto, y espero, por otra parte, que no se tome por lo que no es. Sé, y espero de todo corazón, que esos amigos con los que he hablado sobre el tema sabrán entender el por qué de estas palabras, y que ellas no van en absoluto para ni contra ellos, sino que es sólo el deseo y la necesidad de expresar esto que llevo dentro y mostrar un sentimiento mío.
Añado un par de recortes del periódico El País, de hace ya algunos años, donde se muestra algo de la cruda realidad en la que se mueven esos seres. Realidad que lejos de mejorar no ha hecho sino empeorar, en base al fenómeno globalizador y la expansión desmesurada de las multinacionales por el planeta en busca de mano de obra barata (¡¿quién más barato que un niño!?).

Doscientos millones de niños, según cálculos de la ONU, trabajan en el mundo. Quiere decirse, son esclavos.
Aunque el problema es uni­versal. India gana en las esta­dísticas: sobre una población total de casi 900 millones, tiene unos 55 de niños trabajadores, sobre todo en el tejido de al­fombras, en fábricas de ceri­llas, en tintorería. Las condi­ciones de los pequeños tejedores son similares en Pakistán o Afganistán. La industria al­fombrera se cimenta en la explotación infantil, y tampoco países como Marruecos o Tur­quía escapan al abuso.
En 1995 fue muerto a tiros en Pakistán el pequeño líder Iqbal Masih, de 12 años. Su úl­timo mensaje fue: "Importa­dores, consumidores: decid no a las alfombras hechas por ni­ños".

Un trabajador menor se expo­ne a un doble riesgo: el que re­presenta para su propio desa­rrollo la privación de la educa­ción y el derivado de la peli­grosidad que entrañan de por sí las condiciones de clandesti­nidad en las que se desarrolla. "Todos somos cómplices de la infancia maltratada.
"Costaría cerca de 6.000 millones de dólares al año (unos 780.000 millones de pe­setas) sobre lo que ya se gasta hacer que todos los niños acu­dan al colegio en el año 2000. Esto puede parecer una suma de dinero enorme. Sin embar­go, es menos del 1% de lo que el mundo se gasta cada año en armas", subraya un informe de UNICEF. El Gobierno español destina cada año a UNICEF, tan solo dos millones de dólares (260 millones de pesetas), cantidad muy infe­rior a la que aporta el pueblo español con cerca de 4.000 mi­llones anuales.

Sólo me mueve el deseo, al escribir esto, de que alguien, aunque sea poca gente, haga algo, por poco sea, de vez en cuando, cuando quiera o cuando pueda, por eliminar lo que creo que es una lacra para la Humanidad, o al menos, ayude, en la medida de sus posibilidades, a estos niños.
Sé que no es Literatura, pero para mí, hay cosas más importantes que escribir, como vivir, ser feliz e intentar que las personas lo sean. Con la Literatura se puede hacer, pero hay otras formas también, y esta, creo, es una de ellas.

Diego Jurado Lara

miércoles, 16 de abril de 2008

Hablaré


No hablo al creerte indócil,
cuando creo en blanda tiesura adornándote fragancia.

Hablo al creerme vulnerable,
ciego,
creyente.

No hablo por creerte lejana,
donde veo tus perfumales huestes ronroneándome.

No hablo por creerte imperceptiva,
cuando siento ya ceder.

Hablo por creerme aroma,
brisado junto a vos,
tormentoso sin vos.

No hablo aunque voz tenga;
hablo,
hablaré cuando añore el señuelo piel de tu cuello huído.


http://www.federicolaurenzana.blogspot.com

martes, 15 de abril de 2008

Cuanto más me defiendo, menos me protejo.

Solemos buscar lugares, relaciones, personas, que se adecuen a las características de nuestra propia personalidad. Esto es lógico que así suceda pues cada persona tiene derecho a ir en busca de su bienestar. Pero es común que no advirtamos muchas veces, hasta qué punto nosotros mismos ejercemos una decisiva influencia en crear o no la atmósfera que buscamos. Ésta es otra de nuestras tantas actitudes inconscientes de relego de responsabilidades. Como si nada tuviera que ver con nosotros. Pensamos que si las cosas se dan de forma adversa, no hay nada que podamos hacer al respecto. Aunque muchos de nosotros no advierta la convivencia con este principio, él habita en silencio dentro nuestro y sólo nosotros podemos descubrirlo en nuestro interior y entonces analizar y entender hasta qué punto las cosas se dan de manera inversa. Hasta qué punto podemos neutralizar el ambiente de animadversión que a veces creamos con anticipación y crear uno propicio para nosotros y los demás.

Nuestra mente es prejuiciosa. Por lo tanto, siempre se estará adelantando a los acontecimientos. La impresión que nos cause un determinado lugar o persona, a través de la captación que de él hagamos por medio de nuestros sentidos, o el conocimiento que creamos obtener por terceras personas, o la propia experiencia que hayamos vivido en el pasado en esos lugares, con esas personas o con personas y en lugares parecidos, creará una actitud en nosotros (generalmente a la defensiva) basada en nuestras imágenes internas creadas por los prejuiciosos designios de nuestra confusa y autoritaria mente y que muchas veces no coinciden con la realidad.

Entiéndase, que aquí nos referimos a los casos en que nuestra escurridiza y temerosa mente actúa en forma negativa puesto que de lo contrario no nos veríamos en la necesidad de adoptar una actitud "defensiva".

Un relato corto, simple y sencillo, muestra a las claras, dónde está el meollo de la cuestión.

R.S.

La actitud

Un joven llegó a la entrada de un pueblo
y acercándose a un anciano le preguntó:
"¿Qué clase de personas viven en este lugar?".
"¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?",
Preguntó a su vez el anciano.
"Bueno, un grupo de egoístas y malvados, replicó el joven.
Estoy feliz de haberme ido de allí".
El anciano contestó: "Lo mismo vas a encontrar aquí".
Ese mismo día, otro joven se acercó al anciano, y le preguntó:
"¿Qué clase de personas viven en este lugar?".
El viejo respondió con la misma pregunta:
"¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?".
"Gente magnífica, honesta, amigable, hospitalaria,
Me duele mucho haberlos dejado".
"Lo mismo encontrarás aquí", respondió el anciano.
Un hombre que había oído ambas conversaciones se acercó y preguntó al viejo:
"¿Cómo es posible dar dos respuestas diferentes
a la misma pregunta?".

A lo cual el viejo respondió:

"Cada cual lleva en su corazón el medio ambiente donde vive.
Aquel que no encontró nada nuevo en los lugares donde estuvo,
no podrá encontrar otra cosa aquí.

Aquel que encontró amigos allá, podrá encontrar también amigos aquí,
porque la actitud mental es lo único en tu vida sobre lo cual
puedes mantener control absoluto".

Si tienes una actitud positiva hallarás la verdadera riqueza de la vida.

lunes, 14 de abril de 2008

Extraterrestres en el Arte

Hoy quiero traeros un tema peculiar y algo esotérico, relacionado con el mundo del arte; la representación de extraños artefactos, que recuerdan naves espaciales, astronautas y otros objetos imposibles, en distintas obras de arte de todas las épocas y culturas de la historia.

Quizá el más famoso e inexplicable de estos objetos sea el ¿Sputnik? Que aparece en La Iglesia de San Pietro en Montalcino, en el cuadro La Glorificación de la Eucaristía de Ventura Salimbeni. En este fresco, podemos observar un extraño objeto que recuerda poderosamente la imagen del Sputnik, el primer satélite artificial de la era espacial.

poster_pianello_section

El parecido es realmente asombroso, sin embargo, el cuadro es de alrededor de 1600, con lo que se antoja imposible que el autor reflejase en su pintura un satélite artificial del siglo XX.

sputnik

Este tipo de imágenes, que se repiten en el arte de todas las épocas, tiene a veces una fácil explicación en representaciones metafóricas o simbólicas que, sacadas de su contexto, nos parecen objetos que asimilamos a nuestra cultura de forma errónea. Sin embargo, existen otros de mucha más difícil explicación, como el de Montalcino, en los que el parecido con fenómenos de la actualidad es demasiado grande como para descartarlo como pura casualidad.

Lo cierto es que el arte es un reflejo sincero de nuestra historia, fundamental para entender el alma humana. En él se refleja lo mejor y lo peor del ser humano, y, a veces, también lo extraño e inexplicable que parece acompañarnos a través de las eras.

Os dejo con un vídeo de la web http://www.menphis75.com/, en el que podéis contemplar algunas de estas extrañas obras de arte, en que el pincel del artista parece adelantarse a su época.

Publicado Originalmente en: http:\\rincondelaimaginacion.blogspot.com

sábado, 12 de abril de 2008

Si él tiene, yo quiero también.

Es común ver a nuestros niños (o los de los demás) pelear y discutir por poseer unos lo que tienen los otros. Existe una característica natural y más o menos general. El niño parece desear lo que poseen los otros, no por la calidad o características propias de lo que está deseando tener, sino porque lo posee el compañero. La mayor parte de los conflictos entre pequeños está basada en estas situaciones. Se trata del sentido de propiedad (o apropiación) y pertenencia que en forma natural se desarrolla en el niño. Es deber nuestro, de los mayores, el reencaminar estos pasos del mismo a medida que se inserta en la sociedad. El niño, a medida que crece, puede con cierta facilidad, ir comprendiendo tres aspectos en su relación con los demás:

- Que es necesario y conveniente compartir, puesto que la fórmula de que "todos poseamos todo" es imposible de ser llevada a la práctica.

- Que es necesario respetar lo que es propiedad de los demás para poder a su vez reclamar el respeto de los demás por nuestras cosas.

- Que el deseo que tengamos de poseer ciertas cosas debe recaer sobre nuestras propias necesidades y cualidades de lo pretendido y no sobre el estéril hecho de pretender la posesión de algo sólo porque lo posee otra persona.

Pero pareciera que en las últimas generaciones, ni nuestros padres, ni abuelos (y quizás anteriormente tampoco), se han ocupado de esta tarea con sus menores. O no lo han hecho muy bien que digamos (o padecían el mismo problema).

Hoy en día, nosotros, ya como adultos, vivimos deseando: "tener un hijo porque mi hermano ya es padre...", "estudiar en la universidad porque mi cuñada ya se gradúa...", "buscar novio porque mi hermana ya se casa...", "comprar un automóvil porque todos mis compañeros de trabajo tienen uno..." Los ejemplos no se acaban.

Suelo dar un ejemplo muy gráfico sobre este tipo de competencia, que creo es el más nocivo para el individuo:

"Quien viaja por la carretera en su automóvil e intenta competir y superar en velocidad a quien pilotea un avión, conducirá su vehículo observando constantemente la trayectoria de su veloz competidor. Y de tanto observar hacia arriba, no advertirá la aproximación a un precipicio y finalmente caerá al abismo."

Así va mucha gente por la vida, mirando y "envidiando" lo que hace el vecino, sin poder advertir las diferentes circunstancias, aptitudes y condiciones de cada uno para realizar u obtener algo en la vida.

Miremos el trayecto de nuestra propia carretera, pues el piloto del avión no corre riesgo alguno de caer en un abismo. Pero también él deberá estar atento a "su" propia situación, pues ésta será muy diferente de la nuestra si se le acabara el combustible en medio del viaje.

En este caso específico, el tipo de "competencia estéril" se parece tanto a la "envidia", que podría decirse, con la casi certeza a no equivocarse, que son hermanas gemelas.

En el libro: El Paraíso Escondido detrás de Nuestras Desgracias, enfatizo esta situación, encuadrándola dentro de la que he dado en llamar "competencia estéril", comparándola con otros dos tipos de competencia, a mi juicio existentes. En esta oportunidad he deseado explayarme con más detalle sobre el tema en cuestión.

Transcribo a continuación, el fragmento del mencionado libro, publicado en www.lulu.com.es y con DESCARGA GRATUITA en el mismo sitio.

R.S.

La Competencia

Existen 3 tipos de competencia: la leal, la estéril y la ilegal.

Competencia Leal: Todo tipo de competencia en la que los competidores respetan las reglas de juego, en busca del objetivo unánime que premie al mejor o a los mejores. Se da tanto en el ámbito deportivo, como el comercial, estudiantil, laboral y político.

Competencia Estéril: Se trata en general de competencias sociales. Resultan las más perniciosas debido a que quien compite de esta manera va lastimando su propio espíritu. Provienen de la contaminación que se produce al entremezclarse con sentimientos y sensaciones de celos, envidia, odio, etc. Suelen alejarnos de nuestros propios objetivos y crearnos un futuro con problemas de difícil solución.

Este tipo de competencias no conllevan objetivo alguno y generalmente las personas no advierten que a veces sus circunstancias no son las mismas que las de los demás. Debido a que su mirada está puesta en los otros se olvidan de tomar en cuenta su propia situación y circunstancias para la toma de decisiones.

Competencia Ilegal: Todos conocemos este tipo de competencias. Se encuentran reñidas con todo principio moral y ético y con las normas legislativas de cualquier sociedad.

Las solemos ver en el mundo de los deportes a través de los defraudadores resultados de los "tests antidoping", en áreas gubernamentales, mostrándonos la constante actitud inescrupulosa de algunos políticos y en el mundo laboral y comercial, donde nos resulta familiar observar la actitud de personajes que no escatiman esfuerzos para obtener lo que desean.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

viernes, 11 de abril de 2008

El anticuado libro

Esta es una reflexión adaptada de un artículo de Isaac Asimov que leí hace mucho tiempo y que me impactó especialmente.

Algunos de los cambios más espectaculares y cercanos a nosotros en cuanto a avances tecnológicos tiene que ver con los soportes que utilizamos en tiempo de ocio. En cuanto al audio, están la pianola, el gramófono, los discos de vinilo, los cassettes, los cd's, los mp3's, los iPod... Y en cuanto al audiovisual, están el vaudeville, el cine (primero con pianola, después con sonido, luego en color y ahora con medios digitales y, a veces, sin siquiera usar actores), la radio (indestructible, por cierto) y la televisión. Y, hablando de televisión, podemos grabar nuestros propios contenidos: primero en vhs (o con los cómicos beta), después en dvd y ahora en blu-ray.

Y, ¿qué vendrá luego? Hoy ya podemos grabar o editar nuestros propios vídeos en cualquier soporte. Especulando, con láser y holografía se podrían producir imágenes tridimensionales de gran realismo. Las tres dimensiones sustituirán a la bidimensionalidad.

Y, ¿luego? Pensando en la tendencia a simplificar o eliminar los soportes físicos, se me ocurre la posibilidad de que acabemos por deshacernos de todo, o de la mayor cantidad posible, de hardware. Soportes inalámbricos, infrarrojos, bluetooh... Incluso se han llegado a crear punteros de ordenador manejados con el movimiento ocular. Y esto me lleva a pensar en la posibilidad de evitar invadir la esfera de otras personas. Podríamos conseguir que todo fuese manejado por la mente. Una película configurada para que, de dos personas sentadas en un sofá, sólo una pueda verla, mientras la otra lee un libro tranquilamente. Que empiece cuando la miras, que para cuando no, que ajusta el volumen a tu oído. Poder encenderla o apagarla, avanzarla o retrocederla, ajustar volumen o contraste... Y todo con la mente.

¿Podremos tener algún día algo así? La verdad es que, volviendo a la escena de las dos personas en el sofá, ambas tienen lo mismo. La persona que lee tiene un soporte físico que existe desde hace siglos. Un objeto ligero, privado, manipulable a voluntad, que no interfiere en las actividades de los demás. Puede avanzar o retroceder a voluntad. Se enciende cuando mira, se apaga cuando no. Y cuenta con algo más.

Una película, sea ahora o en ese futuro que supuse, ha sido preeditada y siempre será la misma. En un libro eres tú, el lector, el que crea a los personajes, los decorados, las acciones, las conversaciones... Son un montón de símbolos en negro sobre fondo blanco como ningún otro medio de comunicación de la historia.

Por agradable que resulte ser espectador, participar siempre es mejor.

miércoles, 9 de abril de 2008

Deletréo


Sobre cada sílaba, una explosiva sonoridad era teñida con letras. Vocablos que disparaban acordes, que silenciaban ruídos, habían sido oídos por oyentes con cada tímpano cercano. Alejado de este espectáculo se hubiera visto un sordo, un inválido.

Música en palabras; palabras en continua mancomunión ante la espera de cada tempo, habían sido desenvueltas sobre una tierra de cinco líneas paralelas. Aún así, entre ellas, los espacios habían dado lugar a otras, a más gemas de un collar vibral. Y, persistiendo con esta composición, habían llegado a conformar una sonante emisión desde cada figura.

Uno, tan sólo uno había diseñado la mágica filiación entre escrito y sonido, entre lengua y habla. Este hombre no era conocido; razón por la que en todos los pueblos habían investigadores que hacia él dirigían sus miras. Es que lo hecho no quedaba al margen de las excepciones, de los prodigios. Lo que había hecho antaño, perduraba dándole lustre estético a quien emplease un idioma –cualquiera que fuese-. Pues cada uno en particular, cada zona idiomática poseía el suyo. Pero nadie sabía el del creador, el del primer hacedor de palabras.

Transcurrían los años y cada instante resultaba más tedioso para los investigadores. Es que no habían dilucidado el enigma, el misterio: no habían descubierto al primer deletreador.

Y seguirán en su búsqueda, persistirán ahondándose en sus criterios acerca de quién ha sido mientras no les hable. Continuarán siempre que no diga mi creación, la lengua de todos. Pues yo he sido.

Ya ni inscripción alguna con su subsiguiente ebullición sonora me constatará. Ni me ha embelezado jamás porque soy sordo. Lo que he hecho, a otros suspende en algarabías de deleite estético. Lo que he hecho, a mí nunca me ha sido conocido.

Aunque ya he sido biblioteca de un mundo parametrado, soy lomo ahora. No me encontrará quien no busque a la tapa blanda o dura de un libro sin título, sin páginas, mudo. A mí.


http://www.federicolaurenzana.blogspot.com

NUEVA DISTINCIÓN PARA "LIBRO ABIERTO"

Aquí transcribo, letra por letra, palabra por palabra, el artículo publicado en Instantes Eternos , perteneciente a Bet y galardonado con el premio de referencia.

Asimismo, aprovecho la oportunidad para agradecer a Bet el haber distinguido con dicho premio a "Libro Abierto", haciéndolo partícipe junto con otros cuatro destacados blogs.

Premio PARACELSO 2008

Con profunda gratitud, recibo de ISIDRO este galardón:


Premio Paracelso 2008.

VERBO - MAGIA - IMÁGENES - LETRAS


En palabras del autor del premio:


"Paracelso le otorga a la palabra un sentido mágico. Un sentido que en la magia se llama "Verbo". Esto es que la palabra puede crear. La palabra es una fuerza, pero hay palabras que poseen esta fuerza de un modo mayor o menor. Hay poder en la palabra, pero también hay palabras de poder. Este poder no se limita a la palabra, si no que está también presente de alguna manera en los signos, la magia, las imágenes y las letras."

Con respecto a esta mención,
Javier Akerman (quien le ha otorgado el galardón a Isidro) se expresa de la siguiente manera:

"Estas acciones hacen que podamos conocer y compartir nuestras motivaciones solidarias con personas de distintos puntos del mundo a las que nos une la sana virtud de la tolerancia, la compasión, el compromiso humanitario y la búsqueda de un mundo mejor".

Para seguir con las consignas de "Paracelso 2008", tengo que hacer entrega de esta mención a CINCO BLOGS, a los cuales considere ser merecedores y acordes con estos contenidos. En esta oportunidad, con toda mi admiración y respeto, entrego el premio a:




A todos ellos Gracias y Felicitaciones por sus aportes en cada uno de sus post.

Bet

Rudy Spillman
http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com



Aumentar las visitas de tu web con TxtFull.com

txtfull

Aunque normalmente os traemos herramientas relacionadas con la literatura, hoy os queremos hablar de una herramienta destinada a incrementar el tráfico a nuestro sitios web, y es que, cada vez con más frecuencia, los escritores mantienen sus propias páginas personales y blogs.

La herramienta que os traemos es TxtFull.com, un sistema puntero de intercambio de enlaces de texto. Su funcionamiento es muy sencillos y consiste en la rotación de pequeños links contextuales, en lugar de los clásicos banners (cada vez menor utilizados por su poca efectividad y por ralentizar la carga de las páginas).

TxtFull.com, es gratuito y fácil de instalar, y ofrece una tasa de intercambios dinámica, calculada cada 6 horas, y que puede alcanzar fácilmente entre el 80% y el 100% (mínimo garantizado de un 50%). Además, permite la creación de tu propia red de afiliados para incrementar tus visitas. Podéis probarlo en el siguiente enlaces

Intercambio de enlaces gratis

RINCÓN DE HUMOR

No puedo dejar de hacer referencia esta vez, a la connotación psicológica del relato humorístico que transcribo a continuación.

Luego de habernos reído un poco, cada uno de nosotros podrá elegir... si en la vida desea ser el perrito, la pantera o el mono.

El perrito, la pantera y el mono

Un señor va de cacería al África y se lleva a su perrito para no
sentirse solo en ese lugar.

Un día, ya en la expedición, el perrito, correteando tras unas mariposas se aleja del grupo, se extravía y comienza a vagar solo por la selva.

En eso ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera.
Al ver que la pantera se lo va a devorar, piensa rápido qué hacer.
Viendo un montón de huesos de un animal muerto, empieza a
mordisquearlos.

Entonces, cuando la pantera está a punto de atacarlo, El perrito dice:
- ¡ Ah!, ¡qué rica pantera me acabo de comer!!

La pantera lo alcanza a escuchar y frenando en seco, gira y sale
despavorida pensando: ¡Quien sabe qué animal será ese, no me vaya a comer a mí también!.

Un mono que andaba trepado en un árbol cercano y que había visto y oído la escena sale corriendo tras la pantera para contarle cómo la engañó el perrito:

Cómo serás de estúpida. Esos huesos ya estaban ahí, además es un simple perro."

El perrito alcanza a darse cuenta de la trastada que le hace el mono.


Después que el mono le contó a la pantera la historia de lo que vio,
ésta última muy brava le dice al mono:
- "¡Súbete a mi espalda, vamos donde ese perro a ver quién se come a quién!".

Y salen corriendo a buscar al perrito. El perrito ve a lo lejos que
viene nuevamente la pantera, y esta vez con el mono chismoso.

- ¿¿Y ahora qué hago??, piensa. todo asustado el perrito.

Entonces, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la
espalda como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera está a punto de atacarlo de nuevo, el perrito dice:

- "¡Este mono perezoso!, hace como media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no aparece!"

MORALEJA: " EN MOMENTOS DE CRISIS, SÓLO LA IMAGINACIÓN ES MAS IMPORTANTE QUE EL CONOCIMIENTO ".

Procura ser imaginativo como el perro, evita ser estúpido como la
pantera, pero nunca seas tan malo como el mono.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

sábado, 5 de abril de 2008

Confesiones Públicas

Quizás a más de uno de los lectores le ha ocurrido que se ve impulsado a leer dos o más veces el mismo libro. Pero no en el mismo momento de la primer lectura sino colocando una cierta distancia temporal entre ambas. En estos casos es común experimentar una rara sensación de que ciertas partes del texto han sido modificadas o que han sido agregadas partes que la primera vez no estaban, como si una mano invisible empuñando una pluma decidiera hacer de las suyas una vez finalizada la primer lectura. Por supuesto que se trata de una ilusión que no hace más que corroborar que nuestra mente disuelve, resalta, esconde, tapa, transforma, se concentra y desconcentra de lo que le viene en gana. Sus motivos tendrá.

De todas maneras, amén de desayunarme de tanto en tanto, con las sabias palabras de

Hermann Hesse, en Siddhartha , suelo, también dejando espacios entre lecturas, releer mis propios dos últimos libros publicados: "El Paraíso Escondido detrás de Nuestras Desgracias" y "Recopilando Reflexiones ¿Hacia dónde nos dirigimos?"

No, no vayan a pensar mal. No se trata de un falso narcisismo literario por mi parte o que me encuentre embelesadamente deslumbrado por mi propia obra. No, nada de todo aquello me sucede. Casi, diría, que lo que me ocurre es todo lo contrario.

Bastará con leer (...¿o releer?) el prólogo de mi último libro publicado (envuelto y protegido en sendas frases, de Sófocles y Hesse), para quedar enterados.

¿Estaré, de manera inconsciente, utilizando a mis lectores, de psicólogos? No lo sé. Pero ante la duda, les debo una consulta.

Fragmento extraído del libro: Recopilando Reflexiones ¿Hacia dónde nos dirigimos?

Ser útil a los demás,

en la medida de sus fuerzas

y según sus medios,

es para un hombre la más

hermosa de sus empresas.

Sófocles

Prólogo del Autor

Recopilando Reflexiones es, en cierto modo, la continuación de El Paraíso Escondido detrás de Nuestras Desgracias. Si bien carece de técnicas o métodos de autoayuda, abunda en reflexiones profundas y las que no lo son tanto, que me permiten advertir hasta que punto temas entroncados con nuestras vidas se me han quedado en el tintero. Pido aquí disculpas al lector de mi primer libro, por el apuro que puse en su publicación dejándolo acéfalo en sus partes vitales, las que hoy se ven complementadas y completadas con este segundo libro que intentará irrigarlas de principios que permitan al lector vislumbrar la unidad de conceptos.

Asimismo, siento la obligación de expresar aquí lo que omití decir entonces y que es igualmente valedero para ambos textos y consiste en sincerarme por completo con el lector, como condición "sine qua non" para la vigencia de los mismos. He aquí mi declaración:

Lo único que me ha impulsado a escribir, primero El Paraíso Escondido detrás de Nuestras Desgracias y ahora, Recopilando Reflexiones, es la casi certeza que entonces me invadió y que hoy persiste en mí, de poder ayudar a través de mis experiencias y reflexiones, a mis congéneres, en el mejoramiento de su salud, de su estado de ánimo general y a poder vivir una vida de felicidad plena (como la llamo yo, porque la felicidad si no es plena, no es felicidad, es quizás sólo euforia momentánea). Como lo he expresado también alguna vez, no soy médico ni científico. Esto es importante que el lector lo sepa, por dos razones:

La primera es que el trato es de igual a igual. Aquí el autor es también un lector más y esto es en el estricto sentido de la palabra. Vengo releyendo mi primer libro sobre autoayuda (El Paraíso Escondido detrás de Nuestras Desgracias) de tanto en tanto, intentando una y otra vez, el éxito en preceptos que entiendo y comparto pero que todavía no he logrado del todo aplicar.

La segunda hace una corta referencia a la forma de expresarme en la escritura de mis textos. Soy consciente de que a veces lo hago como si de un catedrático, erudito o alguna otra autoridad en la materia se tratase. Pero aseguro que en mí no se alberga la soberbia. Nada más lejos. Soy un hombre común con apenas cierta capacidad para escribir y otra para pensar. De ambas, parece haber surgido, quizás por don de la Providencia, este bagaje de experiencia que se traduce en constantes mensajes de mi mente explicándome como se debe hacer para vivir una vida plena de felicidad. Explicaciones que de todas maneras no logro del todo implementar. Es por ello que explico al lector que soy un lector más. Y me encuentro en el mismo camino de quien se identifique con los principios y las premisas que aquí se escriben. Y en el cual avanzaremos unos más y otros menos. Cada uno a su propio ritmo y esto será igualmente meritorio para todos.

Recopilando Reflexiones es mi primer libro que no cuenta una historia. A través de sus aforismos y su prosa en general, intenta salpicar nuestras conciencias en forma desordenada pero precisa, de reflexiones que nos inciten a un incisivo análisis de cada situación. Aquí ofrezco también al lector mi punto de vista sobre profundos temas filosóficos y existencialistas, sobre las relaciones interhumanas con sus connotaciones y derivaciones, socavando en los sentimientos del alma.

Una parte de los textos que habitan este volumen, ha sido extraída de mis libros publicados con anterioridad, por especial pedido de lectores que sin manifestarme su desinterés por mis relatos y novelas han querido ver recopilados en un mismo tomo mis pensamientos en temas puntuales de interés universal.

Me he permitido agregar escritos volcados en las páginas Web de mis blogs, borradores depositados en viejos cuadernos, a la antigua usanza y frases, aforismos y pensares extraídos todos de un diario íntimo cuyos orígenes datan de la década de los 80 y que hoy ha quedado en desuso, depositado en un emotivo cofre imaginario.

Espero que esta amalgama de letras, palabras y frases que se reúnen dándole texto a este libro sirvan a su principal propósito, esto es, aunar a todos los seres humanos (debiendo empezar tan sólo por mis lectores) en una reflexión mancomunada que nos pueda señalar hacia dónde nos dirigimos… y si deberemos quizás, cambiar de rumbo todos juntos, hacia un destino común.

Llegar a ser Dios quiere decir:

haber ensanchado tanto el alma

que pueda volver a comprender

nuevamente todo.

Herman Hesse

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com