Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 30 de junio de 2008

Ineludible

“Los cuerpos del cielo, vistos desde la Tierra,
parecen no mantener las mismas
distancias que los de ésta.”
Anónimo

Cada campesino laboraba sobre el césped gris a una seca anaranjada hoja. Estaban distanciados mediante varias hectáreas de campo el uno del otro. Aunque sus trabajos hayan sido los mismos, aunque sus manos demostraran las mismas rudezas sobre nudillos opulentos, el destino decía que jamás habrá para alguien un fin previsto y común a otro.
Cuando el primer campesino, el delgado y de tez blanquecina había sujetado la caída hoja y la había guardado, pensaba en el hacha. Sin ser leñador, lo había pensado. Y el segundo, mientras, guardaba dos, tres y hasta cuatro hojas. Era robusto, y apenas translúcido.
Ya el delgado se decidía por comprar el hacha. Es que quería ser leñador. Quería ser quien enfrentase a los grandes árboles azotándolos con su arma; quería demostrarse feroz, sagaz y campeón al derrumbarlos tras seguidas estampadas.
Rompiendo ramas, resquebrajando las periferias de un anciano sauce, el robusto deshacía con sus manos. No necesitaba herramientas. Su mano, antebrazo y cuerpo entero bastaban para el oficio de un cabal leñador. Y se había llevado varios troncos hacia su cabaña.
No quería ser leñador. Pero lo era.
Sin quiebre alguno, el delgado no podía debatirse contra los árboles, no podía ser lo que hubo deseado. Pues ser leñador había sido su anhelo, mas la corteza le enseñaba tras cada golpe que nunca ha existido quien deseara hacerse solo su camino y fin. Decidiendo de forma completa sobre todo asunto por más nimio que resultara.
Hay creado un destino propio para cada uno, le decía. Él no oía, persistía hachando en vano.
Todas las maderas obtenidas por el campesino leñador habían sido dejadas donde caían, donde cada brisa tal vez la llevara hasta una tranquera, una ruta. Y él, nada quiso de ellas saber.
El césped es gris cuando trata destacar a lo que hay que apreciar, decían. La hoja es naranja, y por esto se destaca de su entorno. Entonces ambos hombres habían estado destinados a recogerlas, salvarlas de su pérdida y olvido. A ninguno esto le resultó interesante. Cada uno había quebrado ramas, con deseo o sin él. Pero lo habían hecho.
El hombre blanquecino se opacaba durante la noche, y el translúcido se fundía haciéndose una aureola su blanco cuerpo. Esta nube se disgregaba cada vez más aunando a cada hombre. Unía sus destinos para cubrir de la tempestuosa claridad a las hojas, hasta siempre.

¡¡¡Felicidades, ESPAÑA!!!

"El fútbol es un deporte de once contra once en el que gana Alemania, siempre que no haya ganado España."


Me he permitido cambiar levemente el texto de esta conocida frase. Dadas las circunstancias, pienso que la nueva, reformada, se ajusta más a la realidad.

¡¡¡Felicidades, ESPAÑA!!!

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

A un lado de la miseria, la más bella

Quedaron mucho estúpidos en el camino. Quienes desafiaron la diferencia de sus vidas y la expusieron a las garras de un ego desmesurado. Quedaron por sus pecados morales o por sus ansías o por su amor o por sus miedo. No a todos odio, pero todos ellos quedaron. Quedaron a un costado del camino. Quedaron en el camino. Afuera del destino. Llenos de miseria. Con sangre en los ojos, preguntas en la mente y asco en sus cuerpos. Unos asumidos, otros sumidos, unos golpeados, otros vacíos. Todos ellos quedaron a un costado del camino. Y ya poco se recuerda de ellos.
Ahora una súplica lego saca su voz para desafiar la historia de las mentes y las egolatrías. Su posición ante la vida imprime fuerza y desafío. Su cuerpo excita y condena. Su mente aún más adelantada no sabe cuánto ha creado a su alrededor. Y es una niña de ojos grandes y cuerpo blanco. Rapada de alma y rasurada de pelos. Llena de dibujos y sueños que no pretende reconciliar. Piercings en su rostro y en sus pechos. Una silueta de diva olvidada y una boca de marginal. Hace de la vida una vertiginosa carrera de fuego y alcohol. Una desvergonzada y satírica obra de vivir y ser mortal para las oscuridades. Hace de sí un viento de tierra y llamas candentes. Una acelerada sumisión a las deidades de los olvidados.
No reprime ni se reprime. Algo de ella es libre y algo la lleva a morir. No duerme, levita. No bebe, aspira. No lee, imagina. No escribe, sueña. Se duerme y se jacta de ser aquello que no le permiten. Busca la pasión y los enredos. La última aceleración de sus tornillos y su cuerpo. Explora y experimenta. Cae y recae en resacas de limpios enfermos mentales.
Es bella. Quizás las más bella. Es estúpida, quizás la menos estúpida. Es delirante y tal vez más delirante que cualquier princesa de tinieblas acaloradas y ángeles de rocas erosionadas. Golpea y recibe. Hace pública su discordia y se limita a ofender y olvidar. Es una esclava de las épocas y una esquizofrénica búsqueda de libertad.
A un lado de la miseria está ella, la más bella. La de piernas pequeñas, lengua voraz y estómago en destino de reventar.

domingo, 29 de junio de 2008

La lógica y sus resultados

Es interesante el siguiente relato de Adrián Paenza. Incluso, más de un lector bien concentrado en lo que lee podrá deducir, si no exacto, un final aproximado anterior al desenlace.

Lo que a mí no me queda claro es la relación de lo relatado con las matemáticas. Considero que Violeta, la niña del relato, debió utilizar pura lógica y nada de matemáticas para ofrecer este original desafío a su padre.

Juzgue el lector, y hágamelo saber si me equivoco.

R. S.



La matemática y la niña que no sabía jugar al ajedrez

Por Adrián Paenza

Esta historia está basada en una idea del matemático francés Maurice
Kraitchick. Cuando la leí, pensé –una vez más– cómo puede ser que la
matemática tenga tan mala prensa.

Espero que disfrute de este ejemplo que pone en evidencia cómo un
simple recurso de lógica permite obtener un resultado práctico
inmediato. Acá va.

Violeta, una niña de 12 años que virtualmente no sabe nada sobre
ajedrez, observa que su padre pierde dos partidas seguidas con sus dos
amigos, Alberto y Marcelo. Se acerca a él y le dice: "Papá, te aseguro
que yo podría hacer mejor papel que vos frente a ellos. No sé mucho de
ajedrez, pero me atrevo a jugarles a los dos, incluso en forma
simultánea, y estoy segura de que, al menos, yo no voy a perder las
dos partidas como vos. Es decir: no te puedo decir que las voy a ganar
las dos, pero lo que te puedo garantizar es que seguro voy a hacer
mejor papel que vos".

El padre la miraba sorprendido, sin poder entender lo que decía
Violeta, pero la niña pareció subir la apuesta.

"Te propongo más, papá. Como yo sé que Alberto se considera peor
jugador que Marcelo, decile que lo invito a que él juegue con piezas
blancas. Eso sí, frente a Marcelo, las blancas las quiero llevar yo. Y
les ofrezco que juguemos ambas partidas en forma simultánea. Yo los
enfrento a los dos al mismo tiempo."

Eso fue lo que pasó. La pregunta es: ¿por qué podía Violeta asegurar
que tendría mejores resultados que el padre con tanta seguridad?

Aquí es donde conviene que me detenga un instante. Como es esperable,
yo voy a escribir una respuesta un poco más abajo, pero lo que le
propongo es que piense sola/o el planteo de la historia, y trate de
imaginar qué es lo que haría usted.

Más allá del cuento, lo que importa son los datos: Violeta jugaría con
Marcelo llevando las piezas blancas, y con Alberto llevando las piezas
negras. El otro dato que se conoce es que ambas partidas se jugarán en
forma simultánea.

Y por último, aunque no lo parezca, resolver el problema o contestar
la pregunta es hacer matemática. También.

Solución

Violeta juega contra Alberto en el tablero uno con las piezas negras.
En cambio, contra Marcelo, en el tablero dos, Violeta juega con piezas
blancas.

Además se sabe que ambas partidas son simultáneas.

Hace así. Espera que Alberto haga la primera movida (y así tiene que
ser porque Alberto juega con blancas y el conductor de las piezas
blancas tiene que empezar el juego). No bien lo hace, Violeta, hace la
misma movida en el tablero dos, y esto está bien, porque en el tablero
dos, Violeta es quien juega con blancas.

(Yo intuyo que a esta altura usted ya descubrió cómo va a ser la
respuesta, ¿me equivoco?)

Antes de contestar en el tablero uno, Violeta espera la respuesta en
el tablero dos que está obligado a hacer Marcelo, que juega con
negras.

No bien Marcelo hace su movida, Violeta reproduce lo que hizo Marcelo
en el tablero uno, en la partida con Alberto. Y así sigue todo el
tiempo. Ante cada movida de las piezas blancas que efectúa Alberto,
ella las va reproduciendo en el tablero dos con Marcelo, y las
respuestas de éste en el tablero dos las reproduce en el tablero uno
con Alberto.

¿Qué es lo que va a pasar? Si empata una partida, también empatará la
otra, y si Alberto le gana la partida, implica que ella le ganará a
Marcelo y, por supuesto, también vale la recíproca. Es decir, si es
Marcelo quien gana su partida contra Violeta, entonces ella le ganará
a Alberto.

En cualquier caso, lo que es seguro es que Violeta no va a perder las
dos partidas como le sucedió a su padre. Y eso, acá, es todo lo que
importa.

Fuente:

http://www.formarse.com.ar


www.pagina12.com.ar

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

RINCÓN DE HUMOR

Dicen que el perro es "el mejor amigo del hombre". Creo que en el siguiente relato de "humor negro", esto quedaría ampliamente demostrado.


EL FUNERAL

Un hombre estaba desayunando a las 11 de la mañana un sándwich y un café cuando vio pasar un funeral muy inusual acercándose al cementerio más cercano... Un ataúd negro era seguido por un segundo ataúd negro como a 50 pasos detrás del primero. Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro que sostenía de la correa. ¡¡¡Detrás del hombre, caminaban otros 200 hombres, en una sola fila!!! El hombre no pudo aguantar la curiosidad y con mucho respeto se aproximó al que llevaba al perro y le dijo:

__ Señor se que éste es un muy mal momento para molestarle pero nunca he visto un funeral como éste ... ¿De quién es este funeral?"

A lo que el hombre respondió:

__ "Bueno, en el primer ataúd esta mi esposa."

__ "Qué le paso a ella?"__ preguntó.

__ "Me estaba gritando y peleando, entonces mi perro la atacó y la mató."

__ "¡¡Qué pena!! ... ¿y quién está en el segundo ataúd?

__ "Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa, el perro se volvió hacia ella y también la mató."

Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres.

__ "Qué pena Señor ...no se si es momento pero ... quisiera pedirle prestado el perro"

__"¡¡Entonces, métase en la fila!!!”...

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

sábado, 28 de junio de 2008

DIBUJANDO SONIDOS


Hablando de amores, analicemos el que nace en algunos corazones, ese, del que no se habla y jamás florecerá, por que, sintiéndolo, también es ahogado.
Hablo de ese corazón, que como el tuyo, esta ocupado, de esa alma que se parece tanto a la tuya pero que no hay manera de acercarlas por que sus vidas se encuentran fundidas con la de alguien más.
¿Verdad que te ha pasado? Escuchas de su mirada lo que va a reservarse, ves en sus labios lo que no va a pronunciar. Y lo ocultas, te quema y te congela.
Te duele el calor que le dan otros brazos, la seguridad de otro regazo y la intimidad de otro lecho. Cierras los ojos para que no te delaten y muerdes tus labios para que no lo griten.
Y haces introspección: ¿Como va tu vida? No encuentras queja, ¡No podría ir mejor! Tienes seguridad, disfrutas de tu intimidad y recibes calor, mas del que requieres. Entonces, no entiendes lo que pasa, no hay razón para ver a otra persona, careces de excusa para siquiera pensarlo.
Pero te pasa, no puedes evitarlo y mucho menos puedes cuando adivinas que también lo siente, cuando chocan sus miradas y ambos las desvían, cuando evitan acercarse imaginando que están juntos.
Eres feliz con tu pareja, sin duda, lo eres, comparten cosas que no sabias que existían, peleas, ríes, lloras, vives, das y recibes.
Y gira en tu mente, analizas, con todas tus herramientas, con toda la paciencia y con toda la serenidad que encuentras en tu espíritu, que a estas alturas ya no es mucha. No duermes, te cuesta concentrarte, estas fuera de ti…
¿Será esto lo que llaman platónico? No encuentras otra respuesta y al final aceptas: Hay sentimientos que no pueden ser definidos, hay idilios que no van a vivirse, los sonidos no pueden dibujarse.

viernes, 27 de junio de 2008

FRASE DEL DÍA

¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?


Aldous Huxley (1894 - 1963)

Nace el 26 de Julio de 1894 en Godalming, condado de Surrey, cerca de Londres, en el seno de una familia inglesa de gran tradición intelectual. Por parte paterna, su abuelo fue el célebre biólogo británico Thomas Henry Huxley (1) y su padre, Leonard Huxley, biólogo también, dirigió la revista Cornhill Magazine. Su madre, Julia Arnold, una de las primeras mujeres en estudiar en Oxford, era nieta del poeta Matthew Arnold y hermana de la novelista Mrs. Humphrey Ward, la cual, ejerció de protectora de Aldous cuando a los catorce años, se produjo la muerte de su madre debido a un tumor.

El matrimonio de Leonard Huxley y Julia Arnold tuvo cuatro hijos: Julian (1887), Trevenan (1889), Aldous (1894) y Margaret (1899). Su hermano, Sir Julian S. Huxley (2), eminente biólogo, que se convertiría en un destacado divulgador científico.

Toda esta herencia familiar pesará en su producción intelectual e inspirará algunos de sus personajes.

Aldous Huxley se educó en la más prestigiosa de las escuelas británicas, Eton, cerca de Winsor (1908-1913). A los 16 años sufre un ataque violento de queratitis punctata, una grave enfermedad en los ojos que produce opacidad en las córneas y que lo mantiene prácticamente ciego durante 18 meses. Con admirable fuerza de voluntad, aprende a leer y a tocar el piano con el sistema Braille. Recupera la vista, pero en un ojo apenas es capaz de percibir la luz y en el otro sólo tiene una visión limitada. Años mas tarde, conocerá las teorías sobre la reeducación visual del doctor W.H. Bates y las pondrá en práctica, lo que le llevará en poco tiempo a una mejora notable en su capacidad visual. Fruto de esta experiencia, escribe en 1942, El Arte de Ver (The Art of Seeing), donde relata la historia de cómo se recuperó de su casi completa ceguera.

En 1912, su padre se casa con Rosalind Bruce, de quien tendrá dos hijos, uno de ellos futuro Premio Nobel de Medicina, Andrew Huxley.

Debido a su deficiente visión, abandona la idea de estudiar medicina y se gradúa en literatura inglesa en el Balliol College de Oxford (1913-1915). En 1914, su hermano Trevenan sufre una grave depresión nerviosa, huye de la clínica donde ha sido internado y se suicida.

Al cumplir los veintidós años publica su primer libro, The Burning Wheel (1916), una colección de poemas, al cual seguirían tres volúmenes más de poesía: Jonah (1917), The Defeat of Youth (1918) y Leda (1920), ninguno de los cuales ha sido editado en español.

Su primer trabajo fue como profesor en el colegio donde se había educado, Eton. Este trabajo no le satisfacía suficiente y no tardó en abandonarlo.

Foto maria y Matthew En 1919 contrae matrimonio con Marie Nys, una mujer belga refugiada en Inglaterra durante la Gran Guerra. Tras la boda, el matrimonio se establece en el barrio de Hampstead, en Londres. Un año más tarde nacería su único hijo, Matthew.

En 1919 pasa a formar parte del equipo de redactores de la prestigiosa revista Athenaeum (1919-1921), donde escribe bajo el seudónimo Antolycus, y a partir de 1920 colabora cómo crítico de teatro en la Westminster Gazzette. En éstas revistas realiza gran variedad de trabajos: críticas dramáticas, de arte y de música, reseñas de libros y ensayos diversos. Algunos de estos artículos están recogidos en su libro Al margen (On the margin: notes and essays, 1923).

La revista Athenaeum la dirige J. Middleton Murray, esposo de Katherine Mansfield y gran amigo del escritor D.H. Lawrence. En esta época nace una profunda amistad entre Huxley y Lawrence, el cual, quedaría retratado en el personaje de Rampion de Contrapunto (Point Counter Point). A la muerte de Lawrence, en 1930, Aldous realiza una recopilación de sus cartas que publica junto con un ensayo introductorio. (3)

En 1920 publica su primera obra en prosa, Limbo (Limbo), un libro de cuentos. En los siete años siguientes publicará otras cuatro colecciones de cuentos: La envoltura humana (Mortal Coils: five stories, 1922), Mi tío Spencer (Little Mexican, 1924), Dos o tres gracias (Two or Three gracer: four stories, 1926) y Fogonazos (Brief Candles, 1927).

Foto Aldous Joven El matrimonio se traslada a Italia en 1921, estableciendo inicialmente su residencia en Florencia y con posterioridad en Forte dei Marmi, al norte de Pisa, donde Huxley escribe su primera novela, Los escándalos de Crome (Chrome Yellow, 1921), que le valió una sólida reputación como escritor. En esta obra describe a un grupo de intelectuales snobs, sensuales y cínicos que pasan un fin de semana en Crome, la casa de campo de Henry y Priscilla Wimbush, una pareja típica de la sociedad inglesa de entonces. Hay muy poca acción en la novela y si muchas disquisiciones literarias y filosóficas. En ella aparecen los intelectuales contra los que Huxley dirigió las sátiras más afiladas de su primera época.

A partir de esta fecha, y durante el periodo de entreguerras, participa activamente en la vida literaria inglesa, convirtiéndose en un gran hostigador de la burguesía británica y sus costumbres, lo que le valió el apelativo de enfant terrible de las letras inglesas.

Huxley fue un viajero empedernido. Tras el éxito de Los escándalos de Crome y su segundo volumen de cuentos, La envoltura humana, el matrimonio adquiere un Citroën, que conducido por Marie les llevará a lo largo de muchas carreteras europeas, algunas de esas vivencias quedarán retratadas en A lo largo del camino (Along the road: notes and essays of a tourist, 1925).

En 1923, publica su segunda novela, Danza de Sátiros (Antic Hay, 1923), una obra divertida, con el humor y la jocosidad propios de los escritores ingleses de la época y una de las más irónicas del autor. A esta novela, seguirá la publicación de Arte, amor y todo lo demás (Those Barren Leaves, 1925).

En 1925 hacen una breve escapada a Túnez, para a continuación emprender un viaje alrededor del mundo. Embarcan hacía la India, donde el matrimonio permanece cuatro meses visitando el país, continúan hacia Singapur, Birmania, Malasia, Filipinas, China, Japón y finalmente Estados Unidos. Las impresiones de este viaje quedarían recogidas en el libro Jesting Pilate: An Intellectual Holiday publicado un año más tarde.

A su regreso, en el verano de 1926, el matrimonio se establece en Cortina (Italia), donde Aldous inicia una nueva novela, Contrapunto (Point Counter Point, 1928), un alarde de virtuosismo técnico, complejidad y riqueza de personajes. Esta novela sería uno de sus mayores éxitos.

En octubre de 1928, trasladan su residencia a Francia, inicialmente en Suresnes, a pocos kilómetros de París donde permanecerían durante año y medio interrumpidos por algunos viajes a Inglaterra, Italia y España.

Foto Huxleys de viaje El primer viaje a España, en abril de 1929, lo realizan en coche desde Suresnes, con objeto de visitar el Museo del Prado en Madrid. Unos meses después regresan a España con motivo del Congreso de Cooperación Intelectual de Barcelona al que Huxley ha sido invitado. Tras una semana en Barcelona, realizan un recorrido por España visitando las ciudades de Tarragona, Valencia, Almería, Granada, Ronda, Jerez, Cádiz, Sevilla, Madrid, Burgos y finalmente regresan a Francia por San Sebastián. Su último viaje a España, en 1933, les llevaría a Madrid, Toledo, Ávila y Segovia.

En 1930, adquiere una sencilla casa junto a la playa en el sur de Francia, próxima a la ciudad de Tolon, donde se aficiona a la pintura, pasando muchas horas pintando retratos de su mujer, de su hijo o de alguna de sus visitas. Entre estas está la escritora argentina Victoria Ocampo con la que mantendría una gran amistad.

En 1931 inicia una colaboración en el Chicago Herald, a razón de un artículo semanal. Ese año publica un libro de poemas The Cicadas y una colección de ensayos sobre temas muy diversos, Música en la Noche (Music at the Night, 1931).

En 1932, escribe en cuatro meses, la obra que le haría más famoso: Un Mundo Feliz (Brave New World, 1932), visión futurista y pesimista del mundo, donde muestra una sociedad regida por el condicionamiento psicológico como parte de un sistema inmutable de castas.

Durante el verano de 1932 prepara Texts and Pretexts, una antología de poesías, la mayoría pertenecientes a poetas ingleses, clasificadas por temas y acompañadas de breves comentarios.

Al año siguiente, el matrimonio se embarca en el Britannic rumbo a América Central. Visitan el Caribe, Guatemala, Honduras y México. Las impresiones de este viaje quedarán plasmadas en un libro, Más allá del Golfo de México (Beyond the Mexique Bay, 1934).

A su regreso a Francia, Huxley reanuda la escritura de una novela sobre la que llevaba trabajando tres años, Ciego en Gaza (Eyeless in Gaza, 1936). Esta novela, personal e íntima, trata el conflicto entre lo intelectual y lo sexual, y su resolución a través del misticismo. Con esta obra concluye una etapa en la que predomina el escepticismo, iniciándo un interés creciente por el misticismo, interés que le acompañaría hasta su muerte.

"El interés negativo se tornó positivo, no a resultas de un sólo suceso, sino más bien porque todo lo demás -el arte, la ciencia, la literatura, los placeres del pensamiento y de las sensaciones- terminaron por parecerme insuficientes. Uno llega a un punto en el que se dice, incluso al pensar en Beethoven, al pensar en Shakespeare: ¿Eso es todo?"

Ese mismo año publica un nuevo volumen de ensayos, The Olive Tree (1936) y a partir de entonces, aumentaría considerablemente la producción de ensayos, medio de expresión en el que se sentía más cómodo. En ellos aborda un sinfín de temas: arte, música, literatura, historia, psicología, pedagogía, política, ciencia, etc.

En abril de 1937, los Huxley abandonan su residencia en Francia, y en compañía de su amigo Gerald Heard, parten hacia los Estados Unidos en busca de una universidad en la que pueda estudiar su hijo. Prevén permanecer nueve meses en el país, pero será una estancia para toda la vida. A su llegada, realizan un viaje en coche por varios estados americanos, para acabar en la finca que el difunto Lawrence posee en Nuevo México donde pasan el verano y donde Huxley concluye El Fin y los Medios (Ends and Means, 1937), ágiles ensayos que nos describen su credo pacifista que ya había defendido en la última parte de Ciego en Gaza.

En septiembre reanudan su marcha rumbo a California, estableciéndose en Los Angeles. En Hollywood traban amistad con actores como Charlie Chaplin y Greta Garbo y directores de cine como Cukor y Korda. En sus primeros años en Estados Unidos, escribe guiones para la industria cinematográfica (4). El mundo de Hollywood quedará retratado en su siguiente novela, Viejo muere el Cisne (After many a summer dies the swam, 1939).

Dos años mas tarde, publica una biografía, Eminencia Gris (Grey Eminence: a study in religion and politics – a biography of father Joseph, 1941) que familiariza al lector con la vida del padre José, principal consejero y emisario del Cardenal Richelieu en la Francia del siglo XVII. Con admirable capacidad de síntesis y de forma muy dinámica el autor va exponiendo la compleja historia europea que sirve de fondo a las actividades de este monje capuchino.

Ese año, 1941, a través de su amigo el escritor Christopher Isherwood se introduce de lleno en la literatura mística de la India, conoce a Swami Prabhavananda y La Sociedad Vendata de Los Angeles, e inicia una colaboración, que se prolongaría hasta 1960, en su revista bimensual Vendata and the west.

Foto Llano En 1942, los Huxley abandonan Los Angeles y se retiran a vivir a Llano, pequeña localidad californiana situada al borde del desierto de Mojave. Huxley amaba el desierto por su poder simbólico y le gustaba pasear por el. Sus lecturas y meditaciones en el desierto le llevan a escribir su siguiente novela, El Tiempo debe detenerse (Time must have a stop, 1944), inspirada en una de sus lecturas preferidas, El Libro Tibetano de los Muertos o Bardol Thödol; y una antología comentada de textos místicos de todos los tiempos, La Filosofía Perenne (The Perennial Philosophy, 1945).

Al concluir la guerra, el matrimonio abandona la soledad del desierto para instalarse en Wrightwood, un caserío situado en pleno bosque, en lo alto de la sierra que separa Los Angeles y Mojave y donde residen hasta 1949. Aquí escribe un pequeño volumen de ensayos, Ciencia, Libertad y Paz (Science, Liberty and Peace, 1946) y una narración breve, en forma de guión cinematográfico, Mono y Esencia (Ape and Essence, 1948).

En 1948 regresan a Europa visitando París, Roma y su antigua residencia en el sur de Francia. A su vuelta a Estados Unidos se trasladan, una vez mas, a una nueva casa con amplio jardín en King´s Road, en las afueras de Los Angeles.

Foto Huxley El año 1950 señala un alto en la labor literaria de Aldous. En primavera acude con Marie a Nueva York, donde se estrena la adaptación teatral de su cuento La Sonrisa de la Gioconda (The Gioconda Smile, 1948), y asisten a la boda de su hijo Matthew, antes de emprender un nuevo viaje a Europa. Ese verano visitan la pequeña ciudad francesa de Loudun, escenario de un singular caso acontecido en el siglo XVII, en el que un grupo de monjas son víctimas de una posesión demoniaca. Este hecho histórico le lleva a realizar un interesante estudio psicológico del mismo en una de sus obras más notables, Los Demonios de Loudun (The Devils of Loudun) publicada en 1952, en plena caza de brujas del senador McCarthy.

En enero de 1952, operan a Marie de un quiste maligno de mama, primera manifestación del cáncer que la devoraría en el transcurso de los tres años siguientes.

A partir de entonces se produce un notable cambio de actitud en Huxley, iniciándose un periodo de apariciones públicas constantes que en sus últimos años se producen a un ritmo vertiginoso. Así, son muchos y variados los visitantes recibidos en su casa, aparece en programas de radio o televisión y sobre todo empieza a dar conferencias en universidades americanas cada vez con mayor frecuencia.

En 1953, Aldous lee un artículo sobre el empleo de la mescalina en el tratamiento de la esquizofrenia y llevado por su interés conoce a uno de sus autores, el Dr. Humphry Osmond, con el que establecería una importante amistad. En la primavera de 1953, bajo la supervisión del Dr. Osmond y de su mujer, decide experimentar por sí mismo esta droga, ingiriendo cuatro decigramos de mescalina. Huxley describe esta primera experiencia con una sustancia psicodélica en un breve volumen, The Doors of Perception (Las Puertas de la Percepción, 1954) donde explica paso a paso las impresiones de aquel día.

Entre los años 1953 y 1963, experimentó una docena de veces con sustancias psicodélicas (mescalina, LSD y psilocibina) llevado por un interés de índole intelectual. En 1956 publica un segundo libro sobre estas drogas, Cielo e Infierno (Heaven and Hell), un libro que nos ofrece una amplia panorámica de la ciencia, el arte y la religión a base de pequeños esbozos.

En 1954 el matrimonio realiza un nuevo viaje a Europa. Para Marie, el viaje será su despedida de sus familiares pues tan solo le resta un año de vida. Primero viajan a Francia y de allí visitan Egipto, Líbano, Palestina, Chipre, Grecia y acaban regresando a la Italia de sus primeros años de matrimonio. De vuelta en California, Huxley da fin a una nueva novela, El Genio y la Diosa (The Genius and the Goddess, 1955).

A lo largo del invierno, la salud de Marie empeora aquejada de un cáncer de hígado y el 12 de Febrero de 1955, tras 35 años de matrimonio, muere en su casa acompañada hasta el último instante por su marido. (5)

Tras dos meses de soledad, el escritor emprende un largo viaje por carretera hacia Arizona, Texas, Florida, Carolina y finalmente Nueva York donde reanuda su vida con una actividad inusitada. Tras el verano, regresa a Los Angeles donde retorna a su vida habitual.

Foto Aldous y Laura El 19 de mayo de 1956, en Yuma, Arizona, contrae matrimonio con la violinista y psicoterapeuta italiana Laura Archera (6), cuya vitalidad y dinamismo serán un poderoso estímulo para las actividades emprendidas durante los últimos años de su vida. Poco después de casarse, se trasladan a una casa en una de las colinas de Hollywood.

Esos años publica dos nuevas colecciones de ensayos, Adonis y el Alfabeto (Adonis and the Alphabet, 1956) y Nueva visita a un Mundo Feliz (Brave New World Revisited, 1958) e inicia un periplo de largos viajes: Perú, Brasil (invitado por el gobierno de este país), Italia (donde emprende un ciclo de conferencias por diferentes ciudades), Inglaterra (donde visita a su familia), Suiza (asiste a las conferencias de Krisnamurti) y Dinamarca (invitado a un congreso de psicología aplicada) y finalmente, en 1961, regresa a la India para el centenario de Tagore en Nueva Delhi.

Pero los viajes mas significativos para Aldous en estos últimos años los realiza por Estados Unidos, de universidad en universidad, impartiendo conferencias y cursos: San Francisco, Stanford, Berkeley, Santa Bárbara, Massachusetts, Nueva York, etc.

El 12 de mayo de 1961, un incendio destruye completamente su casa en Hollywood, perdiendo todas sus pertenencias y recuerdos, a excepción de unos pocos objetos que logra recatar, entre los que se encuentra el violín de Laura (un Guarnieri construido en Cremona en 1707) y el manuscrito de su última novela, La Isla (Island, 1962), en la que llevaba trabajando cinco años. La Isla constituye una especie de testamento literario, donde el autor recrea un orden social que bien podría considerarse como la contraparte de Un Mundo Feliz.

En 1960 le habían diagnosticado un tumor en la lengua, que a base de radioterapia, logra contener durante dos años. A pesar de su extrema debilidad por los duros tratamientos, continua con los compromisos adquiridos impartiendo conferencias y asistiendo a congresos. Termina su último libro, Literatura y Ciencia (Literature and Science, 1963), publicado dos meses antes de su muerte y en el que trata de aproximar el mundo del arte y el de la ciencia. En 1963 asiste en Roma a un congreso mundial sobre agricultura y es recibido por el papa Juan XXIII, regresa a Estados Unidos a continuar con el tratamiento y con renovadas fuerzas viaja a Suecia donde asiste a la Academia Mundial de las Artes y las Ciencias. Ese verano lo pasa en Inglaterra con sus familiares y amigos.

El 22 de Noviembre de 1963, el mismo día del asesinato del presidente John F. Kennedy, muere a los sesenta y nueve años de edad, perdiendo el mundo una inteligencia excepcional. A su muerte, le fue leído al oído, según su propio deseo, El Libro Tibetano de los Muertos. Fue incinerado y sus cenizas fueron trasladadas ocho años más tarde a Inglaterra donde descansan junto con las de su familia.


Aldous Huxley tenía un saber enciclopédico fruto de una gran curiosidad intelectual. Era un hombre de ingenio incisivo y pensamiento abierto, que además de interesarse profundamente por el misticismo, también lo hizo por el mundo cotidiano y sus exigencias: la paz, la ciencia, la conservación de los recursos naturales, etc. Su mentalidad no aceptó nunca el juego gratuito de las ideas y en su pensamiento encontramos la necesidad de aportar al mundo una estructura útil.

Fuente:
http://personales.upv.es/jarnau

Rudy Spillman
http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

Muñeca


El tiempo, para ella, era una muñeca vestida de Dolce y Gabbana. Como una ausencia de sentido absoluto, donde sólo lo superficial cabía. Vestía la vida mientras la andaba en busca de algo que la sacase de esa agonía en que se había convertido tras ver que el mundo no paraba cada vez que ella lo necesitaba, y que, de repente, el sol seguía su curso a pesar de que ella se había anclado en la creencia o el deseo de que la luna ocupase la bóveda celeste con su palidez absoluta. Blanco inmaculado de Vittorio y Luchino. Blanco de bodas. Blanco satén. Blanco marchito. Todo negado desde que descubrió que la vida no era predecible. Todo acabado desde que aprendió que las personas, para ella, ya no eran un bálsamo sino un lastre que arrastra. Y ese deambular sin sentido le llevó al sentido mismo y notó el frío de la desesperanza, la aguja del dolor, la muerte tan cercana, el aliento de la soledad. Y vio. Miró la muñeca con cierto desdén y no pudo sino musitar un breve responso y declinar cualquier invitación que la vida pudiese hacerle y abandonar. Negro de Armani, como no podía ser de otra forma, para marchar. Negro azabache. Negro brillante. El adiós a una vida pintada de falsos colores pastel. Supo, por primera y última vez, que el final es el principio cuando no hay final. Supo, que es mejor marchar que deambular, cuando no hay razones para estar. Supo, que quedarse era morir y que, para eso, lo mejor era partir. Negro azabache. Brillante. Eterno. La luz, supo también, puede ser así.

Diego Jurado Lara



jueves, 26 de junio de 2008

Caminante Solitario, Prosa Queer

Caminante Solitario

Caminante dormido emprende misterioso vuelo; es mi corazón que en destiempo, se ha enamorado de tu sonrisa. Si sintieras como palpita al ver tu reflejo, se hincha de alegría, se mezcla con el deseo. Y es que eres el viento, que suave acaricia mi cuerpo y en madrugada fría, te pienso, me estremezco.

Tu anatomía recreo, en radiante y excitante sueño ¡hasta el amor ya te he hecho! cuanto te deseo.Eres esa canción, que mis labios han de pronunciar una y otra vez; eres pura ilusión, quererte menester, y en continua locura, sentir esta fortuna.

Navegante de la bruma, navegante solitario, temeroso a hacer su confesión, más te seguiré en silencio amando, con cautela esperando el momento oportuno, sentirme ya seguro que ha llegado la hora, de hacer esta confesión, decirte cuanto te quiero, cuanto te amo yo.

Soy un caminante solitario que vive con la añoranza de tu sonrisa; en mí andar vas, domeñas mi pensamiento, y mientras pasa el tiempo, mientras se decida mi sino, en mi corazón te llevo con grata alegría.

Cuando resulta dificil confesar tu sentimiento a ese chico compañero de escuela o de trabajo, que no sabe que eres homosexual, y tu no sabes si el relamente es heterosexual. (2005)

Autor: Francisco J. Cartagena Mendez
El Jimagua * Derechos Reservados

Blog Poetico del Jimagua: http://jimagua.blogspot.com

Poemario del Jimagua: "Vuelo en Libertad" http://www.lulu.com/content/2369184

miércoles, 25 de junio de 2008

TRATA DE NO FALLAR

Dicen, los que lo han sentido, que la pena mas grande que puede existir es la perdida de un hijo, yo tengo 3, sanos y activos, espero que no me toque sufrirlo, pero lo que si he vivido es la perdida de mi padre, los que tengan esta experiencia sabrán de lo que hablo.
Mi papa, se jubilo y se fue a vivir a otro país con mi mama, en ese lugar viven dos de mis hermanos, el resto (somos 8) vivimos dispersados en México, la noche que viajaron, fuimos mi hermana y yo, a dejarlos al aeropuerto, después de abrazos, besos, bendiciones y esas cosas, subieron al avión, en ese momento le dije a mi hermana que estaba seguro de que esta seria la ultima vez que los veríamos, ella solo lloro y me dijo que no estaba de acuerdo.
Para mantener a mi familia, tengo dos empleos, lo cual me mantiene lejos de m hogar todo el día, una noche, llego a mi casa, veo a mi mujer con los ojos llorosos, me ve, me abraza, gime y dice algo que no pude entender, la increpo desesperado y le pido que se calme, entonces escucho:
-Hablo tu mama….(silencio)…. Tu papa…..(otro silencio largísimo)…murió hace rato, abrazo, llanto, mis hijos no me habían visto llorar nunca, lloraron me abrazaron.
Que dolor tan fuerte, que pena tan grande, nada lo remedia, no se quita con nada, el cariño de mis hijos y el amor de mi mujer no bastaban para mitigarlo.
Continúa hablando (entre lágrimas y con la voz muy cortada)
-no te avise hace rato por que no quería que te pusieras mal y fueras a tener un accidente… no se que mas dijo… ya no la escuche.
Llegaron algunos familiares a llorar con nosotros, a acompañarme, también algunos amigos, entre todos ya era más fácil, que importante es que estén contigo, que te den su apoyo, no importa que no digan nada, solo verles y sentir que les molesta tu sufrimiento ayuda mucho.
Pero, ¿Dónde están los verdaderos amigos? Esos en los que siempre confiaste, si, esos, a los que siempre tendiste la mano, los que siempre te buscan por que saben que eres su amigo y estas para ellos en cualquier situación.
Volteas a la derecha y esta tu mujer y tus hijos; a la izquierda algunas personas que te tienen buena estima, incluso algún vecino que apenas conoces. Esta mi compadre, esta mi primo, mi tía, mi prima que hace dos meses sintió en su alma lo que me pasa ahora. Están mis compañeros de trabajo que no se, hasta la fecha, como se enteraron, mis hermanos al teléfono, mi madre desencajada, sin su compañero de tantos años, sola aun en medio de dos de sus hijos y cinco nietos, platicas que no se pueden sostener, llantos, gargantas anegadas. La mente hecha jirones por el torbellino de recuerdos, culpas, remordimientos. Y aquel comentario en la despedida martilla mi alma “estoy seguro de que esta será la ultima vez que los veré”.
Y de nuevo volteas y es entonces que notas la ausencia de la gente en la que te hubiera gustado apoyarte, no están, no vinieron, no se han enterado, pasas una terrible noche en un velorio sin el finado, sin la viuda, con tu dolor.
Extrañas exequias sin cadáver, no hay velas ni flores, solo un vacío terrible.
Pasan los días, van apareciendo los ausentes:
-Perdona, no tenia manera de ir a verte…..
-Discúlpame, no podía dejar a mis hijos solos…
-No fui por que a mi no me gustan esas cosas….
-Es que no hubiera resistido verte llorar…
Los miras sin verlos, los oyes sin escucharlos, y otra pena en tus hombros: no eres capaz de perdonarlos. A cada uno le podías haber respondido:
“Mil veces no tenias manera de ir a una fiesta y me pediste que fuera por ti o que te prestara dinero para un taxi”
“Cada reunión social de los sábados, dejas a tus hijos solos en tu casa solo procurando que no se acuesten sin cenar”
“Se que no te gustan esas cosas, a nadie le gustan, nadie va por gusto”
“Yo soy quien no entiende como resistió llorar tanto sin que estuvieras a mi lado”
Y cada pretexto se clava mas dentro de mi corazón herido, me hace mas profundo el dolor, quizá habría sido mejor que no explicaras nada, sin embargo, solo respondes: -No te preocupes, no hay problema y diciendo esto te sientes aun mas hipócrita que ellos, sabes que deberían preocuparse, que efectivamente hay problema, y grande, te fallaron, te traicionaron.
Es triste darse cuenta después de tantos años que realmente no todas las paredes son firmes, hay algunas feas, sin pintura, pero que no se han caído, algunas que casi nunca observas, pero que hoy las ves, están sosteniendo tu techo. ¿Y esas? Las mas bonitas, las que mas te habían gustado, cubiertas con tapiz y engalanadas con cuadros, si, esas, las preferidas. Esas… no aguantaron el temblor, se desplomaron, se hicieron polvo.
¿Qué aprendiste? Que hay que estar presente cuando alguien lo necesite, que hay que tratar de conocer mas al as personas que tienen acceso a tu alma o de plano restringir la entrada, también aprendí que el rencor se clava en tu cuerpo y no hay manera de desterrarlo aun que moleste vivir con el.

Ojo por ojo, diente por diente


He estado pensando cómo sería la aplicación de la antigua Ley del Talión, en una sociedad en la que en vez de relacionarnos a través de la violencia e intención de causar daño al prójimo lo hiciéramos con el solo deseo de transmitirle nuestro amor.

Claro, muchos me dirán que esta ley creada queriendo dar un sentido de justicia al daño físico causado por una persona a otra y que hoy es obsoleta, primitiva y rechazada por toda sociedad moderna, se haría doblemente innecesaria tratándose de repartir amor.

Pero lo cierto es que las tan mentadas sociedades de hoy hacen algo mucho más grave que la aplicación de esta ley tan vetusta e incivilizada, como lo es el daño físico y moral, hasta provocar la muerte, que infligen todos los días a miles y miles de seres inocentes que no han causado daño alguno a nadie.

Mis reflexiones no llevan como propósito actualizar o hacer vigente una ley que hoy no cabría en ninguna mente sana, antes bien intentan traer a la luz la hipocresía (o ignorancia por parte de muchos) en la que vivimos inmersos.

Muchos lectores volverán a sugerirme que mis pensamientos y deseos son utópicos. Es cierto. Pero también es cierto que se ha iniciado hace no mucho tiempo, un movimiento revolucionario trascendental en la energía cósmica, la que está sirviendo de base a una nueva comprensión y conocimiento de la verdad. En medio de este cambio que se avecina (del cual no soy el único que habla), estamos siendo espectadores del aumento masivo de la violencia y la injusticia en manos del hombre y paradójicamente acompañadas por reacciones de extrema agresión por parte de la Naturaleza misma, en proporciones de destrucción masiva sobre las que no se recuerdan antecedentes y que sin duda culminarán en una reacomodación nucleica de los átomos que conforman la eterna energía que somos con el Universo.

Finalmente, todo volverá a ser como es debido. Y el amor latirá en su estado más puro, sólo sentido, nunca obligado. Y cuando esto suceda, también diremos que antes era una utopía.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com


Ojo Por Ojo: La Ley del Talión

...Mas si hubiera muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Exodo 21: 23-25

Existe la idea generalizada que entre los judíos el concepto de justicia deriva de la consigna bíblica del "ojo por ojo, diente por diente" conocida como la Ley del Talión. Partiendo de esta premisa se justifica la imagen estereotipada del judío vengativo y revanchista que también ha sido aplicada con ligereza a las políticas del Estado de Israel en sus relaciones en un entorno básicamente hostil.

Una aproximación a los orígenes y a la evolución de dicho principio nos indica que por un lado estuvo enmarcado en un contexto histórico y cultural que compartían muchos otros pueblos que habitaban Medio Oriente, mientras que por el otro a lo largo de su trayectoria la legislación judía tuvo la habilidad de matizarlo para que no se tomara literalmente pero que continuara proyectando una noción de retribución equitativa por el delito cometido.

En efecto, la costumbre de castigar a los criminales con penas similares a las que hubieran cometido se desarrolló en la antigua Babilonia. El Código de Hamurabi (artículo 296-297) extremaba sus recomendaciones en casos por ejemplo de la muerte de un hijo menor, delito en el que el homicida no era castigado sino que se ultimaba al hijo de éste en compensación. Muchas de estas sociedades aplicaban literalmente la ley lo que daba como resultado prácticas muy crueles.

Posteriormente, en la antigua Judea la mutilación de un cuerpo era considerado un asunto privado ante el que las autoridades no podían dictaminar ningún castigo. El problema debía ser solucionado por las personas involucradas en esa cuestión. La "Ley del Talión" que exige un castigo igual al crimen cometido, se utilizaba como instrumento para ejercer una justicia personal con la que se sustituía la venganza arbitraria a través de una norma aparentemente imparcial y uniforme para todos.

Es un hecho que durante la época bíblica y postbíblica este tipo de castigos eran parte de la vida cotidiana. Más aún, en diversos versículos de la Torá (Pentateuco) se formula esta ley. Siglos después los sabios del Talmud (compendio de leyes), al analizar estos preceptos abolieron virtualmente la práctica del daño físico y lo reemplazaron por el pago monetario porque, finalmente la justicia del Talión era más aparente que real. Las partes del cuerpo de un hombre no son iguales a los de otro, con lo cual la equivalencia se da formalmente mas no en esencia.

En su evaluación los sabios del Talmud consideraron otros aspectos. Eventualmente la Ley del Talión podía significar la violación de la imparcialidad de la legislación judía con el riesgo inherente de excederse en el castigo. La extracción de un miembro por ejemplo, implicaba la pérdida de sangre y ponía en peligro la vida. Por ello el Talión resultaba impracticable e indefendible.

Fue así como la literatura rabínica legisló que el Talión debía interpretarse en el sentido de que el responsable tenía que pagar una indemnización económica en caso de mutilación o daño físico. Para ello, establecieron una escala de retribución en función del dolor físico ocasionado, la pérdida económica (en los casos en que no podían seguir trabajando), el costo de los medicamentos y curaciones, y del estigma que les producía la pérdida de un miembro.

Aunque la práctica física del Talión fue oficialmente prohibida por las autoridades rabínicas, el principio de retribución equitativa y justa ha sido reafirmado constantemente en la literatura judía. El espíritu de dicha ley ha quedado plasmado en frases talmúdicas como "con la vara que mides serás medido" o el conocido precepto del sabio Hillel que dice: "No hagas a otros lo que no quieres para ti". Estos conceptos que sirven de puntal a la convivencia y tolerancia entre los hombres, contrastan marcadamente con las connotaciones negativas que se le han imputado.

Bibliografía

Tomado de Tribuna Israelita

Fuente:

http://jinuj.net/articulos_ver.php?id=83

martes, 24 de junio de 2008

EL VISITANTE (7ª PARTE): La Conclusión - Juan Carlos Boíza López

visitante

Capítulo anterior

EL VISITANTE (7ª PARTE)

No sabría decir exactamente por qué, pero había algo en el tono de su voz cuando relataba su historia que me inquietaba profundamente. El leve temblor de sus manos y su mirada perdida en un terrible recuerdo que se negaba a abandonar su memoria, me parecían prueba suficiente de que aquel hombre, en apariencia mentalmente trastornado, era en realidad una persona afectada por un terrible sufrimiento, por un temor que contraía su mente y su alma.

Aunque se recuperó físicamente con gran rapidez, su mente se había vuelto frágil como el cristal. A penas era capaz de mantener una leve conversación coherente sin empezar a divagar y a proferir interminables frases sin sentido, repletas de nombres de dioses desconocidos y amenazadores. Cthulhu, Hastur, Azathoth, Yog-Shotot, Shub-Niggurath, Nyarlathothep y otros nombres, que soy incapaz de recordar, poblaban una jerigonza febril repleta de frases apocalípticas y amenazadoras.

Una noche acudí a su habitación y lo encontré mirando por la ventana hacia la oscuridad de la noche. Sus ojos brillaban como si acabase de llorar. Me miró fijamente y sonrió con amargura mientras susurraba “Ya viene a por mí”. Sentí un escalofrío recorrer mi columna vertebral y, sin saber muy bien por qué, me precipité hacia la ventana mirando con ansiedad al exterior.

Fuera había una noche perfecta, la luna brillaba en su plenitud iluminando con su pálida luz los bosques. No había nada amenazador y por un momento me sentí estúpido. Me volví hacia Wortingthon, que se había recostado en su cama con la mirada fija en la ventana ignorando por completo mi presencia. Cuando le vi allí quieto pensé que, quizá, después de todo, mis impresiones fuesen incorrectas y que, al final, tan sólo fuese un pobre diablo que había perdido la mente, refugiándose en extrañas alucinaciones. Abandoné la habitación dejándole con su mirada perdida en la profundidad de la noche. Ahora sé que nunca podré olvidar aquella mirada.

A la mañana siguiente Wortingthon no estaba en su habitación. En su cama aún podía verse la huella que había dejado su cuerpo, aún en la misma posición que yo le dejase. Casi como si se hubiese evaporado en el aire. De inmediato se organizó una partida de búsqueda por el bosque. Hombres y mujeres del pueblo, junto con la mayoría del personal de hospital exploraron las montañas en busca de su rastro, pero yo no fui con ellos.

Cuando vi la habitación mi mundo cambio por completo. Aunque para los demás pasó desapercibido, quizá porque sus sentidos se negaban a comprender la verdad, yo vi inmediatamente las extrañas huellas que bajaban por la ventana hasta llegar a la cama. Huellas alargadas, como si una extraña humedad hubiese resbalado por el marco y reptado hasta los pies del lecho donde estaba Wortingthon. Unos rastros mohosos en los que se distinguían extraños círculos, en los que creí adivinar la silueta de las monstruosas ventosas de un desproporcionado tentáculo. Pero a pesar de que aquellas huellas borrosas me llenaron de espanto, lo que de verdad me trastornaba el espíritu era imagina cómo aquel caos reptante había regresado por el mismo camino que había llegado, llevando consigo el cuerpo del infortunado Wortingthon y atravesando sin dificultad una ventana repleta de barrotes, como si su naturaleza fuese la de un fluido antinatural.

Después de aquello, decidí escribir todo lo sucedido a aquel pobre viajero que conocí en el hospital, como una catarsis que me sirviese para calmar mi espíritu y aceptar que, más allá de nuestro mundo ordenado, existe otro, cuya naturaleza es el caos y el horror, que acecha su oportunidad para volver a dominar un mundo que en tiempos pretérito fue suyo. Pero creo que no lo he conseguido, aún me estremezco cuando la luna ilumina la noche y sólo soy capaz de relajarme cuando la lluvia irrumpe en los cielos.

FIN

--------------------------------------------------------------------------------

Con este capítulo doy por terminado mi pequeño homenaje a H. P. Lovecraft, espero que os halla gustado. Si queréis leerlo desde el principio, podéis hacerlo mediante el siguiente enlace:

LEER DESDE EL PRIMER CAPÍTULO

lunes, 23 de junio de 2008

¿DONDE ESTAN MIS AMIGOS?

Los recuerda a todos: Iñaki, Sonia, Lupita, Jorge, con ellos compartí mis primeros juegos en el Kinder, después, Carlos, Máximo, Elvia, Magalit, Lety. Caro, Mandolín, José, en la primaria, y en el vecindario, risas, juegos, pleitos, travesuras, ja ja robar golosinas en la tienda de enfrente, bicicletas, pelotas, mojarnos en la calle, paseos divertidos y viajes a la playa, mas tarde, la secundaria, Luís, Enrique, Rene. Yadira, Lorena, Alberto, Jordy, Juan, Sergio, Mónica, Bárbara, Mayica, Raúl, rebeldía, bailes, mi primer beso…mi primera ves…
Luego: trágico cambio de residencia, a otra ciudad, “estaremos mejor, nos va a ir bien” ¿Y mis amigos? ¿Y mis primos? No me quiero ir, no conozco a nadie, no tengo ganas de ser el “nuevo en la escuela” “el nuevo en el vecindario”
Tristemente no fui escuchado, nos fuimos de mi ciudad, de mi seguridad, de lo que era mi mundo. 9 horas de carretera, lloramos la mitad del camino, el viaje en silencio, aun dolía la despedida de la noche anterior, aun fresca la bendición, anegada en lágrimas, de la abuelita antes de subir al coche. La preparatoria, ciudad nueva, gente nueva con acento distinto en un ambiente desconocido que era hostil para mi, desagradable, me encerré, solo a la escuela, no hablé con nadie. Tiempo desperdiciado, había nuevos amigos, gente nueva con otros sueños, Ignacio, Alejandro, Blanca, Sandra, Cintia, Beto, Gerardo, Angel, Alfonso, Blanca, Nely, Nancy.
Y luego la universidad; “¿Qué vas a estudiar?”…”tendrás que viajar a otra ciudad, en esta no existe esa carrera” Otro viaje, otro adiós.
Mas gente nueva, Juan José, Rene, Gustavo, Juan, Juanita, Patricio, Eduardo, Susana, Jazmín, Alejandro.
Después a trabajar, conocer otras personas, adultos, maduros, Jorge, Alonso, Miriam, Luz, Alain, Gerardo, en fin muchos mas
Ahora volteo hacia atrás para ver que me ha quedado de cada uno, para buscar en mis recuerdos sus sonrisas, sus juegos, sus bromas.
Ocasionalmente recibo noticias de alguno de ellos: “se caso fulano pero no con la que tu crees”,”perengano ya tiene otro hijo”, “ella le puso tu nombre a su hijo”, también noticias malas…. “Alonso se suicido; no resistió que Lety lo dejara; sus hijos son tus ahijados, ve a verlos”.
Después de los 40 me quedan pocos amigos y muchas memorias, mucha gente nueva en mi vida, otros que pasaron sin pena ni gloria, me quedo con los que ahora se que siempre estarán: Rene, Fabricio, Carlos, Gerson, Bety, Alejandra. Todos los que parece que me leen el pensamiento, los que saben lo que necesito antes de que lo solicite, los que lloran, ríen, caminan y viven conmigo…

MEDITACIÓN

EJERCICIO DE CONCENTRACIÓN (Parte I)


El siguiente es un sencillo ejercicio destinado a agudizar el poder de concentración de la mente, lo que nos llevará a vaciarla por completo de todo pensamiento durante el transcurso del mismo.

Primero debemos buscar un lugar confortable en la casa, donde sentarnos y sentirnos cómodos. Luego buscamos un punto lo más pequeño posible pero que nos permita verlo con claridad desde el lugar donde hemos decidido sentarnos. No será importante su forma ni color, mientras este punto sobresalga a nuestra percepción y se distinga por su contraste, con todo lo que lo rodea. Puede tratarse de la cabeza de un clavo en la pared (o una mancha), algo sobresaliente de un cuadro, fotografía u objeto cualquiera que forme parte de la decoración y que se encuentre frente a nosotros.

Vuelvo a repetir, es importante que el punto, mancha u objeto sea lo más pequeño posible, pero que nos llegue visualmente con completa claridad. Quien porte lentes, en esta etapa deberá utilizarlos a los efectos de recibir claramente la imagen del punto, mancha u objeto que hayamos elegido.

Una vez ubicados cómodamente en el asiento de nuestra elección lo único que debemos hacer es observar el objeto elegido. Solamente el objeto elegido, concentrando toda nuestra atención en él y con nuestra conciencia plena de estar observándolo. Es necesario "mirar" lo que estamos viendo y no solamente "verlo". Pondré un ejemplo para facilitar la comprensión de lo que intento explicar:

A veces vemos a una persona, o alguien nos ve a nosotros, con la vista "perdida". Nuestra mente se encuentra absorbida por algún pensamiento. Entonces ocurre que lo que en ese preciso momento se encuentra frente a nuestros ojos, no lo "vemos". Lo "miramos" pero no lo "vemos", porque "mirar" significa "ver con conciencia de que lo hacemos". Es decir, el sentido de la vista requiere de la ayuda de la mente (es por ello que a veces uno no recuerda lo que tenía unos segundos atrás frente a sus ojos). Nuestra mente tiene la capacidad, en forma simultánea, de prestar ayuda a nuestra visión, para no perder conciencia de lo que se está viendo; y a la misma vez abstraerse en algún pensamiento. Pero de esta manera pierde concentración en ambas dimensiones. Si ponemos énfasis en concentrarla en el afuera (nuestro objeto elegido para observar) estaremos impidiendo que piense.

Nótese además, que nuestra mente se encuentra imposibilitada de tener dos pensamientos en forma simultánea. Es por ello que a los niños que se asustan con malos pensamientos se les suele aconsejar "pensar en algo lindo, que les agrade mucho", puesto que un pensamiento desplazará al otro. No así, en el exterior, la mente podrá ser de ayuda a la visión concentrándose en varios puntos visuales a la misma vez.

Volviendo a nuestro ejercicio, notaremos que si logramos concentrar nuestra vista en el objeto, conscientes de que lo hacemos, nuestra mente estará también allí y por lo tanto se encontrará vacía de todo pensamiento. Esto nos traerá como efectos derivados, descanso a nuestra mente (funciona las 24 horas del día, aun durante el sueño) y relajación muscular en todo el cuerpo. También es probable que logre disminuir o hacer desaparecer (de manera temporaria), los temores, angustias, rabias, nerviosismos y demás estados de ánimo desagradables, debido a que todo estado de ánimo está sustentado y producido por nuestros pensamientos, aunque muchas veces no lo advirtamos por la rapidez con la que se produce el pensamiento en la mente y su consecuente reacción anímica. Pero no nos entusiasmemos demasiado, puesto que el éxito y duración de estas reacciones dependerá de nuestra capacidad para lograr una adecuada y profunda concentración. A la que deberemos, a medida que nos habituamos, ir agregándole otras técnicas de apoyo con las cuales podremos ir familiarizándonos según vayamos descubriendo con la práctica, cuál es el método más adecuado a nuestra mente y nuestro cuerpo.

Mientras tanto, comenzar la práctica de este ejercicio de concentración en nuestro objeto elegido, durante 10 minutos seguidos, cada vez (comenzar una vez por día e ir aumentando la cantidad de veces diarias a medida que se observan beneficios en los resultados), nos permitirá ir incursionando en el mundo del dominio de nuestra mente. El poder de la mente es enorme y desconocido en su mayor parte. Vivimos nuestras vidas acostumbrados a ser llevados de aquí para allá por nuestras mentes. Aprender a decidir nosotros mismos lo que deseamos de la misma y saber imponérselo redundará en una mejor calidad de vida. Una vez gocemos de salud mental completa, nos resultará muy sencillo contagiar nuestro cuerpo, pues ello sucederá en forma automática.

Para finalizar con esta primera parte de nuestro ejercicio de concentración, nótese que no resultará nada fácil en un principio, concentrar nuestra mente en el objeto elegido, más que algunos segundos. Será común y repetida la situación de tener la vista puesta en el mismo, pero nuestra mente llevándonos al pensamiento de turno, de acuerdo a su propia decisión. Pues de eso se trata. De cambiar los hábitos de nuestra mente y que comience a hacer lo que nosotros le dictaminamos. Es menester no alterar nuestros nervios ni desilusionarnos con el aparente fracaso, en un principio, de nuestros objetivos, puesto que de lo contrario, nos estaremos alejando aún más, de lo que deseamos lograr. Con paciencia, insistencia y perseverancia iremos logrando mantener nuestra mente libre de todo pensamiento por períodos cortos pero efectivos. Llegar al término de un minuto o algo más es lo ideal. Cada vez que notemos que nuestra mente nos ha llevado a sus pensamientos, no tenemos más que detener el ejercicio y comenzar de nuevo. Una y otra vez. Sin desestabilizarnos anímicamente. Y sin rendirnos a los designios de nuestra mente. Es importante entender que la tendencia consiste en perder la concentración. Si nos fuese tan sencillo mantenerla, no necesitaríamos del ejercicio. (Continuará...)

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com


SE DEJA EXPRESA CONSTANCIA QUE LOS CONSEJOS SUMINISTRADOS EN ESTE ARTÍCULO ESTÁN DESTINADOS AL PÚBLICO EN GENERAL Y DE NINGUNA MANERA EN FORMA INDIVIDUAL. CADA LECTOR ES ÚNICO Y ABSOLUTO RESPONSABLE DE SU DECISIÓN DE SEGUIR LOS MISMOS LUEGO DE VERIFICAR SU PROPIA SITUACIÓN Y ESTADO DE SALUD Y LA PREVIA CONSULTA CON EL PROFESIONAL FACULTATIVO.

El presente artículo contiene exclusivamente material informativo no debiendo ser interpretado como reemplazante de asesoramiento profesional alguno. Su contenido no presupone recomendación de tratamiento médico o alternativo de ninguna especie.

La entrepierna en la violeta oscuridad


Sólo humo se pasea por aquella pequeña sala. El humo y el neón no permiten que su rostro se dibuje en mis ojos y más allá de ellos. Es sólo humo denso y opaco. Humo de perdidos y de deseos incumplidos. Su piel es más blanca que todo gas. Se ve ella sin su rostro en medio de la violeta oscuridad. Suave. Delicada y tenue. Fiera en sus espasmos y audaz en sus manos. Se abre y se toca. Se abalanza y de pronto ese humo ya no separa su sonrisa de mi ilusión. Ella baila. Saluda de manos y besos a villanos y escondidos de sus miedos. Bebe de sus bolsillos. Bebe lo que le den y sonríe ante sus mentiras. Danza para ellos y transporta sus deseos. La miran y la tocan. La sienten y la compran. Ella une sus pies o los abre para ellos. Se somete y seduce. Mira a los ojos y parece por todo interesarse. Suma a su lista nuevas víctimas y lleva a su caja nuevos dineros. Es alta, delgada, blanca y algo callada. Sus piernas son largas y formadas. Nunca trae con ella un pantalón o una falda. Su vestimenta es el calzón y una tela que permita ver sus pechos. Cuelga de sus oídos perlas y alambres. De su cuello lo que sea que esté a tono. Siempre tiene frío y nunca deja de sonreír. Ella baila. Baila entre el humo y las bocinas. Baila y mueve su vida sobre la mía y la de miles más. Baila e invita a poseerla. A llevarla para ti y que cumpla tus cometidos. Ella baila y seduce. Ignora su pasión y entrega su cuerpo en virtud de la recompensa.
Las manos se tumban sobre el pantalón. Entran en los bolsillos. Caminan los pies llevando consigo una cabeza que sólo piensa en ella y en su piel de movediza dulzura. Las manos van a la cabeza y se tiñen de negro color para no dejar pensar. Esa piel también la desea, pero esa piel no sabe distinguir entre el sexo y el amor. Los ojos también se abren ¿Se puede uno enamorar de la soledad o del deseo? Tan sólo su cuerpo se ha de tener. Mas su corazón es marchito y así se ha construido. Ella entregó de sí algo más de lo que cuenta el dinero. Y mojó los muslos cubiertos de pantalones. Dijo en su oído que ese salto sobre su cuello tiene sólo un dueño. Y que el humo del privado no permite que desplace su corazón.
Y de nuevo él cierra sus ojos. Busca comprensión o arrojo. No tiene moral, pero ésta le persigue. Quiere su cuerpo y su compañía, pero no puede ver a ésta sin el humo de cabecera. Ahí los cuerpos no respiran. Sólo corren unos por el dolor y otras por el sudor. Unos se deslumbran y otras se llegan a jactar. No hay felicidad sin un cuerpo. Y él mantendría ese como suyo sobre un sillón. Saltaría por encima y atraparía sus manos. Vería sus ojos mientras se rozan sus labios. Ardería para tenerla y no dejarla ir. Se movería toda una vida si eso disipa los humos y la violeta oscuridad. La llevaría de la mano si eso sacara sus ropas y las convirtiera en invisibles vestidos.

Felicidad... ¿Felicidad?

Felicidad, felicidad, felicidad… ¿te tuve alguna vez? ¿Conocí de tus encantos? ¿Aún te sueño? ¿O ya sólo imploro no extrañarte más, porque no tengo tiempo? Felicidad, felicidad, felicidad… Ya imagino cómo ha de ser la felicidad. Colores varios, brillos ciegos, cánticos al amanecer y cuando el sol decide dormir. Saltos entre hojas grandes. Ecos en montañas de piedra, sal, nieve y agua. Vuelos de distintos extraños que sonríen de vida plena y olvido material. Felicidad, la tan buscada, la en extremo extrañada. Esa que rozó mi nariz y se posó sobre mis manos. Esa que dejé ir sin preguntar su nombre, sin abrazar su corazón. La felicidad, la felicidad. La única fuente de poder y la única vida ejemplar. La viuda misma, la muerte quizás. Esa felicidad. Esa que me hundió en las sábanas y me hizo despertar con dolores en el pecho. Esa que dejó crecer mi pelo. Esa que sacó pelos de mi rostro. Esa que cambió mi vestimenta, mi alimentación mi propia felicidad. La felicidad que transformó las comidas, cegó los juicios y detuvo los tiempos. ¿Y qué es la felicidad? ¿Desde hace cuánto que me persigue y yo le huyo? ¿O es que no quiero sus convicciones? Felicidad añorada. Imprescindible, magna. Cariñosa y veraz. Cómo no he de recordar tus caricias.Me río y reprimo. Me avergüenzo de esto. De haberte olvidado. De dejar tu pasión. Solía sentirte. Solía saber leer tus letras y escuchar tus palabras. Solía llevar los mensajes de tus amigos a los miembros de la tierra. Era una parte de tu camino. Caminaba contigo y caminaba hacia ti. Feliz era o quería serlo. Es era mi felicidad. Te tuve. Te quise y hoy te extraño. Yo quiero sentirte. Quiero saber de ti y de tus miedos. De ti y tus rumbos. De tu vida pasada y tus sueños futuros.Hoy golpeaste mi puerta. Derrumbaste mi pecho y me llevaste a pensar en tu cuerpo puro y hermoso. Recordé a tus animales. A tus aires y tus vientos. A tu mar que despertaba todos los días en mí distintas mañanas. Y qué feliz era de saber escuchar tus cánticos de bella felicidad. De poder guiñar un ojo con las rocas. De pedir en mi cerebro y sentir que lo hacía por fe en la humanidad. Cuánto aprendí de ti y hoy no te tengo. O quizás te tenga, pero más quiero de ti. Más como antes en los caminos de la libertad plena. Felicidad, felicidad, felicidad.Prometo tenerte conmigo de nuevo y romperle las piernas a la silla de la voluntad… Felicidad, si tanto he de recordarte, ¿me prestas tus viejos libros?

Las princesas de los café's

Ella baila en su caño y sube sus piernas. Sus manos bajan por el gélido tacto de aquel fálico aspecto artificial. Su cuerpo es para ese tubo y para la saliva de los que viven bajo el humo. Su barriga algo gastada. Su boca pintada a trazos. Sus ojos pintados como inocente reina descuidada. Seduce y baila. Enamora y realiza su pasión. Ciega los matrimonios y recorre las mentes promiscuas de los individuos after-office. Se extiende sola en su caño y sola en su vida. Inocente e incauta. Ignorante y aproblemada. Ella la del baile, la chica del café y de los pechos planos. La que baila lindo y hace lindos a los otros.Ellas y sus amigas. Las psicólogas de los perdidos. Las brujas y adivinas que sueñan con el príncipe solvente. Las hermanas de caridad. Las que prestan sus ropas y sus cuerpos. Las que cambian de colores como de sueños. Ellas las enamoradas. Las que enamoran a más de mil en sólo mil segundos. Las diablas y profesoras, las enfermeras y cantantes, las de cuero y las desnudas. Las chicas de los cafés que escuchan solo risas y lamentos. Patricia, Gianinna “la suelta” y la avezada Ignacia, la más pequeña de los privados y la más hermosa de los ojos pardos. La que no baila, sólo junta plata. Ella que viaja a Italia y desnuda sueña con estudiar.Grisselle. La más deseada. Ella la más buscada y cotizada. La inteligente y preciosa. La que baila en los pies de los ausentes. La del trasero de princesa y las caderas de mamá. La que busca su destino en la justicia, en los pasillos de las policías, en los uniformes y el orden de la moral angelical. La de los proyectos y no los sueños. La que hace amar sus certezas y sus osadías. Grisselle la mujer, mas no la niña. La madre y la amiga. La que seduce con su rostro y con su baile del estómago depilado.Nicole, Nicole Carla o Karla Nicole. La delgada diva y emperatriz de las sombras. La que saca los dientes y los billetes. La que sólo habla con quienes agrado irradian. La que no siente abominación. La que brilla en la oscuridad bajo el humo y la cerveza. La que respeta, estudia, sueña, planifica y cuenta de su vida. La de los pechos perfectos y largas piernas. La del privado mágico que honra mi ambición. La de las atenciones y bailes eróticos. La que hace suspirar y sólo querer escapar para no enamorar-se de su vida. La de la voz suave y pastosa. Ella el amor de los incautos y mi esposa virtual. La que tomo de la mano en las calles y saludo con un beso en la boca. La que hace temblar mi estómago y hace tiritar mi moral. Nicole y sus fluidos. Nicole y sus agresiones. Nicole y las confusiones que rozan más allá de mis rodillas. Ellas son princesas. Las más bellas y las más doctas. Las famosas que aman siempre y que todos aman, pero ninguno más que yo. Las que ocultan su vida y se disfrazan de día. Las que dan sus teléfonos y su amor. Las que caminan como si sólo ellas supieran por qué Dios las hizo hermosas. Las que donan su corazón al juego de las liviandades. Las princesas de los café’s. Las más audaces y las más capaces. Las que saltan de taco alto e incluso invitan a llorar. Las mujeres más sensibles y las más superficiales. Totales…

Manos que ayudan

El siguiente vídeo contiene todas sus explicaciones en idioma inglés. El texto a continuación es una traducción de los dichos contenidos en el mismo.


Monos entrenados para ayudar con sus manos y patas a personas que no pueden usar sus extremidades. El programa fue titulado: "Manos que ayudan". Una organización sin fines de lucro se encarga de preparar a los animales en lo que se ha dado en llamar "The Monkey College" (Academia Superior de Monos).

El mono aprende a sacar la comida del refrigerador, colocarla dentro del microondas y luego servirla al paciente. De esta misma manera, realiza todo tipo de actividades necesarias y que el enfermo se encuentra imposibilitado de realizar.

Toma siete años entrenar cada mono. Esto permite que el personal encargado de su adiestramiento pueda observar la personalidad del mono y adjudicarlo al cliente apropiado.

Cada animalito es diferente. El personal también se dedica a observar detenidamente qué es lo que cada mono disfruta más haciendo y es entregado en base a sus habilidades.

Jim Cesari, del Departamento de Rehabilitación del "Mount Sinai Medical Center", en U.S.A., considera que el método utilizado puede ayudar mucho a los pacientes con la espina dorsal afectada, aumentando la sensación de independencia y comenta que el compañerismo es una parte importante de la terapia.

Los pacientes pueden conservar estos animales por el término de 25 a 30 años, lo que significa 2 o 3 veces más que el tiempo de vida de un tradicional perro lazarillo.


Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

domingo, 22 de junio de 2008

GRAN VENDEDOR DE OBJETOS PRECIOSOS Y EXÓTICOS BUSCA UNA FORMA DE HUIR... DESESPERADAMENTE

Este relato de ciencia ficción es bastante humorístico ya que me ha sido totalmente imposible tomarme en serio la triste historia del peor vendedor interestelar que ha existido: Kebotj Muff y claro está su biounidad inteligente, un tal Loren dispuesto a insultar y a reirse de su compañero en vez de ayudarle...

GRAN VENDEDOR DE OBJETOS PRECIOSOS Y EXÓTICOS BUSCA UNA FORMA DE HUIR... DESESPERADAMENTE



Cuando veas a un muckli ten por seguro que tienes una plaga en tu nave
Cuando veas a más de dos mucklis vigila porque algo va muy mal en tu nave
Cuando veas a una gran cantidad de mucklis huye antes de que explote tu nave


Una pieza de metal cayó al suelo estrepitosamente añadiéndole un toque teatral a la escena. La pequeña estación privada del comerciante Faath estaba destrozada gracias a los corsarios los cuales habían sido incapaces de entender la sutileza de la diplomacia y mucho menos en qué consistía negociar. Era un desastre, un horror y todo gracias a su mala suerte ¿quién podía pensar que acabaría así? Lo habían secuestrado, obligado a colaborar en la compra de material prohibido y luego lo habían responsabilizado de las negociaciones con Faath. Si al menos le hubieran dejado un poco más de tiempo... pero claro ¿qué se podía esperar de unos brutos maleducados que sólo sabían gritar y disparar a bocajarro?
- ¿Porque todo ha acabado así?- se pregunto Kebtoj en voz alta.- Yo sólo buscaba trabajo ¡sólo eso!.- Sentándose en el suelo sin importarle que un corsario muerto estuviera a su lado mirándole con sus ojos vacíos, el vendedor trató de pasar desapercibido entre sus “compañeros” tal y como los llamaba el sr. Meck el único suficientemente inteligente como para liderar a esos patanes.- No tendría que haber abandonado Pinea, habría podido sobrevivir unas semanas más antes de que se me acabara la tarjeta monetaria y la Vigilante me expulsara definitivamente, no tendría que haberme dejado secuestrar...- (te recuerdo Muff que tú mismo dijiste que odiabas Pinea y que querías marcharte de allí lo antes posible, idiota). En un gesto instintivo el hombre se golpeó fuertemente la oreja derecha donde llevaba implantando el bioauricular sin pensar en el daño que se había hecho.
No tendría que haberse asociado con esa biounidad para que le ayudase en sus ventas, había sido una locura que ahora estaba pagando muy cara. “Estoy deseoso de empezar una carrera como vendedor profesional” le dijo, “quiero aprender” le suplicó tratando de convencerle “¡juntos haremos grandes cosas!” gritó cuando se unieron definitivamente - Maldito mentiroso- gruñó para sí el hombre.- No debí dejarme convencer, debería haberte dejado unido a ese imbécil que sólo vendía comida podrida... ¡tenías un contrato de tres años con ese tipo y le tuve que pagar una fortuna para compensar los daños que le causaría tu perdida! ¿Y para que? ¡Para que ahora te dediques a insultarme! ¡Me pones de los nervios! (¡Oye no te metas con Nisden! Él era un fracasado igual que tu, intenté relanzar mi carrera profesional uniéndome a ti y ya ves lo que he logrado... por si no lo sabías ser una biounidad sin blanca es duro “compañero” ni te imaginas la vida que me habría tocado vivir si no me hubieras rescatado...)

- ¡Quieres dejar este tono victimista maldito manipulador! ¡El fracasado eres tu! ¿Me entiendes? ¡Tu! - Los piratas se giraron al unísono sobresaltados por los gritos del mercader. Todos comentaban que estaba algo chiflado igual que su biounidad Loren. Sólo hacía falta ver la pareja que formaban: Kebtoj con esos harapos multicolores, cosidos a mano y parcheados sin ningún estilo ni gusto que realzaban su complexión delgada y enfermiza; En su brazo tenía una pequeña pantalla en la que había un rostro despectivo de ojos negros y nariz aguileña, no podía ser otro que Loren. Sólo con verlos uno podía deducir fácilmente porqué no eran buenos vendedores, nadie en su sano juicio confiaría en ellos y mucho menos en su mercancía.

(Mírales a la cara cobarde ¿no ves que se están riendo de ti en la cara? Estoy usando el canal privado para no decirlo en voz alta pero mira que eres patético, así no lograremos nada... realmente no sé que hago aquí con los años que llevo trabajando tendría que haber ganado suficiente dinero para trasladarme definitivamente a la red viva, concretamente en una zona residencial de lujo con una bonita casa, poco trabajo y un montón de chicas entre las que escoger... ¡tengo casi treinta años estoy envejeciendo!)

- No necesito escuchar tus fantasías Loren y tu promedio de vida es aproximadamente de cien años sino recuerdo mal, tendría que consultarlo en las normativas del consejo de regulación de nuevas formas de vida... además estás locamente enamorado de Adriana alguien de tu misma especie y que se dedica a... como era... a si, a ser una diplomática entre humanos y otras formas de vida- Muff sonrió para si sabiendo que Loren no le estaba mirando, Adriana era una buena chica, centrada y trabajadora. Era una buena influencia para su compañero.- Me pregunto qué pasaría si le enviase por un enlace de comunicación esta última conversación ¿qué opinaría sobre eso de escoger entre varias chicas?

(Chantajista, no te metas en mis asuntos privados. Ella y yo nos llevamos bien, ¡incluso estamos pensando en tener hijos! Dos para ser exactos...)

Kebtoj miró a Loren sonriendo, las normas éticas de los creadores de nuevas formas de vida tenían la obligación de crear criaturas inteligentes y autosuficientes en todos los sentidos incluida la posibilidad de tener hijos ¿cómo seria la progenie de Loren y Adriana? Esperaba que los pobres no heredasen el mal carácter de su padre ni su aspecto arrogante, mas bien lo mejor sería que no se parecieran a él en ningún aspecto. Eso sería lo mejor.

(... nuestro único problema es encontrar una pareja para ti, ninguno de los dos queremos dejar nuestro estilo de vida actual ni trasladarnos definitivamente a la red viva. Mi casa ya es un desastre por si misma y la que compartimos en la red es un cuchitril. No, a los dos nos gusta hacer de intermediarios y consejeros, así que la única solución es lograr que te unas a la mujer con la que está Adriana. No te asustes ella me ha dicho que es una mujer muy guapa y de tu misma especie, nada de escamas ni garras,¡oh Kebtoj deberías conocerla!)

- Primero arregla tu casa ¡Si no eres capaz de encontrar nada en esta biounidad a la que llamas hogar! ¡Y ni tan siquiera has ordenado nada desde la última juerga que hiciste con tus amigos! Recuerda que cuando te conectas a la red viva, tu casa se integra a ella... ¡y la porquería se traslada de un sitio a otro! ¿Cómo pretendes encontrar algo de lo que te pido en un espacio de tiempo razonable?

Algo avergonzado Loren miró hacia las pilas de cajas y porquería que le rodeaban y trató de ajustar la cámara para que sólo se viera un primer plano de su cara. Era odioso tener que reconocer que Kebtoj tenía razón así que prefirió cambiar de tema (no estamos hablando de mi desorden habitual, estaba hablando de la compañera de Adriana...)
- No trates de disimular Loren. Y en cuanto a tu insistencia, bastante tengo con tratar de aguantarte las veintiséis hars del día como para tener que conocer a la mujer con la que me quieres emparejar- (Siento disentir en un pequeño asunto “amigo” pero recuerda que te dejo diariamente diez horas para dormir y relajarte. Sólo es un pequeño apunte que creo que deberías tener en consideración)
- En eso no tienes razón y lo sabes. Más de la mitad del tiempo que me dejas “descansar” he de oírte hablar con Adriana a través del enlace ¿Cuantas veces te he dicho que no te olvides de cerrar la comunicación conmigo? ¿crees que en verdad me gusta? No quiero saber nada de todo lo que queréis hacer en la cama cuando estéis de vacaciones ¡Sois unos pervertidos! Podrías adecuar tu ciclo de sueño al mío ¡desconsiderado!
(¡Eh! Sin ofender Muff que yo he tenido que ser testigo de unos cuantos intentos mas bien patéticos de conquistar a una mujer de tu especie. ¡Eso si que es para morirse de risa!)
- Maldito metomentodo, ¿Porque no te vas con otro? A veces pienso que estás aquí sólo para torturarme. Un día cuando te vayas de paseo eliminaré mi conexión para que te quedes en la red viva sin ninguna unidad a la que ir, así que ya puedes estar callándote...- (Uuuh ¡qué miedo! Los dos sabemos que sin mi serías aún mas patético de lo que eres ¡por eso no pienso dejar que me abandones!)
-¡No te escucho!- gritó el mercader tratando de acallar a Loren- ¡Y para veas que puedo ignorarte...- el hombre miró al cadáver que tenía delante. El pecho le había explotado literalmente durante la batalla y ahora sólo quedaban un montón de vísceras esparcidas por el suelo. Lo único que se había salvado de la masacre era la cabeza y eso le permitía...-. Voy a explicarle cómo he llegado a esta situación a Dgevan! O al menos a lo que queda de él...

(No vas a poder esquivarme tan fácilmente vendedor ridículo y traidor que no sabe hacer otra cosa que perder dinero y lloriquear y...¿Muff? ¿Me estás escuchando?)

- En fin Dgevan te voy a explicar la historia de Kebtoj Muff, el comerciante con más mala suerte de todos los sectores conocidos... ahora verás porqué ¿Empezamos amigo?

(¡Él no es tu amigo listillo! ¡Si trató de matarte el primer día que subiste a bordo de esa cochambrosa nave a la que los piratas llaman hogar! Y luego va y te compadeces.. ¿sigues ignorándome? Muy bien ¡pienso demostrarte que eso es imposible! ¿Keb?)

Todo empezó cuando mi vieja nave aterrizó por última vez en la estación espacial de Pinea dejando tras de sí los restos del motor calcinado, la mitad del casco y toda la mercancía que había guardado cuidadosamente en la bodega con la esperanza de poder venderlo a buen precio. (Tanto como aterrizar... yo creo que se estrelló. En mi modesta opinión claro)
- ¡Se puede saber dónde le dieron el visto bueno para que ese trozo de chatarra navegara por el espacio!- Rojo de furia el técnico se abalanzó sobre mi sin apenas dejarme tiempo para salir corriendo de mi nave antes de que esta explotara. No es que eso fuera a pasar ya que se suponía que había multitud de sistemas de seguridad para evitarlo pero siempre era mejor prevenir... especialmente si tu medio de transporte no ha pasado las revisiones pertinentes desde hace mucho mucho tiempo.
- ¡Tardaremos días enteros para volver a poner en funcionamiento esta zona de aterrizaje! ¡Mire este desastre!
Obediente me giré para poder contemplar mi gran obra. Efectivamente aquello era peor de lo que cualquiera podía imaginar. El suelo tenía un profundo surco de metal fundido encima del cual se asentaba mi rechoncha nave emitiendo ruidos agónicos, esparcidos por todos los rincones de la sala había los restos de lo que una vez fue mi mercancía: Jarrones Veram del sector de Raedg fundidos, telas Gadianas ennegrecidas y por encima del olor a quemado una mezcla de esencias capaz de marear a cualquiera que no estuviera habituado. ¡El vendedor que me las había dado me aseguró que los recipientes eran irrompibles! Si claro, por eso todos los técnicos estaban tratando de ventilar la zona tratando de no aspirar en exceso el Afrodisíaco de Telar o la Tormenta de Yemjar.
(¿Te acuerdas de cómo reaccionó ese chico ante la esencia de Umlen? Cuando lo dejamos aún estaba confesando su amor a los restos de tu nave ¡Me habría gustado ver cómo los de seguridad trataron de alejarlo! Una unidad que estaba por allí me contó que fue divertidísimo, lástima que no se le ocurrió grabarlo para la posteridad)

- ¡Esto es un desastre! - me siguió gritando el técnico mientras su unidad gritaba a los demás operadores para que solucionaran el caos- ¡Le vamos a exprimir toda su tarjeta monetaria para pagar las reparaciones! ¿Quién se cree que es?
- Kebtoj Muff vendedor de objetos preciosos y exóticos para servirle- le respondí automáticamente tratando de ignorar al hombre.
- Muy bien rer Muff ¡voy a presentar una denuncia a la mismísima Vigilante de este sector! ¡Y también presentaré una queja formal a la liga planetaria de este mismo sector para que no le dejen acercarse a ninguno de sus planetas! ¡Y luego al servicio de acreditaciones de navegación de naves para que no le vuelvan a dejar volar en ninguna nave! Y después....
En esos instantes supe que lo mejor era salir corriendo de allí antes de que se le ocurriera llamar a seguridad por lo que busque la señal de “Salida” y me alejé lo más rápido posible de la zona catastrófica. Justo cuando atravesé la puerta una potente explosión bañó el lugar de un color azulado... ya sabía yo que aquel trasto era peligroso, había hecho bien en alejarme de allí a toda prisa además la la estación ya se ocuparía de buscarme y arruinarme. Precisamente de eso era de lo que no me tenía que preocupar.

(Te has olvidado de mencionar las tres jaulas que se rompieron y que dejaron sueltas a esas simpáticas criaturas...)

¡No interrumpas Loren! Lo que quiero explicar ahora, es el sitio en el que estaba cuando todo ocurrió. ¿Puedo continuar?

(¡Claro que si!)

La Vigilante del sector espacial Gaeis es conocida por ser una mujer malhablada, rebelde y modificada biológicamente para que pueda ver los futuros posibles. Cuentan que la liga planetaria de Gaeis ha intentado cohesionarse con la de los demás sectores para expulsarla de todas las maneras posibles y también dicen que el fracaso ha sido estrepitoso porque nadie se había imaginado que esas criaturas llamadas Vigilantes tuviesen tanto poder sobre las bases espaciales, su territorio. (Me encantan los rumores siempre dan un toque divertido a las historias. ¿Sabes cual es la última noticia que circula por el sistema de información? Parece ser que la embajadora Sgey no era tan casta ni religiosa como daba a entender, según el informador tiene fotografías que lo demuestran y...)

- No me interesan los rumores sobre la embajadora Loren además tu acceso está algo caducado, hace días que ha aparecido nueva información ¿donde estabas? ¿De vacaciones?
(Más bien preocupándome de la nueva plaga que hemos creado. Me están llegando noticias muy preocupantes sobre las criaturas que dejamos sueltas en Pinea, parece ser que se adaptan a todo y que se están propagando gracias a los viajes interestelares...)
A ver Loren cuando compramos esos mucklis nadie nos dijo que eran peligrosos, tú mismo insististe en comprarlos asegurando que los podríamos vender como mascotas en otros sectores. No podía salir nada bueno de aquello ¡tu lo sabías! Acababan de descubrir a esa nueva especie en un viaje de exploración desde la frontera del sector del Vigilante Raedg y aún no había pasado los controles pertinentes ¡mascotas peludas y tiernas dijiste! ¡Sólo existen tres ejemplares y nos los llevamos todos! Claro Loren, los bichos eran preciosos hasta que descubrimos que tenían tres patas en forma de garra, ojos pequeños de color negro y una maravillosa capacidad de emitir un chirrido horrible. Mascotas ¡mascotas! ¡Claro que su descubridor quería sacárselos de encima tan rápido y tan baratas! Esas cosas sólo somos capaces de comprarlas nosotros, los comerciantes más inútiles de todos los sectores conocidos.

(Eso dilo por ti listo, en mis bases de datos no encontré nada que indicase que eran peligrosos. ¡La culpa fue del control de nuevas especies! Fueron ellos los que dejaron entrar a ese explorador con esos tres mucklis, seguro que si hubiesen investigado un poco más, se habrían dado cuenta del peligro que representaban esas malditas bestezuelas)

Al menos no muerden ni tenemos ninguna constancia de que lo hayan hecho (al menos tenemos un consuelo, en la antigüedad cuentan que era habitual que en los medios de transporte hubiesen animales no deseados a bordo. Incluso creo que transmitían enfermedades) Eso Loren busca la forma de empeorar las cosas, creo que esta vez nos hemos superado.

(¿Te acuerdas cuando los mucklis empezaron a aparecer en Pinea? ¡Quién diría que se reproducen tan rápido!)

¡Esa si que fue buena! Esa señora ¿como se llamaba? Tenía un título importante, era de la alta sociedad de no se qué planeta (a mi no me preguntes, no se por dónde estará esa información ahora mismo, supongo que debajo de alguna de estas cajas.... o tal vez en esa pila de libros que tengo arrinconados en otra habitación...)

Tampoco importa mucho porque estoy seguro que por muchos títulos que tenga jamás olvidará el susto que se llevó cuando abrió la puerta de su alojamiento y un regimiento de mucklis se abalanzó sobre ella ¡si no hubiésemos estado tan ocupados ocultándonos no nos lo hubiésemos perdido! Claro que visto lo que sucedió después eso fue lo mejor ¿tu que crees Loren? (No me gusta reconocerlo pero tienes razón a los de seguridad no les fue demasiado difícil descubrir el origen de la nueva plaga que estaba asolando Pinea, fuimos los únicos mercaderes que estrellamos una nave y dispersamos nuestra mercancía por toda la estación, la verdad es que la Vigilante Leah se molestó un poco cuando llegó a la conclusión de que nosotros habíamos traído a los mucklis a su sector, creo que fue por eso que nos dio la opción de marcharnos con estos corsarios o salir sin protección por la escotilla más cercana)

¡Y además conseguimos algo increíble! Ni en mis peores pesadillas llegué a imaginarme que nos pudiesen dedicar tantos insultos en tan poco tiempo y por una vez fuimos afortunados, no nos expulsó de Pinea en persona porque no creo que hubiésemos podido salir con vida de ese atolladero... (seamos optimistas Leah tenía que sacarse dos problemas de encima; un éramos nosotros y otro eran los corsarios que habían venido solo para repostar si es que alguien se cree esa mentira. Por cierto amigo tengo grabado el discurso de la Vigilante tengo ganas de enseñárselo a Adriana ¡no se va a creer que por una vez en nuestra vida fuimos importantes! ¡Hemos llegado a llamar la atención de uno de los Vigilantes! ¡Hemos hablado con uno! Tal vez no tengamos tanta mala suerte como nos creíamos...)

En eso si que no se qué decirte, en tan sólo una semanas hemos logrado propagar una plaga de la que aún no saben cómo librarse porque los mucklis se esconden por todas partes y se alimentan de casi cualquier cosa, de paso hemos logrado que no nos quieran ver en todos los sectores conocidos y por si fuera poco ahora somos unos parias que colaboran con unos piratas y tratan de vender su mercancía robada.

(Yo creo que ha sido una temporada interesante. Ahora lo único que podríamos mejorar es en explicarles las sutilezas de las negociaciones a estos corsarios. Si un vendedor dice que mataría antes de comprar algo robado no deben tomárselo de forma literal. Supongo que es algo difícil de entender para ellos pero podríamos intentarlo ¿Te has fijado que ha sido la primera vez que nos estaban tomando en serio? ¡Ha sido nuestra primera cuasi venta con posibilidad de ganancias en vez de perdidas!)

¿Desde cuando eres optimista Loren? ¿Y cuando has decidido cambiar de opinión respecto a nuestro nuevo trabajo? Recuerdo perfectamente tus quejas y lamentaciones de cómo le explicarías a Adriana que ahora eras un pirata espacial y que no sabrías cuando te podría conectar a un enlace seguro para estar con ella en la red viva. ¡Espera! ¡No me digas que todo esto te está gustando! ¿Donde está mi biounidad ansiosa de emprender una carrera legítima? ¿Y desde cuando hablas conmigo sin insultarme ni pelearte conmigo? ¿Y qué se ha hecho de mi intento de explicar cómo hemos traído la mayor plaga de ratas espaciales a este.... bueno a este muerto?

(Detalles, detalles Keb. Seamos realistas ¿dónde sacaré más dinero para poder emprender una vida junto a Adriana? Con estos piratas. Al contrario que tu, tengo visión de futuro y creo que por fin hemos encontrado algo en lo que no somos... no eres tan inútil como parecía ¡A partir de ahora seremos corsarios! ¡Dispuestos a vender cualquier cosa a cualquier precio!)

Menos mucklis, eso si que no. No pienso volver a comprar cualquier organismo vivo que pueda servir como posible mascota, definitivamente ese campo no es el mío ¿que opinas?

(Tampoco es el mío. Al igual que tu pienso dedicarme a tratar de vender cualquier cosa a la que no se la pueda considerar viva de ninguna manera. ¡Ni tan siquiera me pienso acercar a cualquier forma de vida vegetal! Sólo por si acaso claro)

Un terrible grito interrumpió la conversación silenciosa entre Loren y Kebtoj. Asustados los piratas que hasta hacía bien poco estaban saqueando la pequeña base espacial se apelotonaron en un rincón tratando de apartarse todo lo posible de un pequeño grupo de mucklis. Mirándose fijamente los dos comerciantes no pudieron evitar soltar una carcajada ¡la historia de los viajes interestelares había cambiado para siempre!