Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Devoradme dijo el joven

Devoradme dijo el joven.

Devoradme dijo el joven entre hormonas revueltas.
¡Devoradme como devoran las fieras a sus presas!
Sin contemplación hazme todo tuyo dijo,
y el sudor que brote de la piel ardiente, saborea.

La luna es testigo y mil estrellas nos incendian.
Une tu pecho al mío, y une correa con correa,
une tu escurridiza lengua con mi lengua,
y dame un beso de esos que no se olvidan.

Que este momento es solo del deseo,
y quiero sentir en mi boca tu saliva.
Desgarra la ropa para admirarte el pecho,
para sentirte en radiante placer exquisito.

Deseo sentirte dentro de mi, amado mío,
y en tu movimiento te siento, me estremezco,
lo refleja el dolor en placer y un leve gemido,
lo refleja mi cara alegre y tímida sonrisa.

Cambiamos de acto y mi lengua sin prisa,
recorre tu cuello, bajando por tu suave pecho.
Ahora te devoro tu suave y depilada vejiga
y en mi boca introduces tú erecto miembro.

Deseas más y como fiera me agarras por el pelo,
¡déjame sin garganta, que me gusta ver en tu rostro!
el exuberante placer que en ti yo incremento,
pero ahora, déjame con furor ponerte de espaldas.
Me siento dentro de ti, y aprietas la almohada.
Pides más, gritas por más, y aquí estoy;
aquí estamos, creadores del placer en la tarde,
en la noche o en un claro y bello alba.
No existe el tiempo al hacer el amor mi amado.
Caminemos juntos por una bella playa,
de la mano y con el corazón en uno solo,
Que si el deseo regresa, le revivimos
en la arena o en el agua.

Devoradme dijo el joven ahora experimentado,
y de aquella primera vez va seducido.
Va con su hombre entre el amor bravío,
viviendo su historia en el deseo sembrado.

El miedo a amar, no es parte de quien va amando.

Autor: Francisco J. Cartagena Méndez
El Jimagua * Derechos Reservados

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Vas de mal en peor chaval. No me extraña que cada vez haya menos lectores. Ya sé que hay gustos para todos, pero lo tuyo es grave. Cada vez hay menos calidad aquí. Y el últimi, el tal Lain, corrige antes de publicar. ¡Puntuación! Cada vez entro menos, porque cuando lo hago es para llorar. Una lástima, porque no estaba muy mal al principio.

Octavio Ponzanelli Ruiz dijo...

No hagas caso de esos comentarios faltos de valor civil creo que todos somos libres de expresarnos como nos venga en gana y esas “criticas” anónimas, desde mi punto de vista, mas que contribuir en algo, solo consiguen ser un fastidio, repito, todos podemos expresar lo que nos parezca, pero al menos tengamos el valor de dar la cara. ¿Por qué esconderse?

Si algo te gusta, o no te gusta; eres libre e decirlo, mas o menos tengo idea de quien hace esos comentarios, en una ocasión una “dama” publico un cometario (anónimo) hablando de la mala ortografía que hay en el blog, y el mismo día, apareció un mensaje casualmente muy parecido al anónimo pero dentro de los comentarios internos que nos llegan al mail, es mucha coincidencia.

Amigo, de nuevo, ignora esos cometarios, a mí, la verdad, me ha gustado lo que escribiste

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Carlos dijo...

Por primera vez en lo que lleva de existencia este blog, me he visto en la obligación de suprimir un comentario, cosa que no me ha gustado en absoluto.

Quiro dejar bien claro que todo el mundo es libre de expresar sus opiniones sobre los artículos publicados por los escritores, sean estas las que sean, y que esto puede hacerse incluso de forma anónima. Pero lo que no voy a consentir son insultos ni faltas de respeto de ningún tipo.

Respecto al usuario que, aprovechándose de su anonimato, ha hecho los comentarios despectivos e insultantes que me he visto obligado a retirar, sólo quiero decirle que, si no le gusta lo que aquí se publica, siempre es libre de visitar otras páginas más afines con sus estrechas miras morales.

Un saludo,
Juan Carlos

Anónimo dijo...

En respuesta al comentario de Juan carlos, quiero decir lo siguiente:
Si uno tiene un blog personal es lógico que escriba en él lo que le de la gana, porque sólo el dueño es responsable de lo que allí aparezca, pero debemos reconocer que este blog es de todos y al mismo tiempo no es de nadie, y no considero justo que un homosexual lo tome como un mecanismo de propagación de sus tendencias sexuales y aberrantes sin el consentimiento de los demás miembros del glog. Todos los que allí escriben no son gay y no puede primar ese sentimiento

Octavio Ponzanelli Ruiz dijo...

Amigo (¿o amiga?) sin rostro y sin nombre: Estoy de acuerdo con tu afirmación de que esto no es un blog homosexual, pero tampoco es exclusivo para heterosexuales y mucho menos es un sitio homofóbico. Te recomiendo que salgas a la calle, veas películas, leas periódicos y revistas, incluso libros de autores galardonados. ¿Sabes? La homosexualidad existe, es parte de nuestra sociedad, parte de nuestra vida, te aconsejo que te quites ese velo que te hace vivir una utopía y te des cuenta de la realidad que se vive en el presente. Si, a pesar de ti, hay homosexuales, muchos, pero para que estés mas intranquilo(a), también hay narcotraficantes, pedófilos, asesinos y delincuentes de mil variedades y según parece eso no te molesta, estas mas preocupado(a) por las preferencias sexuales de los demás que por la basura con la que convivimos. ¿Que haces para evitar las hambres? ¿Qué haces para ayudar a “tu” prójimo?
Estoy de acuerdo con tu opinión, de que el texto es muy agresivo, pero parafraseando a Juan Carlos: somos libres de expresarnos.
No estás viendo hasta el horizonte, habemos muchas personas que opinamos diferente que tu y por mucho que te cueste entenderlo, vivimos una moral diferente. No soy homosexual, por si querías preguntarlo, tampoco defensor de homosexuales, solo vivo mi vida respetando a los demás y exigiendo respeto para mí. Intenta hacerlo y te evitaras muchos disgustos.
Realmente es increíble que actualmente existan personas con una mentalidad tan limitada.

Anónimo dijo...

Señor
Octavio:
En primer lugar he tomado la determinación de no identificarme en estos comentarios porque me siento ridículo discutir con homosexuales, muchos de ellos tan equivocados que tratan de hacerle creer al mudo que esa enfermedad es una virtud.
Tengo entendido que usted se sentiría tranquilo que un criminal o un violador y asesino de niños llegara a este blog a cantar a los cuatro vientos todos sus crímenes. Si eso ocurre y uno lo aplaude como lo podría hacer usted, se convierte en un cómplice de una conducta que puede ser catalogada como repugnante

Juan Carlos dijo...

Aunque me siento tentado de volver a borrar tu último comentario "Anónimo", no lo voy a hacer porque con ellos has coseguido descalificar tus argumentos por ti mismo.

Para tu información, en nuestro blog no se permite la violencia extrema ni el sexo explícito, (aunque hay que reconocer que este poema ha bordeado este límite(, para evitar molestar la sensibilidad de algunos lectores.

Sin embargo, las ideas que más nos repugnan y que realmente nos molestaría aplaudir o fomentar, son la intransigencia y la discriminación de cualquier persona por su ideología, raza, religión u opción sexual. Y eso, por supuesto, incluye a las obras y autores de este blog.

Anónimo dijo...

Gracias Juan Carlos. Doy por terminado este asunto; y ojalá, todos los escritores de este blog tengan presente lo que usted acaba de decir en su último comentario

Octavio Ponzanelli Ruiz the black charro dijo...

Humildemente pido disculpas a todos por haber protagonizado este bochornoso enfrentamiento, no ha sido agradable para nadie.
“Anónimo” no estoy en este blog para hacer enemigos, todo lo contrario, además de hacer amigos, mi intención siempre fue leer lo que aquí se escribe y aprender de lo que leo en este sitio, siempre me había funcionado, me dejé llevar y perdí el control.
Especialmente a ti Juan Carlos, una disculpa por haberte obligado (sin quererlo) a estar en medio de este enfadoso huracán.