Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 6 de julio de 2008

FUEGO AZUL


Te da un abrazo tan apretado que entiendes su intención de formar un solo cuerpo tratando de fundir los físicos, así, como están amalgamados los espíritus desde hace años, ahora no necesitan contar los pétalos de una margarita. Juntan sus labios y el calor y la humedad que emanan genera un ambiente erótico que te saca de ti, sus manos recorren tu cuerpo dejando a su paso una estela eléctrica que casi es visible, se besan, comparten sus sabores, su nariz en la tuya y tu lengua bailando con la suya, los ojos entrecerrados, escuchas su respiración agitada, sientes la humedad de su boca en tu cuello, acaricias su cabello, te aprieta mas en ese abrazo, sientes un delicioso mareo, te retiras para ver su rostro, hermoso, radiante, con una mirada tierna y los labios separados con un gesto que pretende ser una sonrisa, la cabeza hacia atrás con esa actitud de cederte el control, besas, acaricias, aprietas, ocupas todo el sentimiento que hay en un ser pensante, analizas cada movimiento con el único fin de pasarla bien, tu prioridad es que lo disfruten, que esta vez sea especial, que la recuerden siempre.
Te desabotona la ropa, ya estas con el alma desnuda, ahora quiere sentir tu piel, jadean, dificultosamente se desvisten, movimientos torpes por la prisa, te embriaga su aroma, no quieres perder el control pero te rindes, te dejas llevar.
Ahora sientes su piel en la tuya, no queda un milímetro de de sus cuerpos sin haber sido conquistado por el tacto del otro, las palabras suenan a lamentos, lo que digan ahora no es importante.
¿Te entregas o te pierdes? Ya no eres el humano actuando por sentimientos, de pronto te ves como el animal impulsado por instinto, sus cuerpos están listos, ansiosos por continuar, ahora los besos son casi mordidas, las caricias son casi pellizcos, casi duelen o quizá duelen con ese dolor agradable.
¿Qué sigue? Llegar al cielo, besos, cadencia, corazones enloquecidos, miradas perdidas, sonidos guturales, sincronía de cuerpos y almas.
Fijas tu mirada y lo que ves te altera, sus ojos casi cerrados, su labio inferior entre sus dientes, la espalda arqueada y el cuello estirado hacia atrás, respira muy profundo, sus brazos convulsionan, suspiros, pierdes el ritmo, te desconectas por momentos, solo para prolongar el amor, no te dice nada, solo te regala una mirada, te besa, te aprieta a su cuerpo, respira en tu oído, su nariz juega en tu pecho. De nuevo a conjugarse, a coordinar los cuerpos, sudor, movimientos desesperados, un sonido suave que pretendía ser un grito, te aprieta con todas sus fuerzas, sus dedos en tu cabello ya lastiman.
Una explosión, los ilumina un fuego azul, estrellas de colores no te dejan ver. Se tensan todos los músculos, movimientos involuntarios, tus manos casi atraviesan su piel, su cabeza gira sin control de un lado al otro como si fuera a separarse de sus hombros, mucha humedad, muchos aromas, mucha confusión, mucha pasión, hielo en la espalda y lumbre en el pecho… silencio.Ahora se relajan, pareciera que se desmayan, quedan tendidos uno al lado del otro, tu brazo bajo su cuello y su rodilla en tu muslo, se ven, tratan de sonreírse, solo respiran, ocupan la fuerza que resta para seguir sintiéndose. Quedan sumergidos en un sentimiento como de paz, se normaliza la respiración, despacio, poco a poco, sin ninguna prisa, no importa cuanto tiempo ha pasado, ahora solo son ustedes, desnudos, agotados, enamorados.


octavioponzanelli@gmail.com

7 comentarios:

Diego Jurado Lara dijo...

A eso me refería, Octavio.
Un saludo.

Florencia Moragas dijo...

Me ha gustado Octavio.

Octavio Ponzanelli Ruiz dijo...

FLORECNIA; DIEGO (PRIMERO LAS DAMAS) NO TENGO MANERA DE AGRADECER EL TIEMPO QUE SE TOMAN EN LEER LO QUE YO ESCRIBO Y ADEMAS LA MOLESTIA DE ESCRIBIR UN COMENTARIO. NO SE QUE DECIR, SOLO "GRACIAS"

Diego Jurado Lara dijo...

Gracias a ti, Ocatavio, por escribir y estar ahí, leer lo que escribimos etc.
Un placer.

Anónimo dijo...

BUENO, ¿NO HAY ALGO MENSO SEXUAL?
ESTO CASI DA ASCO

LA TERRORISTA LITERARIA

Octavio Ponzanelli Ruiz dijo...

Comentario fuerte, pero lo recibo de buena gana, siempre supe que no seria del agrado de todos, igualmente, agradezco el tiempo que ocupaste en leerlo y en postear. Solo una cosa: Me hubiera gustado que firmaras con tu nombre, no tienes que esconderte

Anónimo dijo...

Esto es lamentable. Ahora resulta que suplantan mi identidad para criticar un escrito. Es el colmo. Yo jamás escribiría eso. ¡Qué desfachatez! Por cierto plagiador de seudónimos, yo nunca escribo con mayúsculas.
De cualquier forma cuida las faltas y la sintaxis, deja mucho que desear.
Y, Octavio, lo de menos es el anonimato.

La terrorista literaria