Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 7 de julio de 2008

Causando daño al daño


¿Qué significa dañar? Existen palabras como ésta que nos suenan siempre a algo malo. Pero en realidad no siempre sucede así. A veces es bueno poder dañar. ¡Qué mal suena la expresión! ¿verdad? Pero dañar es causar algún perjuicio, destruir... y hay tantas cosas en este mundo que sería bueno poder destruir. O poder causarles algún daño para que no pudieran funcionar. Y esto vale asimismo para las personas. Imaginemos por un momento, poder causar el daño de privar de la libertad a todos aquellos seres que desenvolviendo su despótico poder, se apoderan de las vidas y libertades de tantos millones de otros seres, cuyo único delito ha sido nacer y vivir en las comunidades por ellos dominadas.

La palabra puede ser aplicada tanto a las personas y cualquier otro ser vivo, como a las cosas. Entre las primeras, nos solemos causar daños tanto físicos, como morales. No así, los objetos sólo podrán sufrir un daño en su estructura física, ya sea con la única posibilidad de dañar su masa, si se tratara, por ejemplo, de una piedra, o también su mecanismo interno, como en el caso de cualquier aparato electrónico, entre otros tantos objetos. No siempre será el ser humano el causante de daño. Como todos sabemos, lo suelen causar toda especie de otros seres vivos, también los causan las cosas y la propia Naturaleza, por medio de las llamadas "leyes de fuerza mayor". Con excepción de estos últimos casos, en todos los demás, el daño puede ser causado con o sin intención.

Fijémonos hasta qué punto asimilamos equivocadamente este corto vocablo con la maldad, que en más de una oportunidad habremos escuchado decir: "le gusta causar daño" para describir la maldad de una persona.

Sin embargo, ¿quien osaría tildar de malvado al acto de causar daño a todos los poderosos armamentos de las grandes potencias del mundo? Antes bien, estaría cometiendo un acto de bondad sublime en pro de nuestra propia subsistencia y la de todos los que habitan este bendito planeta.

Rudy Spillman

http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com

2 comentarios:

Florencia Moragas dijo...

Ja, ja. Perdona que me ría. Iba leyendo concentrada y bastante poseída por lo que leía. Todo me sonaba familar y aseguraba en mi interior que se debía a la similitud en cuanto al pensamiento. Estaba de acuerdo mi "yo" con lo que leía.
Pero al acabar la lectura me encuentro con el autor. Ahí me reí, al ver que era Rudy Spillman. Comprendí que más allá del acuerdo, la lectura me resultaba familar.
Un saludo a los integrantes de escritoresclub.
Flor

Rudy Spillman dijo...

Con haberte sacado una sonrisa me doy por satisfecho.
Un abrazo, amiga.
Rudy