Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 3 de febrero de 2008

Amazon toma voz


Amazon se ha hecho con Audible, un portal de audiolibros con más de 40.000 títulos. Es de esperar que la colección se amplíe con el catálogo del gigante norteamericano.

La importancia de esta notable adquisición me lleva, una vez más, a reflexionar sobre el futuro del soporte de los libros. No creo que el libro tradicional vaya a desaparecer, al menos no a medio plazo. Pero sí se va a diversificar. Así, cada tipo de lector tendrá un soporte que se ajuste a sus necesidades: dispositivos móviles con pantallas enrollables de tinta digital, reproductores de MP3 (espero que en el futuro, también de OGG), y otros que todavía están por inventar. Por supuesto, siempre quedará el lector clásico que gusta de las buenas ediciones, que se sienta en el sofá y se deleita en las tipografías y en el olor de las páginas gastadas por el uso. De hecho, no creo que sea incompatible escuchar, o leer en el móvil, cierto tipo de libros mientras vamos de un lado para otro, con la sana costumbre de abrir un volumen antiguo y perderse literalmente en sus páginas.

Ahora bien, los audiolibros tiene un par de desventajas. En primer lugar dependen del idioma. Podemos no dominar el inglés, o simplemente preferir el español para escuchar los libros. En segundo lugar, y de manera muy subjetiva, ¿nos gustará la voz que nos lee el libro, o estropeará irremediablemente una buena obra?


Enlaces relacionados

2 comentarios:

boirina dijo...

Un pequeño comentario, esta vez como usuaria habitual de libros en audio. Suelo escucharlo en condiciones puntuales, porque soy de las que prefiere el formato tradicional. Sin embargo son muy útiles para esas ocasiones en las que se tienen las manos ocupadas en otras cosas y esas cosas no exigen una actividad mental profunda, como cuando en una receta pone “remover constantemente hasta que las yemas hayan doblado su tamaño”, por ejemplo, o cuando una está pegando todas las piezas de un kusudama. También me resultan útiles cuando estoy haciendo ejercicio, cuando voy a pasear, o cuando voy en transporte público. Pero, sobre todo, me resultan muy cómodos a la hora de dormir. Yo soy de las que se va a la cama con un libro, pero en audio.

En cuanto a los temas que planteas... dependen del idioma, evidentemente, como los libros tradicionales. Yo normalmente consumo libros en audio en inglés, y para mí es una buena manera de mantener mi inglés más o menos en forma.

La producción editorial en audio en los países de habla inglesa está muy cuidada y muchas veces los libros son leídos por actores (recuerdo un Harry Potter leído por Stephen Fry), algunas veces por sus autores, y siempre por locutores profesionales. Aunque en España nos parezca algo casi imposible, en otras partes del mundo hay gente que se gana la vida muy bien leyendo libros en voz alta. También suele haber dos versiones de cada libro, una abreviada y otra completa.

Eso de que un determinado lector me haya “destrozado” un libro en audio hasta el punto de tener que dejarlo a mí no me ha pasado. Lo que sí me ha pasado ha sido dejar un libro porque la voz no era de persona sino artificial, y ese libro era en castellano. Lamentablemente la mayoría de los libros en audio en castellano que he encontrado tenían voces artificiales. El problema no es que la voz sea desagradable, ni mucho menos. El problema es de falta de expresividad y de que se notan unas pausas brevísimas a final de línea que le restan fluidez al texto.

Eso sí, creo que los libros en audio tienen dos mercados claros. Por una parte, las personas que por lo que sea no pueden leer, y por otra parte, los lectores empedernidos. Me da la impresión de que en los países de habla hispana no hemos sabido aprovechar el segundo mercado y que los pocos libros hablados que se producen están dirigidos a las personas con discapacidades y ni siquiera se ofrecen al público en general.

Eduardo Martos Gómez dijo...

Creo que tienes bastante razón, y te agradezco que hayas intervenido para aportar tu experiencia. Yo no soy un consumidor habitual de audiolibros, por lo que mi opinión se basa, fundamentalmente, en suposiciones.

Cuando hablo del idioma, me refiero a que Audible, que yo sepa, no produce, de momento, libros en español. Y no será porque no hay lectores. Supongo que se debe, como dices, a que no somos un mercado predispuesto.

Por cierto, ¿dónde compras o descargas tus audiolibros? ¿Los escuchas en un MP3, en un iPod...?

Un saludo ;).