Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Una Navidad diferente


Todos nos hinchamos a ver en televisión esas navidades cargadas de nieve, de abrigos polares y muñecos a la puerta de las casas con una graciosa mueca y una bufanda enrollada.
Pero no todas son así, y aunque supongo que ya todos lo sabéis, también creo que los que las vivimos de una manera distinta, sabemos que en muchos otros lugares son con nieve y no por ello año tras año, navidad tras navidad, dejan de recordárnoslo.
(Aún no he visto una peli que se desarrolle en unas navidades tropicales y con sol.)

Se que algunos de vosotros sois argentinos y de otros puntos de Sudamérica, si no creo recordar mal, allí el invierno no coincide con el de Europa, (si me lo aclaráis os lo agradezco.)
Lo que quiero decir es que, me resulta cómico ver como lugares con climas totalmente diferentes a los de territorios fríos, hemos ido copiando y haciendo nuestras tradiciones que realmente no nos corresponden. Será cosa de la globalización.

Yo personalmente vivo en Canarias, para los que no las conozcáis, son unas islas que pertenecen a España pero que físicamente están más próximas al continente africano. Aquí no suele nevar, exceptuando en el Teide montaña más alta de todo el territorio español con 3.718 metros. De resto, si acaso 1 día cada un par de años, nieva algo en las cotas más altas de sus islas más montañosas. Es todo un acontecimiento y las colas de coches para ir a ver la nieve son inmensas. Como niños, todos los que nunca la han visto con anterioridad, suben e intentan imitar lo que tantas veces han visto en televisión a pesar de ser una nieva de baja calidad y más cercana al hielo que a un suave manto blanco.
Quitando estas raras excepciones, es fácil acudir a la playa en diciembre, puesto que los meses más fríos suelen ser enero y febrero. Y aún así, vemos como nuestras tiendas se llenan de productos de temporada de invierno y como en las calles se mezclan personas muy abrigadas acorde con la época estival, con otras que, no tan pendientes de las modas, salen en pantalón y manga corta.
Vemos en días soleados Papa Noeles con campanas por las calles y hasta hacemos un belén de arena en la playa. Cantamos y ponemos en nuestras casas aquello de “Oh, blanca navidad”. Si tenemos por un casual chimenea, no importa que día haya hecho, el 24 la encendemos. Es curioso como somos capaces de copiar lo que otros hacen, por la creencia de que, si no lo hacemos, no son realmente unas verdaderas navidades. Deben ser así porque la tele lo ha dicho, amén.

Podría profundizar sobre que es la Navidad, y no en el sentido católico. Aquí en España se dice mucho lo de que la Navidad es algo que ha inventado el “Corte Inglés”, (que no es otra cosa que una gran superficie comercial.)
Mi opinión es que ha de ser una época para la unión familiar y para hablar con aquellos que, por circunstancias de la vida, ahora viven lejos. Sentirnos queridos por los nuestros y hacer llegar a la vez ese sentimiento hasta ellos. Por supuesto celebrar que hemos aguantado un año más en este mundo, que cada vez es más materialista, seamos serios y no ocultemos lo obvio.
Lo que quiero decir es que, la Navidad por si alguno ha perdido el rumbo, no es tirase nieve a la cara, ponerse un gorrito y comprar, gastar, gastar y comprar.

La Navidad, puede llevarse a cabo también en bermudas y manga hueca y ser la mejor de todas, si estas junto a los tuyos compartiendo esa unión. Ni nieve, ni regalos, ni villancicos. Solo sabiendo que os tenéis los unos a los otros.
Os aseguro que esas interminables colas en las grandes superficies, ese “ ¿Y que le compro que ya no tenga?”o “¿Le gustará o no este regalo?”, todo eso esta muy bien, pero si en la cena de esta noche les decís cuanto los queréis a la cara, os lo agradecerán mucho más que todos esos presentes que ya tenéis cuidadosamente envueltos. Y lo mejor es que no os costará ni la mitad decirlo.

Felices Fiestas desde Canarias a todos!


Víctor G.Pérez

4 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Hola, Víctor:

Ante todo, quiero desearte felicidades por partida doble (por tu cumple y por las fiestas), aunque las primeras lleven un retraso de un día.
Supongo que hace unos cuantos años, debes haber pujado y realizado verdaderos esfuerzos por venir al mundo y compartir aquí, ya afuera, las primeras navidades con tu familia.
Y si es así, pues es lógico que las conectes con tan buen tino, con los afectos familiares.
Buen punto el tuyo. Sabes, yo como argentino que vivió apenas sus primeros 40 años en la Capital Federal, te diré que allí, las familias de ascendencia judía como la mía, festejábamos (y se que aun festejan) las "Navidades", tanto como el "Rosh Ashana" o "Pesah". Me acuerdo, junto con las travesuras que solíamos hacer durante los preparativos, con que entusiasmo esperábamos ver el "arbolito armado e iluminado repleto de regalos".
Estoy totalmente de acuerdo contigo. El mes de diciembre allí, es de los más calurosos (también enero y febrero). Recuerdo a mis padres y tíos comentando la tontería de los argentinos, imitando e ingiriendo todo tipo de alimentos de elevado porcentaje calórico propio de las geografías repletas de nieve, mientras masticaban las deliciosas nueces, comían pan dulce, brindaban con sidra y champaña... y sudaban la gota gorda.
Te envío un afectuoso saludo.

Florencia Moragas dijo...

mientras esperamos a las 12 para abrir los regalitos, me puse a leer tu post y te envío este comentario que he posteado de http://argentofueradelasmpampas.blogspot.com
Hablo casualmente de las navidades cálidas:

Acostumbrados a las blancas navidades de estas latitudes, recordarles que en el cono Sur es verano. Es muy gracioso ver a papá noel sudando como un gorrino con su baraba y atuendo invernal a 40º de temperatura, al pobre currante habría que pagarle un extra por trabajo insalubre...

Comentarles que como Argentina es una mezcla de culturas y tradiciones la gastronomía navideña no difiere mucho de la europea. A 40º de temp. se comen nueces, avellanas, panettones y turrones.


Lo que sí son más divertidas, se cena en las terracitas o jardines, se bebe mucho por el calor y se tiran petardos a las 00hs... especialmente para recibir el año nuevo por el enorme deseo y esperanzas de que el próximo año sea mejor que el anterior. No son tan cálidas como en el frío, las bajas temperaturas achuchan y te quedas en casa cobijado con los más queridos.


Bueno, algunas diferencias desde mi óptica.


FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO PARA TODOS.


Flor

V1tik0: " Te Agradezco que hayas visitado el blog, espero que vuelvas pronto". dijo...

Pues eso, que los que pasamos calor en invierno también existimos no lo olvideis el resto :) Aunque por aquí, en Canarias, tampoco es que llegue a esos extremos tan calurosos que contais.
Muchas felicidades a todos y en especial a aquellos que usen más el abanico que la bufanda en esta época del año.
Saludos!

Florencia Moragas dijo...

Y ya para seguir dándole un toque navideño al tema, hoy cumplo 6 años en España, en las frías navidades de estas latitudes.
Cuando llegamos con mi marido, (debo reconocer que a la aventura) y más cargado de ideales que de maletas....nuestro mayor deseo era recuperar nuestra identidad en esta nueva sociedad...añorando el calor del hogar y descubriendo un nuevo empezar en un sitio gélido como un aeropuerto....deseando marcar nuestro destino y dejando pisadas como en la nieve de cada momento, experiencia y nuevo aprendizaje.
Hoy me desperté en casa, al lado de mi marido y feliz de encontrarme aquí, de haber cumplido ese sueño de sentirme en nuevamente en casa.
Que el espíritu navideño nos acompañe todo el año..con frío o calor, que no falte la calidez en los corazones
Flor