Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 25 de noviembre de 2007

¿POR QUÉ ESCRIBIMOS LOS QUE ESCRIBIMOS?

En un foro, el de Lulu, creo, y es que hay muchos pasillos en esto de la Literatura, o la Escritura, por razones que no vienen ahora al caso, aunque la verdad, y para ser sinceros, es que no me acuerdo de ellas (la memoria mía, que es una pena), me vi obligado a plantearme el por qué de que los que escribimos lo hagamos. Creo que es una buena pregunta, con respuestas que por lo variopinto que en algunos he visto, podría ser interesante ver las de todos en alguna parte.
Después de preguntarme por qué escribimos los que escribimos he llegado a la conclusión de que hay tantas respuestas como escritores (que no publicadores, que también, ni multivendedores, que también). ¿Para epatar? ¿Para llamar la atención? ¿Para crear belleza? ¿Para liberarnos de nuestros fantasmas? ¿Por necesidad? ¿Para mostrar nuestros mundos o el mundo como nosotros lo vemos?... Y después de darle vueltas y más vueltas llegué a la conclusión, y en ella sigo, de que no tengo ni idea.

Aunque si he de decir algo en ese sentido, me inclino a pensar que lo hacemos por un poco de todas ellas, porque cada uno es como es, es él y su circunstancia, y la de cada uno es completamente diferente a la de los demás. Yo creo que lo hago -y no me contradigo con la afirmación que acabo de hacer, de que no tengo ni idea- para crear belleza, para espantar mis fantasmas, para sacar mis mundos de dentro y para mostrar el mundo como yo lo veo; pero eso es lo que creo, porque realmente no lo sé, o no estoy seguro.

García Márquez decía que escribía para que sus amigos le quisieran un poco más. Un escritor es sensible, posee sensibilidad y quiere dar lo que lleva dentro a los demás (y aquí entran los que publican o quieren publicar), pero lo que desea de verdad es que los demás le correspondan, creo –y ahí entraría el deseo de publicar, de ser leído-.

Hasta hace poco no me preocupaba que nadie conociese lo que hacía, y si alguien me leyó fue porque se enteró por casualidad, y al gustarle lo que escribía me llevó a que lo leyese otro y otro más. Y ahora estoy aquí y no sé muy bien por qué, aunque tampoco me importa mucho. Lo que si tengo claro es que no me interesa el dinero y creo que tampoco si alguien me lee o no, creo, insisto, porque tampoco estoy seguro. Y es que no estoy seguro de casi nada.

Sólo sé que me gusta escribir y que lo hago por lo que he dicho anteriormente. Si me leen bien y si no, bien también. Yo leo, que me encanta, y escribo, que me encanta también. Pero cada uno es cada uno. Y espero que haya la mía y mil razones más, entre las cuales estará el dinero, que también está bien, ¡qué carajo! Pero de lo que no me cabe la menor duda es que no es malo luchar por los propios sueños. Aunque hay que tener cuidado para que esos sueños no se conviertan en obsesiones y acaben destruyéndote. Como me dijo en cierta ocasión mi buen amigo y buen escritor, Rudy Spillman, con respecto al proyecto de “Cuentos Solidarios”, en Lulu, y en relación a la calidad de los que escribimos, “cada uno es dueño de su ego” (o algo así –que me disculpe si no lo era-), y esa frase viene muy a cuento, creo, aunque.... A partir de ahí... ¿por qué escribimos lo que escribimos?

Diego Jurado Lara

2 comentarios:

Eduardo Martos Gómez dijo...

Sin duda, una cuestión harto compleja. Pero creo que para abordarla correctamente, es necesario precisar si estamos hablando de escribir o de publicar.

Escribir puede ser un acto privado, como quien redacta un diario secreto. En cambio, publicar es un acto de comunicación, una petición de atención hacia los demás. Quien publica, siente la necesidad de comunicar algo. Partiendo de ahí, podemos obtener infinitas causas, como bien apuntas: tantas como escritores.

Yo quiero compartir la mía. Desde muy temprana edad he sentido la necesidad de plasmar mis pensamientos, sensaciones, emociones y sentimientos. La escritura me resultaba una vía natural, acaso por predisposiciones genéticas que todavía no conocemos. Esta causa puede explicar sin demasiada dificultad la mayoría de mis poemas.

En cambio, la narrativa se debe, en gran medida, a mi ignorancia. Cuando empecé a escribir relatos, estaba tratando de fabricar la lectura que necesitaba y que no había encontrado en ningún libro. La vanidad adolescente, a la que le debo mucho, me hizo creer que podría encontrar lo que más tarde hallaría en las intrincadas páginas de los grandes maestros. Sin embargo, sin esa vanidad probablemente no habría llegado a escribir ningún relato. Superada esa fase, continué explorando los caminos de la narrativa por el mero placer de inventar lugares, situaciones, personajes y tiempos.

El ensayo y los artículos de opinión, como los que escribo en mis blogs, responden a ejercicios intelectuales. Pongo a prueba mis razonamientos a través de la depuración del lenguaje, que es una suerte de matemática natural. Una idea correctamente estructurada debe poder ser expresada en un lenguaje; de lo contrario, la idea es incorrecta, falsa o contradictoria.

Espero que mi experiencia os resulte, al menos, curiosa. Me gustaría saber por qué escribís los demás. Creo que podemos enriquecernos mútuamente, incluso respondiendo a dudas personales que ni siquiera habíamos detectado.

¡Un saludo!

Víctor G.Perez dijo...

La lectura sin duda es una manera en la que la gente escucha realmente lo que les quieres contar, no dudo que muchos tenemos esa necesidad de contar lo que pensamos, transmitir nuestro modo de ver el mundo de una manera u otra a través de nuestras obras, pues en ellas, vamos dejando mensajes sutilmente ideas opiniones y puntos de vistas que se entremezclan en la historia y que algunos de sus personajes toman como suyas.
¿Por qué escribimos? supongo que la primera vez por esa necesidad de contar algo y porque al decirlo mediante la palabra existe el riesgo de que quien nos oye no nos escuche, tenga la cabeza en otro sitio o pierda parte del mensaje. En estos tiempos de prisa y estrés en que vivimos sin duda hay que aprovechar el tiempo para mientras hablamos con un amigo ir planeando mentalmente que toca esa noche.
Pero la lectura, es algo que la gente toma justo en el momento que decide prestar plena atención, no cuando nosotros queremos que nos oigan si no cuando el quiere oír, si no entiende algo puede retroceder y volverlo a leer, sin duda se nos oye mejor en el papel que con la palabra.
Cuando uno ha contado lo que quería contar se percata de esa sensación dulce que ha dejado en nosotros el haberlo hecho, y como adictos a una droga volvemos a retomar un papel en blanco desde el principio para seguir plasmando ideas, historias, mundos y situaciones. ¿Quién no ha leído un libro y ha pensado que aquello que lee ha llegado demasiado pronto, o de manera poco creíble? "Yo lo hubiese hecho mejor." Al escribir, las cosas pasan cuando tienen que pasar, nadie muere en vano y nada es demasiado largo o mal explicado, es justo como creemos ha de ser, y no tener claro que le pasará al personaje tres párrafos después mientras frenéticamente seguimos escribiendo es algo que nos emociona e ilusiona.
Escribimos por que somos presos de nuestra imaginación.