Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 25 de noviembre de 2007

SEAMOS SERIOS CON EL HUMOR

He podido observar por aquí y en otros foros, blogs de autores (incluyendo el mío propio) y otros sitios literarios, la extrema formalidad y seriedad con que encaramos nuestros temas. Esto no está mal puesto que de temas serios generalmente se trata, salvo los casos en que nos estemos refiriendo a literatura de humor (como el caso de Humorare, de nuestro colega y amigo Mauricio Maciel).

Mi proposición es modesta. Pinchazos de humor de vez en cuando, colocados en los diferentes lugares donde nos encontramos, hará el transitar por éste, nuestro camino, más ameno.

Siento una profunda admiración por Albert Einstein 1879-1955), Premio Nobel de Física en 1921. Comentan quienes lo conocían, que poseía un gran sentido del humor. Transcribo a continuación, una anécdota que nos permita la dosis de humor necesaria para continuar con la seriedad de nuestras vidas.

Se cuenta que en los años 20 cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por su Teoría de la Relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias.

Dado que no le gustaba conducir y sin embargo el coche le resultaba muy cómodo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer. Después de varios viajes, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez. "Si quiere -le dijo el chofer- lo puedo sustituir por una noche. He escuchado su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra." Einstein estuvo de acuerdo y, antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante.

Llegaron a la sala donde se iba a celebrar la conferencia y, como ninguno de los académicos presentes conocía a Einstein, no se descubrió la farsa y el chofer expuso la conferencia que tantas veces había oído repetir a Einstein. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chofer no tenía ni idea de cuál podía ser la respuesta; sin embargo, tuvo una chispa de inspiración: "La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que se la responda mi chofer…", contestó señalando a Einstein que se encontraba al final de la sala.

"No importa todo lo serio que el tema que abordamos pueda ser, si lo condimentamos con una pizca de humor, siempre resultará más sabroso y fácil de digerir". R.S.

3 comentarios:

Eduardo Martos Gómez dijo...

¡Hola, Rudy!

En primer lugar, encantado de conocerte. Veo que mi propuesta de kdd no está teniendo mucho éxito, así que tendré que conformarme con trataros en los comentarios :).

Tu propuesta me parece muy buena. El humor, de hecho, es la más sublime de las expresiones del intelecto. Y no digamos el humor sobre (o contra, depende del grado de cinismo) uno mismo. Es verdad que la mayoría de foros literarios desprenden demasiada seriedad. Creo que es algo involuntario. Queremos parecer solemnes, o tratar con solemnidad algo que respetamos y admiramos. Me apunto a tu propuesta, y de vez en cuando intentaré dar alguna pincelada de humor en este blog. Lo que no puedo asegurar es que pueda sacaros alguna sonrisa.

¡Un saludo!

Rudy Spillman dijo...

Hola, Eduardo:

Un placer para mí también. Me alegra saber que te adhieres a mi propuesta.
Lejos de intentar excederme en mi vanidad, te dejo aquí otra:
"Confórmate con sonreír tú. Lo importante es la intención y no tanto su resultado."
Saludos.

Victor G. Perez dijo...

Bueno pues si hay que ponerse gracioso se pone uno que una sonrisa... hay algo mas bonito saludable y que llene más a ambas partes que una sonrisa sincera? al que la motiva y al que la lleva a cabo? , estas se distinguen hasta en las fotos cuando son fingidas...habeis visto la sonrisa de Rajoy en las pancaratas para las elecciones? desdeluego el fotógrafo no era muy amigo suyo :)
Riamonos hasta de nosotros mismos..pero sin faltarnos el respeto :)
Saludos!