Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

martes, 30 de diciembre de 2008

Carpe diem


Carpe diem. Hay que entenderlo. Dicen: exprimir cada segundo como si fuese el último… Creo que es un error. Es como ir a la deriva ante el desconcierto de lo que es, o de lo que se cree que debe ser, por razones que no son o que, ante la creencia de un fracaso, se plantean como si lo fueran. Carpe diem. Exprimamos cada segundo. Triste desolación. Eso no es vivir. Sobrevivir tal vez camuflado de falsa emoción. Éxtasis falso. Es un error muy común. Y no aprendemos. Nos volvemos a equivocar. Vivir es navegar, caminar, aprovechar el día habiendo crecido un poco, habiendo sido más feliz, alimentando nuestros sueños, viviendo intensamente, sin mediocridad, pensando que el futuro está en uno mismo y aprendiendo de quien puede enseñarte. No es exprimir cada segundo como si al siguiente no fuésemos a estar. Es coger la ola y aprender a navegar, disfrutar de ella, no intentar morir en ella, pues lo más fácil es romper. Vana ilusión. Eso es frustración. Heroína. Suicidio creyendo vivir el final en cada segundo. Almas tristes de incierto final. Naturaleza muerta. Como dice Pavesees un modo de desaparecer, tímidamente, silenciosamente. No es ya un hacer, es un padecer”. Creyendo que así se exprime la vida nos volvemos locos, creemos ser otros. Nos olvidamos de lo importante, vivir. Olvidamos lo que sabemos, lo que aprendimos. Lo desechamos. Y ahora ya es sobrevivir. ¿Carpe diem? Así no. Craso error. Vivir no es ir en busca del límite, sino aprovechar el momento sin dejar que el tiempo te gane sino sacándole los omentos y teniendo la esperanza de que habrá más. Hay tiempo, un momento para todo y, con toda seguridad, un momento para el mañana, sin olvidar nunca el presente, ni el pasado, porque ahí está, la vida viva, vivida y sentida, aprendida y aprehendida. Si lo eliminamos o nos lo ocultamos, olvidamos y entramos en lo no esencial, en lo circunstancial. El resto es la filosofía de la estupidez. Y así nos va.

1 comentario:

JL Martínez Hens dijo...

Me gusta la reflexión. El carpe diem nos lo han impuesto las multinacionales para que consumamos y nos volvamos más tontos. Así nos va como dice el autor. Ahora tenemos la generación del botellón, y a muchos jóvenes de los 70 que se casan con 40 años y que lo único que han hecho es malgastar el dinero buscando la felicidad en cosas falsas como el alcohol, el sexo, las drogas, las falsas revoluciones...

Así nos va como dice el autor...

¿Quien va a luchar contra la guerra, contra los políticos y poderosos? Por eso de esta generación que no esperen a grandes hombres como Lorca, Lennon,