Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 4 de agosto de 2008

Carta a mi madre allá en los cielos

Carta a mi madre alla en los cielos
Olga Iris Mendez Candelaria 1960-1999

Photobucket

No es que ya no pueda caminar, es que siento metales de tristes recuerdos atravesarse en madrugada. Es que mis ojos ante mi situación se empañan, no es que si la vida es hermosa, sino todo aquello horrible que aparece, que aqueja, que oprime. Y luego sentir el corazón exprimirse ante tu repentino adiós, y no voluntario, ¿Quién lo decidió? ¿Quién cambio mi vida a un tormento de dolor y de interrogantes aun sin respuestas? y si las hay, que alguien confiese, que hable; porque ya no soporto vivir sin verte, sin tus carisias, tus abrazos y tu amor único y fehaciente.

Desde tu ida, la vida es una incierta, y mi penumbra aun creciente, y ya hace tantos años, pero es que todo me recuerda a ti. Una linda canción, una bella flor, un suceso, o un tropiezo, y no te veo. ¡Cuánto lo deseo! Poderte ver tan solo unos minutos, no hay cosa que mas anhele, quiero tanto verte y sentir un tierno abrazo de ti madre querida, que ya no estas en cuerpo, pero tu recuerdo y tu bella alma se siguen adentrando en mi corazón, recordándome tus consejos, tu alegría. He de superarme y obtener logros cada día, para hacerte sentir orgullosa donde quiera que estés.

Sin discutir tanto con ese a quien llaman Dios, a quien una vez culpé de tu muerte. Pues el que todo lo puede no escuchó mis tantos rezos y te llevó, te alejó de mi lado. ¿Quién comprende la vida ciertamente? Si existe alguien, que me explique estos sucesos, tan tristes, tan dolientes. Porque sinceramente aun no hallo consuelo y me dirán que la vida sigue, y es cierto; pero cuan ardua es sin mi madre, ¿quien ocupa su lugar, sus abrazos, su calor sincero y único, cuándo lograré superarlo? Si es que se supera.

Tan solo he de seguir en esta cruel y fría vida, teniéndote en recuerdos y en mi corazón. Anhelando ocurra un milagro de poder verte aunque sea solo un minuto. ¡Un minuto! Tan solo verte, como cuando me arropabas en las noches, o al levantarme cada mañana. Deseo volver a apreciar tu sonrisa sincera, y es que es tan fuerte este dolor que puede más que yo. Te extraño tanto, si que te extraño.

Madre querida, he sufrido y sufro ante tu muerte, mas se que caminas a mi lado y ello me da fortalezas a seguir, por ti y por mi, por mi padre que ha cumplido tu deseo de mantenernos unidos a mi y a mis hermanos; y por ese amor de madre que es interminable, a casi 10 años de tu ida puedo comprobarlo, porque si aun estoy de pies, es por ese amor que me acompaña, tu eterno amor de madre.

Espero algún ángel lea esta carta y cumpla mi deseo de volver a vete.

Autor: Francisco J. Cartagena Mendez
El Jimagua * Derechos Reservados

http://jimagua.blogspot.com

eljimagua@live.com

2 comentarios:

Octavio Ponzanelli Ruiz dijo...

He leído esto y me han rodado lagrimas, mi padre de crianza, que no el biológico, murió hace no se cuanto tiempo, no quiero llevar la cuenta, y no puedo dejar de necesitarlo a cada momento. Supongo que te pasa igual, cada vez que tengo un problema o alguna angustia, es él a quien primero se me ocurre recurrir para buscar consejo y consuelo, y caca vez que pasa esto me siento terriblemente mal. Alguien, quien perdió a su padre, me dijo en una ocasión que pasado un tiempo deja de dolerte y solo sientes añoranza, hoy no puedo estar de acuerdo, aun hoy lo extraño y me duele no tenerlo. Creo que somos afortunados en tener un cariño tan grande, aun estando ausente físicamente

Anónimo dijo...

Veo que las cosas siguen como siempre. ¿Tanto te cuesta coger un libro de gramática o buscar las palabras en un diccionario para aprender a escribirlas correctamente? Las faltas de ortografía, los errores de puntuación... No basta con soltar lo primero que se viene a la cabeza; hay que organizar los pensamientos primero, estructurar las frases correctamente y corregir, sobretodo corregir todas las faltas antes de publicar. Seamos un poco serios.

La terrorista literaria