Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 26 de mayo de 2008

Un escrito sin gracia

Un escrito cualquiera
Sin poesía ni prosa, solo letras
Uno sin reglas
Solo el fondo que representa
Uno de paz y convivencia
Contra el terror, contra la guerra interna
Sin más os dejo entre sus letras
Sin poesía ni prosa ni reglas.

Podría escribir mejor, sé que podría
Podría debo y debería
Podría conformarme, no importarme
Podría ser y aún así no sería
Podría ser que más gustase
Podría ser, qué más daría
Peor sería si la crítica no aceptase
Podría sí, e igual daría

Hay quién quiere lastimarte
Algunos con razones, pero todos ignorantes
Los hay que hiriendo se sienten grandes
más listos, muy importantes
Los hay que siempre dicen algo
A veces cierto y otras no tanto
Pobre de aquel que entra al trapo
Que les escucha, y hace caso

Se tu mismo a tu manera
Si te empujan lucha y pelea
Se tu mismo puedas o no puedas
contra viento y contra marea
As caso al que algo te enseña
No seas tonto y andes a ciegas
Y de aquel que intente herirte, no lo mires tan siquiera
No seas tonto y un cualquiera
No seas el bobo que empezó una guerra.


Víctor G.Pérez

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente en desacuerdo contigo. No creo que la que te hace la crítica lo haga por maldad. Y deberías corregir. Tanto vale el fondo como la forma. Deberías corregir si quieres escribir.

Víctor G.Perez dijo...

La crítica siempre es bueno cuando es constructiva. Podrías hacer esto o lo otro...si no nunca mejoras. Pero un" dedicate a otra cosa" Cuando uno no se dedica a esto profesionalmente sino por puro hobby y por el mero placer de hacerlo, no creo que sea tampoco una necesidad imperiosa que el escrito esté a la altura de un concurso literario. Pero cualquier correción es siempre bien recibida, o almenos por mi parte, desde un acento hasta una coma. Ya lo otro lo siento pero no lo comparto.
Saludos!

Anónimo dijo...

¡Qué menos que escribir con corrección! ¡Y más cuando se publica! ¡Cuando lo haces público! Si no lo haces, lo de escribir con corrección, ateniéndote a las reglas báscicas de ortografía y sintaxis, y espones al público en general tu escritura, corres el riesgo de que se te diga que "te dediques a otra cosa". No es una cuestión de profesionalismo, ni de que esté a la altura de un concurso literario, sino de decencia a la hora de escribir para que lo lea el público. Y no es cuestión de que te corrijan los demás. ¡Hazlo tú mismo antes de publicar! Es tu obligación, no la de los demás. Y no es un acento o una coma, son muchos y muchas. Y si no lo compartes no lo hagas, pero te vendrán críticas así, y más que te deberían venir. Yo no veo maldad en lo que te decía ella sino fina ironía, aceptada por ti en tu respuesta a ella, pero que veo que no era real por tu escrito. Lo puedes compartir o no, pero es una realidad incontestable.
¡Saludos!

Juan Carlos dijo...

Según la RAE, Ironía es la figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice. Según esto, decirle a alguien que se dedique a otra cosa no parece un comentario muy irónico ¿no?

Si un escritor que comete errores, no pudiese publicar en un blog, habría que cerrar la mayoría de las páginas de Internet. Aquí estamos para aprender entre todos, y el que quiera ayudar, bienvenido sea con todas las críticas del mundo, pero el que venga a descalificar, sólo tendrá la indiferencia por respuesta.

Decirle a alguien que comete errores pero no indicarle cuáles, para a continuación exigirle que debería haberlos corregido antes de cometerlos, es simplemente un sinsentido.

Cuando alguien se equivoca hay que suponerle la buena fe de no haberlo hecho a propósito. Por tanto, lo que es "decente" hacer, es ayudarle en su error, indicándoselo para que lo solucione.

Equivocarnos nos equivocamos todos, ver errores en los demás los vemos todos, pero ayudar a los demás lo hacen muy pocos.

Un saludo,
Juan Carlos

Anónimo dijo...

Ironía, en su segunda acepción, es utilizar un tono burlón al decir una cosa. Según esto, decirle a alguien que se dedique a otra cosa si no escribe con corrección es... Creo que no es necesario seguir por ese camino.
Claro que cualquiera que comete errores puede publicar un blog. De ahí que haya cada uno por ahí que vaya con Dios. Se está para ayudar. Y esa es una ayuda. La cuestión estriba en ser humilde y aprender de los errores e intentar no cometerlos más. La indiferencia no es el camino sino aceptar el error, decir: me he equivocado y no volver a cometerlo, o, al menos, intentarlo.
No se le dice los que son porque no es esa su labor, y creo que por ahí iba ella, sino la del "escritor"; bastante hace ella con decirle que los comete (con fina ironía, eso sí -y es de agradecer-). Por otra parte no le exige que los corrija antes de cometerlos sino que no los cometa, que corrija antes de publicar, lo que es muy distinto. No es un sinsentido, tiene mucho sentido.
Y claro que se supone que no lo hace a propósito, solo faltaba eso. Y sí, lo "decente" es decirle que los ha cometido, y que no vuelva a hacerlo, que lo intente, que corrija antes de publicar, que se lea las normas gramaticales más elementales antes de publicar. Eso es decencia. Lo no decente es seguir publicando con faltas y errores gramaticales y largarse una "poesía" con más errores regodeándose en ellos, como si eso fuera el no va más atacando a la que le dice que escriba con corrección antes de publicar. ¡Por favor! O defender la escritura con errores o al que lo hace y sigue haciéndolo. Ese si que no es el camino, ni ayuda al que comete tal infinitud de errores.
Que todos nos equivocamos es evidente. Más ayuda tiene el criticado del que critica con fina ironía que del que defiende al criticado diciendo que no pasa nada.
Y como ya me cansa esto, que cada cual haga de su capa un sayo y siga por el camino elegido, que así le irá. Y que la terrorista literaria salga a la palestra y se defienda ella sola, que lo hace bien y tiene gracia. A mí, desde fuera, me ha hecho reír.
Adiós.

Juan Carlos dijo...

Sólo dos comentarios, anónimo. Me gustaría que me dijeses exactamente dónde he defendido el escribir con errores. Tan sólo he querido aclarar que a nadie se le va a exigir la perfección absoluta para publicar un escrito en este blog, nos es suficiente su voluntad de ir mejorando. Si fuese de otra manera, igual tampoco tu comentario debería incluirse, porque también incluye errores ortográficos y gramaticales de bulto. Si he incluido la palabra “decente” era porque tú la habías utilizado antes (esperaba que pillases la ironía y agradecieses mi tono burlón como agradeces el de la terrorista literaria).

Mi postura es muy sencilla y clara, no comparto en absoluto (aunque las respeto) críticas tan generales e inespecíficas, que se atreven incluso a juzgar al escritor, diciéndole si debe o no escribir, de acuerdo a sus cánones personales de lo aceptable o no. Creo que las críticas de ese estilo no buscan ayudar a mejorar al escritor, sino que simplemente buscan reafirmar el propio ego del crítico, e intentan desanimar al escritor en su tarea. Ese es un lugar en el que nunca estaré. Sin embargo, sí que estoy de acuerdo contigo en que un “todo está bien” tampoco es el camino adecuado. Lo mejor es una crítica bien fundada que argumente los errores cometidos por el escritor y anime a éste a corregirlos (si uno es capaz de ver los errores parece lógico que también puede explicarlos).

Por último, sólo comentar que los escritores de este blog saben perfectamente que siempre me tienen a su disposición para ayudarles en lo que pueda, igual que sé que ellos están ahí si los necesito.

Un saludo,

Víctor G.Pérez. dijo...

Por alusiones, diré que en mi modesta opinión no son tantos, aunque los habrá, los errores ortográficos cometidos en mis escritos porque intento revisarlos antes (Que no escribo del tirón en el blog.) Otra cosa pudieran ser las reglas propias de la Poesía o la Prosa, las cuales nunca he estudiado y lo admito.
Pero es más, jamás dije que lo que hago sea o no poesía, simplemente me agrada hacerlo rimando las palabras, sin más.
SIEMPRE, estaré abierto a cualquier corrección gramatical o cualquier otro tipo de recomendación, esto es un grupo y también se trata de aprender los unos de los otros. Créeme, por mucho que releo los comentarios de la Señorita Terrorista, no encuentro nada didáctico en ellos…tampoco la gracia que tu le encuentras-tendrás más sutileza, quién sabe, igual hasta eres ella, pero ese es otro tema como el de cómo firma cada cual.
Respecto a la poesía, supongo que los primeros poetas de la historia no compartían las mismas reglas al escribirlas que hoy existen. Supongo que por la falta de comunicación entre los distintos puntos del globo no se parecían las unas a las otras ni de lejos- esto es solo un suponer- y aún así se hicieron llamar poetas en todos estos sitios tan dispares.
Yo ni me autoproclamo poeta ni lo pretendo, pero sí creo compartir con ellos el deseo de dejar plasmado lo que pienso. No hay más, solo plasmar lo que me apetece con palabras más o menos acertadas, sin ningún lucro, sin ningún beneficio.
Si solo escribiera para mí, mal o bien, nunca avanzaría, no mejoraría ni sabría si estoy en el camino. Es obvio que no, pero sigo esperando esas correcciones concretas y contables.
Sobre las gramaticales, aún con mayor ahínco pido que se me corrija, pues lo agradeceré enormemente venga de quién venga.

Gracias por intervenir Juan Carlos, pero no te veas obligado por ser Webmaster, la autoestima la tengo a preparada para aguantar carretas y carretones. ;)


Saludos!

Anónimo dijo...

Mira Víctor G. Pérez, y espero terminar ya con esto de una vez, porque de verdad que es aburrido (a mí lo que me gusta es leer, pero leer sin encontrar faltas de ortografía ni de sintaxis, y no estar demostrando que hay quien escribe con ellas), tienes muchas faltas y errores gramaticales. Lo quieras reconocer o no. Mira lo que has escrito y te las encuentras cada dos por tres. No es cuestión de si es poesía o no. Lo que tu haces no tengo ni la más remota idea de lo que es, pero si es poesía reniego de ella. Y lo formal en la poesía sería lo de menos. Pero que no escribas con corrección no tiene disculpa. Corrige y corrige antes de publicar.
Si estás dispuesto a recibir cualquier corrección o recomendación haz caso a la "señorita terrorista" como tú la denominas y corrige antes de publicar, y ya está, pero no te cabrees y después te descuelgues con esa "lo que sea" y le digas de todo y digas que haces lo que te da la gana. No. Su didáctica consiste en decirte que si no corriges antes de publicar te dediques a otra cosa. Ella no es tu profesora de Lengua. Ella lee y te dice que tienes faltas y que para eso te dediques a otra cosa. Y sí, me hace gracia, qué quieres que te diga. Cuando os leo encuentro cosas buenas y cosas malas, algunas graciosas y otras no, y ella le ha dado un punto de humor e ironía que me ha gustado. ¿Qué le voy a hacer? Y no te equivoques, no soy ella, soy él, soy hombre, y no soy la que te ha criticado. No soy la terrorista Literaria, ella tiene más gracia que yo. Imaginación en este sentido tienes mucha. Y con lo de los poetas en la Historia, pues nada... Si yo me titulase poeta, y lo que escribo de poesía, estaría haciendo un flaco favor a la Humanidad. Quizás por eso no escribo. Pero desde luego corregiría antes de publicar (y algo se me escaparía, que no somos dioses). Los poetas lo son porque escriben Poesía, no porque dicen que la escriben. Escribe lo que te de la gana, pero hazlo bien, y no esperes que los demás te corrijan, hazlo tú, que ya eres mayorcito y hay libros con las reglas básicas.
Por último, me alegro que tengas la autoestima alta y que aguantes carros y carretones. Aguanta esto, que es por tu bien. Asume que tienes equivocaciones para dar y vender, repasa, corrige, estudia, aprende, y después publica.
Saludos.
Mira Juan Carlos. Agradezco tu tono burlón. No me molesta en absoluto. La ironía es signo de inteligencia y demuestra quien acepta el sentido del humor. Yo me río hasta de mi sombra. No hay problema. ¿Alguna vez le has mandado una corrección a tu compañero? ¿Alguna vez le has dicho, oye esto está de pena, corrige aquí y allí, esto y lo otro? Me alegro que respetes las opiniones de los demás. Te honra. Pero las generales también. Respeta que alguien que lee algo de otro que lo expone al publico, a la crítica, pueda decirle que tiene faltas y errores para dar y vender, y que corrija antes de publicar. Respeta eso por favor, aunque sea general. Y admite el sentido del humor y la ironía. Porque es una verdad como un templo. ¿O no has leido lo que ha escrito? ¿Qué canon es aceptable? Creo que estarás conmigo de acuerdo en que las faltas de ortografía y los errores de sintaxis es una norma común y básica para todos. Un canon común a todo el que se ponga a escribir. ¿O no? No creo que la crítica de la terrorista literaria fuese para alimentar su ego. No lo creo. Le dice simplemente que corrija antes de publicar porque tiene lo ya comentado. Y, lo dicho, ella no es su profesora. Él es el que tiene que tener cuidado. Bastante hace con decirle que está escribiendo con errores.
Y claro que yo tengo errores. Lo que pasa es que lo he escrito de un tirón. Y no es algo literario, ni para publicar. ¿Debería haberlo corregido? Es posible. Pero tengo demasiadas cosas que hacer y ninguna necesidad literaria. No publico porque no escribo, y porque tengo excesivo pudor y creo que el lector se merece un respeto, y no se puede permitir que cualquiera pueda decir que es un escritor y escribir como le venga en gana. Perdona pero no. Releidas mis contestaciones sólo hay dos o tres errores, y sí, de bulto. ¿Qué quieres? Pero yo no me lanzo al ruedo de la escritura y la publicación. Y asumo tu crítica (por cierto generalista, sin especificar, como le requieres a ella), con toda tranquilidad. No hay problema. Ahora voy a repasar esto antes de que salga, para corregir. Eso es lo que hay que hacer. Y aún así, es probable que haya errores. Pero ya serán mínimos.
Saludos.
Y ya no más. ¿Vale?

Víctor G.Pérez dijo...

(Aguanta esto, que es por tu bien. Asume que tienes equivocaciones para dar y vender, repasa, corrige, estudia, aprende, y después publica.)

Respeto tu opinión. Zanjado pues el asunto, pero te guste o no, respeta tu también que los modos de aprender estudiar corregir... no han de ser siempre de modo personal, por ello ya hace mucho nació la figura de los profesores. Pero es más, hay gente a la que le gusta, o no le incomoda, colaborar diciendo esto se hace así o asá, y no por ello se sientan profesores de nadie. Y que luego habemos otros que lo agradecemos, aunque como dices tú, lo ideal sería que fuese más autodidacta y yo mismo me preparase. Lastimablemente no eres el único que no dispone del tiempo suficiente en su día a día y, aún así, me gusta escribir...que le vamos a hacer.
Y ni por un momento pienses que me cabreo como por ahí pones :)

Saludos y un placer haber sabido de tu opinión!

Anónimo dijo...

Ya estoy de regreso.
Veo que no soy la única que piensa que hace falta tener un poco de decencia a la hora de publicar. No se puede ir por la vida soltando lo primero que se te viene a la cabeza (la mayoría de las veces sin sentido), y para colmo repleto de faltas de puntuación y ortografía. Bueno, sí se puede, la prueba en esa "poesía", pero no se debería. Y desde luego lo que es inaceptable es que se cometan faltas como escribir "as" en lugar de haz, o "habemos". ¡Por favor! ¡Hasta que extremo hemos llegado de inventar nuevos tiempo verbales!
Por otro lado Víctor, yo no soy profesora, y mucho menos tu profesora, ni me pagas ni es mi labor, yo sólo leo y bastante hago con decirte que tienes errores. No me hagas perder el tiempo diciéndotelos uno a uno, me llevaría una eternidad. Piérdelo tú corrigiendo y aprendiendo en los libros, que para eso están.
Y otra cosa, gracias al anónimo por defender lo defendible. Veo que hay más personas con sentido común, lo cual ya es.
Juan Carlos:
Efectivamente, habría que cerrar la mayoría de las páginas de internet. Hay que barrer mucho para encontrar lo brillante, porque dificulta mucho el placer de leer. No critico para aumentar mi ego, ya lo tengo bien alto, sé en que soy buena y en qué no, y no me dedico a hacer el ganso, de ahí que no escriba como hacen otros. Aunque podría hacerlo, sino mejor, como mínimo, como ellos. Deberías, como comentó en algún lugar el anónimo, tener un poco más de sentido del humor, que es lo que da alegría a la vida. Hasta pronto.

La terrorista literaria

Juan Carlos dijo...

Bienvenida de nuevo "terrorista literaria". Me alegra que sigas por estos lares. Como Webmaster, me siento en la responsabilidad de defender a las personas que escriben en el blog cuando creo que algún comentario se excede en dureza. Es lo que he hecho en este caso, y te aseguro que distinguir la línea entre el comentario puramente irónico del hiriente no es una tarea fácil. Si en tu caso o en del otro comentarista anónimo, me he equivocado os pido disculpas e intentaré, como dices, tener un mejor sentido del humor.

Comparto en esencia que es necesario mantener un nivel alto de exigencia en lo que se publica, pero a la vez no soy partidario de la censura de ningún escrito por sus posibles incorrecciones. Creo que publicar y recibir críticas ayuda a mejorar y, ante todo, este blog trata de eso, de mejorar como escritores.

Como webmaster, tengo otra obligación, no menos importante que la mencionada anteriormente, que es cuidar también a nuestros lectores. Por eso, quiero que sepáis que, más allá de este pequeño debate, quiero agradeceros que nos leáis y que intervengáis con vuestros comentarios. Son los lectores que intervienen como vosotros, los realmente valiosos para cualquier blog.

Que no os quepa ninguna duda que respeto y agradezco vuestras críticas, aunque algunas no las comparta.

Espero poder seguir contando con vuestros comentarios en el blog y tener la oportunidad de seguir debatiendo, que, a fin de cuentas, es uno de los aspectos más divertidos de los blogs ¿no?

Un saludo,
Juan Carlos