Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

jueves, 28 de febrero de 2008

¡¡¡Pornografía Permitida!!!

A veces me pregunto ¿porqué existen ciertas palabras que son "tabú" en nuestro cotidiano léxico? Por ejemplo, la tan conocida y escondida palabra "porno" que atrae multitudes pero que a la hora de manifestarse resulta un verdadero "asco" para todos. No me refiero aquí al "porno infantil" o "la paidofilia", más conocida por el término "pedofilia" y demás actitudes y actividades que conforman claramente un delito, yo diría, de una gravedad similar o aun superior a la del homicidio.
La pornografía consiste en el carácter obsceno de obras literarias o artísticas, o se puede tratar de una obra literaria o artística de este carácter, o de un tratado acerca de la prostitución. Esta definición no la he estipulado yo sino la Real Academia Española.
Y me vuelvo a preguntar ¿de qué nos avergonzamos tanto? La inquietud existe. En algunos individuos más, en otros menos, algunos lo reprimen por vergüenza y sentimiento de culpa, otros lo expresan y manifiestan abiertamente (los menos) al advertir que está allí.
Pero si el tema queda encuadrado dentro de la adultez, como corresponde, ¿cuál es el problema? ¿Descubrir que nos excita la obscenidad? Obsceno es algo ofensivo al pudor. Bueno, ahora parece que nos vamos acercando al meollo de la cuestión, puesto que parecen cohabitar en nosotros, dos sentimientos o sensaciones (por llamarlas de otra manera) que se contraponen, luchando una contra la otra y creando así, ambas, malestar en el individuo, exceptuando a aquellas personas que logran que dichas irritables enemigas hagan las paces.
Estas dos aparentes contrincantes son el pudor, por un lado; y la excitación sexual por lo obsceno, por el otro. Quien pueda advertir que el excitarse sexualmente es parte de nuestra naturaleza, que no está ni bien ni mal, sino que simplemente está, verá eliminado su pudor en forma natural y su excitación ya no tendrá con quien pelear.
He traído un video, cuyo único objetivo es descubrir el grado de interés (o curiosidad, si deseamos llamarlo de otra manera), nos despierta el tema. Y poder evitar decirnos a nosotros mismos, que de todas maneras no nos interesaba el asunto, luego de haberlo visto.

object width="425" height="355">

Rudy Spillman
http://libroabiertorudyspillman.blogspot.com/

3 comentarios:

Florencia Moragas dijo...

¡Muy buen tema expuesto!. En mi libro "ideario de una nueva escuela" describo mi experiencia con adolescentes en donde la palabra orgasmo y clítoris en boca de una profesora dejó atónito a toda la clase.
Sin hablar de pornografía, sino de sexo y mejor aún: placer sexual....en definitivas el erotismo en el género literario es una vía de exaltación de nuestra líbido.
Pero el problema radica en la educación sexual recibida, el sexo solo funciona con fines procreativos o preventivos de enfermedades de transmisión o embarazos no deseados. Eso está muy bien!. Pero y el fin recreativo, saludable, etc?. pareciera que no está contemplado en nuestra educación sexual. En el caso de la adolescencia, etapa de descubimiento de nuestra sexualidad, se deja completamente de lado la importancia del sexo como parte de nuestro bienestar emocional.
un saludo
flor

organizacion Señor Negro dijo...

muy buen blog felicitaciones!

Rudy Spillman dijo...

Muy importante tu aporte, Flor, pues deja sentada la diferencia entre la "educaci�n sexual", que por supuesto tiene su importancia y es deber de los adultos transmitirla, y por otro lado, aspectos que entroncan tambi�n en lo sexual, como el goce, el pudor, lo obsceno; los que si no son bien entendidos desde temprana edad pueden causar traumas psicol�gicos de relevancia.
Un abrazo.
Rudy