Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

jueves, 14 de febrero de 2008

San Parlanchín


Amaneció. Un nuevo día, doña vida me espera en el callejón, acompañada de algunos amigos, don amor y don dinero, y entre ellos me patearían el culo nuevamente. El único lugar seguro se constituye en cuatro paredes, siempre y cuando no haya otro corazón latiendo demasiado cerca.
Salgo a dar un paseo, son las diez de la mañana, la gente esta muy emocionada, compra regalos, hay muchas parejas tomadas del brazo. Hoy es San Valentín.
Entré a una pequeña cafetería, Lina la joven mesera me toma la orden, me guiña un ojo y me da su saludo: - feliz San Valentín. – Igualmente –le contesto.
Huevos revueltos con tajadas y café con leche. Mi desayuno.
Por alguna maldita razón estos días se encargan de deprimirte un poco mas, te estrujan el corazón, o lo poco que queda de el. En la noche será sencillo, saldré a tomarme un par de tragos, una que otra muchacha sola, tirar algo de conversación, un par de tragos, risas, etc. Y al final ya sabemos como termina la cosa, en la mañana veré a una desconocida desnuda a mi lado, quizás no hablemos mucho, de repente viene una absurda timidez, y hasta excusas sobre todo de parte de ella (no acostumbro a hacerlo la primera noche – yo no soy así – no piense mal de mi, etc) . jejeje, claro uno lo toma normalmente, - tranquila preciosa- algo así terminare diciendo. El asunto posiblemente sea de un par de citas más y después se esfumara. Tengo experiencia en esto.
Abandono la cafetería, el ambiente es el mismo, una especie de romanticismo esporádico. Una fecha que comercializa el amor.
Voy camino a la biblioteca y en la acera alcanzo a ver un indigente acompañado de una niña, este triste paisaje me hace tragar saliva, pobre gente. ¿Pensaran también en san Valentín o navidad, en que pensaran?
Arrojo un par de monedas en su sombrero y el tipo me saluda. - Dios le pague.
Esa gente y yo somos igual de miserables, aunque yo vista un poco mejor. Por un momento pensé, Dios me debe una fortuna.

3 comentarios:

Federico Laurenzana dijo...

Buen relato. Habla mucho de lo que no deberíamos dejar de lado durante los días festivos, como "San Valentín".
Me agradó y llevó a reflexionar.

Anónimo dijo...

MUY BUENO,
Estas fechas se usan solamente para sacar un provecho comercial, pero no las incentivan para que la gente no olvide valores importante como el amor y la amistad, igual ocurre en la navidad. Esto es reflejo de una sociedad donde pareciera que el unico valor y/o principio fuese la hipocresia, desafortunadamente. Y esto lo demuestras en tu relato con la figuras de los dos mendigos.

Alberto dijo...

¿El personaje es el mismo que en el relato del escritor maldito? Tus personajes son muy solitarios y es obvio que estas fechas le estrujen el corazon usando tus palabras. Pero en el fondo tienes razon.