Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

domingo, 13 de enero de 2008

El Anhelado Encuentro

Hoy, cuando vi las noticias por televisión y escuché la voz emocionada de Clara, la madre de Emmanuel, no pude evitar que se hiciera un nudo en mi garganta. Después de estar separada de su hijo durante tres años volverían a estar juntos.

Emmanuel, según he leído nació en medio del combate. Entre la bruma del terror y el peligro brilló una estrella radiante de ternura. Quizás su llanto lo succionó la selva o se perdió en la noche ahogado entre lamentos y ráfagas mortales, pero hoy su vida es el preludio de un nuevo amanecer que asoma en el portal de la esperanza.

Emmanuel, tu nombre significa “Dios está entre nosotros”, que su cálido abrigo se extienda a los confines de la tierra y proteja a tantos inocentes que como tu, hoy sufren los rigores de la guerra, el hambre, el desamor y el frío. Mi voto es porque hombres y mujeres, arranquemos del alma el egoísmo vil, la codicia y orgullo que ha transformado en monstruo nuestra “Humana” conciencia.

Emmanuel, eres llanto y primavera
la suave brisa se perdió en tu cuna,
en tus pestañas naufragó la noche
con suspiros nostálgicos de luna...

Mamá tejió en amaneceres yertos
sueños plateados con temblor de estrella,
mamá gestó en la cárcel de su vientre
a un ángel triste, con sonrisa bella.

Ante la orquídea soberana y frágil
de tu patria, se acerca la esperanza...
tímida va del brazo de la abuela
mientras se forma en su cansada frente
una corona con hilos de nácar.

Niño cautivo en la profunda selva,
el otoño se asoma en tu mirada,
mientras el mirlo en libertad suprema
va esparciendo su canto primoroso
en el seno gentil de la alborada.

Un pajarillo entristecido al verte,
muy asustado le contó al ocaso
que tu risa de notas cristalinas
solloza prisionera en tu regazo...

En la eterna penumbra de la espera
meciéndose en su arrullo entrecortado,
se ha iluminado el rostro de la abuela...

La luz radiante, acarició su frente
y una sonrisa de ilusión genuina
al contemplar en sueños al pequeño,
se convirtió en diamante en sus pupilas.

4 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Marta, la dedicación y entrega de tus dotes literarias e imaginativas a la causa de este prodigio de niño, es encomiable y no puede hacer otra cosa que volver a ti, entregándote lo mejor de la vida: amor.
Un saludo.
Rudy

Florencia Moragas dijo...

Sublime!!! me ha encantado

Eduardo Martos Gómez dijo...

Marta, es un precioso regalo el que le has hecho a esa madre y a ese hijo que tanto sufrimiento han padecido.

Tu sensibilidad y tu generosidad te honran.

Un saludo.

Marta Lilián Molano L dijo...

Apreciados amigos:

Desde el fondo de mi corazón:

"Gracias por sus palabras, son ellas como gotas de lluvia que hacen germinar y dan color y aroma a todos mis anhelos".

Un abrazo
Marta Lilián