Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

sábado, 7 de marzo de 2009

Feliz día de la mujer trabajadora

Es un gran paso la igualdad de género, nos ha llevado tan solo 2000 años conseguirlo (teniendo en cuenta el calendario cristiano). La desigualdad de género es bíblica, comienza desde la prehistoria y continúa siendo un flagelo en muchos rincones del mundo y espacios de la sociedad.
La creación de juzgados y leyes en relación a la violencia machista, el reconocimiento a la mujer trabajadora son grandes conquistas.
Aún nos queda mucho por hacer: el reconocimiento a la labor de la mujer en el ámbito doméstico y en el cuidado de los hijos (leyes que compatibilicen la vida laboral y familiar), la igualdad de salarios por un mismo trabajo y oportunidades para acceder a cargos jerárquicos.
Pero aún nos queda lo más difícil de lograr: el cambio de mentalidad de hombres y mujeres.

Para todas las donas trabajadoras, luchadoras, amigas, solteras, casadas, divorciadas, enamoradas y en especial para mi madre..... este vídeo de regalo en su día y el deseo de continuar por el camino del respeto a nuestro género, para una convivencia pacífica y la construcción de una sociedad más justa.
FELIZ DÍA CHICAS!!!!!!

5 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Mi querida Flor, te has adelantado en un día pero has hecho muy bien pues para que la mujer ocupe el lugar que le corresponde completamente equiparada al hombre, su día deberían ser todos los días del año.
Felicidades a ti y a tu madre, querida amiga.
Rudy

Florencia Moragas dijo...

gracias Rudy!!!!!!! Mañana voy a estar alejada del ordenador y no quería dejar pasar el acontecimiento. Un fuerte abrazo amigo
flor

Eduardo Martos Gómez dijo...

Históricamente, la mujer no ha estado discriminada. Se tiene constancia de numerosas sociedades matriarcales.

Además, aunque es obvio que hombres y mujeres debemos tener los mismos derechos legales, no somos iguales, y por tanto nunca podremos estar totalmente equiparados. Por ejemplo, es mayoritariamente la mujer quien deja la vida laboral para dedicarse a la familia. Debe de existir libertad de elección tanto por parte del individuo como por parte de la empresa.

Me parece insultante que se aprueben leyes que discriminan positivamente a las mujeres, como si éstas no fueran capaces de lograr los mismos méritos que los hombres por sí solas. Creo que no debemos luchar por la igualdad, sino por la distinción. ¿Qué pasa si en una empresa se demuestra que hay un 100% de mujeres más válidas que los hombres? ¿Sólo debemos quedarnos con el 50% para que todo sea equitativo? ¿Y si es al contrario, si es el 100% de hombres más válidos? ¿En cualquier caso debemos quedarnos con un 50% de inútiles?

Un saludo,

Rudy Spillman dijo...

Hola Eduardo, aquí nos encontramos nuevamente:

Es verdad, en la historia han habido matriarcados. Entiendo que en aquellos casos se estaría cometiendo una injusticia en relación con los derechos de los hombres.
Creo que confundes dos temas. Somos distintos, eso es verdad. Un ejemplo está dado por los deportes. Nuestra distinta fisiología nos obliga a separar por géneros las competencias. Pero sí debemos luchar por la igualdad. La referencia es a la igualdad frente a la ley. En tu ejemplo sobre la empresa todos debieran tener igualdad de posibilidades y los inútiles quedarían fuera si así lo determina la empresa, fuesen hombres o mujeres. Y a eso se le llama igualdad ante la ley. Que la mujer decida quedarse en su casa y criar a los hijos (como era tan común antaño) o dedicarse a empresaria y derivar los críos en otras personas, es y debe ser una estricta decisión de ella o de la pareja, con la que cada uno de nosotros podrá estar de acuerdo o no. De hecho, hoy día es común ver al marido atendiendo los quehaceres de la casa por diversos motivos, y la mujer trayendo el ingreso al hogar. A la mayoría no nos apetece esta situación pero a veces se da.
"Equitativo" no significa que todo deba ser igual sino que todos posean las mismas posibilidades. Y esto es lo que se le ha cercenada durante tantos años a la mujer. Tu debes saber mejor que yo lo que sucedía, por ejemplo, en España, en los años de Franco, en que ni siquiera una cuenta bancaria podía tener la mujer y necesitaba la firma de su marido ante cualquier trámite. Ni que hablar de lo que aún sucede en los países islámicos.
Un saludo, amigo.
Rudy

Juan Carlos dijo...

Hola a todos en el día de la mujer trabajadora,

Estoy de acuerdo en lo comentado por Rudy respecto a que la igualdad real se refiere siempre a la igualdad de oportunidades en cualquier ambito de la sociedad.

Sólo me gustaría apuntar que la mal llamada discriminación positiva, aunque puede parecer absurda en un primer momento, no lo es tanto es un examen en más profundidad.

La discriminación positiva de las mujeres o de otros colectivos marginados, es una medida puramente coyuntural, que no sería necesaria en una sociedad ideal que primase realmente los méritos, sin prejuicios de ningún tipo. Sin embargo, esto no es así. La realidad es que es España el número de mujeres licenciadas, sus calificaciones académicas y su preparación en general, es muy superior al de los hombres, sin que esto se traduzca, como debería ser en una sociedad justa, en que las mujeres ocupen puestos de responsabilidad de forma mayoritaria en el mundo de la empresa. Muy al revés, la presencia de la mujer sigue siendo testimonial en la mayoría de consejos de administración y organos de dirección empresarial. Por eso, es necesaria esa discriminación positivia, para acostumbrar a la mentalidad machista preponderante en la empresa, a que la mujer está igual de capacitada que el hombre para cualquier pusto de trabajo.

Llegará un día es que esta discriminación no sea necesaria porque la sociedad lo haya asimilado como algo natural, pero todavía ese momento está muy lejano.

Un saludo y ¡Felicidades a todas las escritoras de Escritores Club! Espero que cosigáis que se valore vuestro indudable talento como realmente se merece.

Juan Carlos