Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

lunes, 30 de marzo de 2009

Aborto sí, aborto no: Todo un manual de cómo manipular un debate.

En estos días se está viviendo una batalla, con aire caduco y cierta sensación de Deja Vú, sobre La Modificación de la Ley del Aborto en España.

33kg61h

La modificación de la Ley, que de momento no es más que un borrador propuesto por un comité de expertos, ha servido de excusa para que la derecha, con la Iglesia a la cabeza, como no podía ser de otra manera, reedite un debate ya amortizado en la sociedad española sobre el aborto.

Nuevamente nos encontramos con abanderados “Pro Vida”, que esgrimen fotografías gore de fetos desmembrados y equiparan el aborto al exterminio de seres humanos (les gusta mucho compararlo con el nazismo especialmente). El debate se convierte así, en tertulias y periódicos, en una toma de postura a favor o en contra del aborto, manipulando así el verdadero debate subyacente, enterrado hasta el olvido entre banderas y soflamas eclesiales.

El verdadero debate no se produce entre gentes partidarias de abortar y gentes contrarias a abortar, como se suele dar a entender. Lo cierto es que no existe nadie, salvo alguna mente pervertida que de todo ahí en esta bola de barro, que crea que abortar es algo bueno y esté deseando hacerlo. El aborto es un hecho traumático y una decisión dolorosa, que suele marcar la vida de las mujeres que se ven obligadas a tomarla.

bebe2-410x411

Entonces, si todos estamos en contra del aborto, ¿cuál es el verdadero debate? La respuesta es que el verdadero conflicto se plantea entre quienes quieren que abortar esté penalizado (que sea ilegal) y quienes quieren que esté despenalizado (que sea legal) en algunos supuestos.

Una vez centrado el debate, podemos ya estudiar cada postura y ver sus consecuencias prácticas con claridad, ya que ambas situaciones se dan en la realidad en diversos lugares del globo.

- Aborto Penalizado: En los países en que el aborto está penalizado, este no ha desaparecido, sino que sigue practicándose de forma clandestina. Las clases acomodadas realizan viajes a países donde está despenalizado para llevarlos a cabo y las clases menos pudientes se ven obligadas a acudir a clínicas ilegales, en el mejor de lo casos, o a abortistas clandestinos, con el resultado de que numerosos abortos terminan en ingresos hospitalarios con grave riesgo para la vida de la madre. Estas mujeres no sólo sufren un aborto traumático y con grave riesgo para su vida, sino que, además, deben enfrentarse a penas de cárcel.

aborto_si-no_te_moris

¿Defender esto es una opción Pro Vida?

- Aborto Despenalizado: El aborto se realiza, en una serie de supuestos, con atención médica profesional, desapareciendo el abortismo clandestino y el riesgo para la vida de las mujeres. La decisión de abortar queda en manos de la propia conciencia de la mujer y ésta no es encarcelada en caso de decidirse a realizarlo.

Tomar partido a favor o en contra del aborto es en realidad elegir entre estos dos escenarios. Los debates sobre si el feto es o no un ser vivo desde el momento de su concepción, son en realidad debates baldíos sin solución posible, ya que el único juez capaz de determinar algo así, no es la ciencia ni la religión, sino la conciencia de cada cual.

La ley existe para regular la convivencia de la mejor manera posible y no para administrar una moral determinada, que es algo que atañe al propio individuo. El Estado debe garantizar la libertad de elección de la mujer, facilitándole todas la información y opciones posibles (educación sexual, políticas familiares, adopciones, etc…) para no tener que recurrir al aborto. Pero, si al final decide hacerlo, es labor de todos respetar, apoyar y facilitar los medios para que esa dura decisión se realice en las mejores condiciones posibles. Esto es tener una auténtica postura Pro Vida y Pro Libertad.

Publicado Originalmente en el Rincón de la Imaginación

4 comentarios:

Antonio Castro dijo...

El arte de pensar en términos de bueno y malo, blanco y negro y conceder a ciertos principios un valor absoluto y sagrado e una trampa usada en toda clase de ideologías. Si habláramos en términos de conocimiento en lugar de hablar en términos ideológicos no usaríamos valores absolutos, y sagrados.

¿La vida es un don sagrado? Para mí como ateo no es un don, y no es sagrado, es simplemente algo muy valioso. Para mi no ha nada sagrado ni absoluto.

La supuesta totipotencia divina es simplemente un contrasentido conceptual. ¿Puede Dios tirar una piedra tan lejos que ni el mismo sea capaz de alcanzarla? Sea cual sea la respuesta Dios será incapaz de algo porque el concepto totipotencia es un absoluto. Una trampa del lenguaje.

La vida es sagrada, pero las bacterias son seres vivos y no tenemos problemas en asesinar a millones de ellas. ¿Es el ser humano un ser sagrado?

Si así fuera nuestros ancestros hace millones de años tuvieron que empezar a ser sagrados a partir de algún momento. Al usar un valor absoluto nos olvidamos de la singularidad que eso representa en términos evolutivos. ¿

Será por eso que la ciencia molesta tanto a las religiones?

Frente al egocentrismo de las religiones que consideran al ser humano tan especial, tenemos a una ciencia que se rige cada vez más por el principio de mediocridad. Ni el ser humano, ni nuestro planeta ni nuestro sol, ni nuestra pequeña parcela del universo son especiales, y cuando algo parece ser muy especial como por ejemplo la vida, puede ser que solo se deba a nuestra falta de refenréncias a escala cósmica.

La defensa a ultranza de la vida como un bien sagrado e inalienable, hizo que la iglesia en Brasil excomulgara a la madre de una niña de nueve años embarazada de gemelos, a raíz de una presunta violación por parte de su padrastro. La iglesia asume como voluntad de Dios ciertas desgracias que deben ser respetadas y asumidas, y defiende que no se actúe y que en lugar de ello se confíe en Dios.

El usar el aborto como bandera ideológica tanto en un sentido a favor, como en un sentido en contra, es un disparate y creo que ambas cosas son ideología fanática de distinto signo, pero que van igualmente en contra del sentido común.

Florencia Moragas dijo...

Como mamá de un encanto de niño adoptado, ruego a quienes no pueden tener a su niño por las razones que sean, o no quieren. Que en lugar de interrumpir un embarazo, den a sus hijos en adopción. Concientizar a cerca de esta necesidad.Trabajar sobre esta opción.Dar vida es un milagro
Por favor!
flor

Vicent dijo...

Me gusta mucho la manera en que lo habeis planteado, sin apasionamientos e imponiendo la lógica.
No sé si teneís razón (de hecho no sé si la razón existe), pero si alguien la tiene, desde luego que ha de ser tan comedido en su forma de expresarlo.
Felicidades por una capacidad de razonar tan clara, a pesar de las dificultades que el tema entraña.

Antonio Castro dijo...

Tener razón debe de ser algo así como ganar una discusión ¿no?

¿Recuerdas la última vez que alguien ganó una discusión?

Yo no lo recuerdo. Creo que lo importante no es tener razón. Lo importante es ejercer la libertad de pensamiento de la forma más honesta posible. Estar equivocado no es un drama. Hay que estar preparado para reconocer los errores, porque cuando uno ha sido honesto, y no ha cedido al autoengaño ha sido fiel a la verdad.

Lo que más me atrae de la ciencia es su humildad. Los científicos que destrozan las teorías de sus colegas son ensalzados en lugar de ser perseguidos. Pasteur convenció a sus detractores invitándoles a su laboratorio, proporcionándoles información y material, y dándoles plena libertad para replantear los experimentos en sus propios laboratorios sin ninguna directriz. Así consiguió convertir a sus detractores en sus más fieles seguidores.

Muchas veces se intenta minimizar las afirmaciones científicas alegando que la ciencia no tiene todas las respuestas, pero nadie es más consciente de eso que los propios científicos.

No me gustan las ideologías, soy partidario del conocimiento científico porque considero que tiene la sabiduría de la humildad. Las ideologías son prepotentes y muchas son fanáticas y manipuladoras. A la hora de pensar hay que ser autocrítico y riguroso y estar preparado para aceptar por igual las verdades feas y las verdades bellas.