Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

miércoles, 23 de julio de 2008

Violento protocolo de tuición


Él entró por la puerta del jardín en medio de voces que discutían acaloradamente. Él irrumpía por su vida y la de su descendencia. Él debía invadir los sueños ajenos y terminar con las fantasías que contradicen el orden natural. Los vio a todos a los ojos. Unos a punto de llorar y otros a punto de ser feliz. Pero nada había de valor entre su convicción y el sentido de pertenencia del andrajoso con el cabello raro. A ese tipo se dirigió. No respetó lugar ni posición, menos leyes ni protocolos. Sólo lo miró, avanzó, cogió un madero ya antes localizado y le dijo –conforme no cambies tú posición, yo te haré callar- dejando al resto del círculo mudo y estático. –Jajajajajajaj, y cómo- dijo el andrajoso. Y dio un paso más.
De pronto ya estaba encima de su rostro. Driblaba con el madero sobre su cabeza y le hacía cortes a cada golpe de palo que proporcionaba. Sus ojos eran negros y sus encías rojas. No había cansancio ni dolor, sólo sangre que hervía en las venas y un orgulloso instinto paternal. Le dio un palo y luego otro, y otro y otro y otro sobre los hombros. Luego el andrajoso recuperó su aliento y recordó su bélica instrucción. Se incorporó y lanzó patadas a destajo e intentó huir de la sala fuera de la casa. Pero él no dio nada por terminado, no sentía que su vida se hubiese transformado. Dejó el madero a un lado. Dio dos pasos largos y tomó al andrajoso por la espalda. Lo trajo hacia el y dio vueltas su cuerpo. Su cabeza se estrelló en su nariz con violencia seguido de un golpe de derecha y otro de izquierda. Luego su rodilla fue hacia el estómago. El andrajoso soltó su aliento mezclado de sangre y sudor. Y él lo tomó del cuello y acertó otro cabezazo. Y otro y luego otro más. Luego del cual recordó por dolor que tenía cuerpo que cuidar. Lo tomó de las ropas y lo arrastró por el suelo. –No te vai si yo no quiero- le dijo. Lo sacó hacia la calle lejos del resto de personas que ahora formaban un círculo de miedo, y se acercó a su oído… «No hay nada que hacer cuando sobreviven los genes» fue lo que se escuchó. Y asestó dos patadas en sus costillas. Las que para cualquier caballero ya estarían de más. Pero era necesario acabar con la maldita historia –pensó- y luego ya no volvió a hablar.

1 comentario:

vanscribenz dijo...

¿Realmente lo merecía? ¡Solo fue un arrebato de intromisión!