Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

miércoles, 7 de mayo de 2008

El sexo en el Arte. Más


Hace unos días leí que en Inglaterra se censuraban determinadas obras publicitarias que tenían relación con el Arte porque dañaban la “sensibilidad” del que mira o del que podía mirar, ya que se pusieron en el metro de Londres, lugar al que accedían todo tipo de personas (edad y condición).
Como este tema, el del Arte, lo que es Arte, ha sido tratado aquí en varias ocasiones, y a raíz de la última (el artículo de Juan Carlos), me lanzo de nuevo por estos vericuetos con la esperanza de cotejar opiniones y decir algo.
Una sociedad se rompe cuando la libertad de expresión se amordaza. Cuando la belleza del ARTE, en su más pura expresión, se censura. En el mundo en general, el ARTE siempre debe estar presente. La belleza, en cualquier forma de expresión artística, nunca ha de ocultarse al ojo del que debe aprender. No debemos ser tan estúpidos como para no admitir que en cualquier lugar no se nos permita mostrar y ver el Arte y así aprender a amarlo, eliminándolo porque nos enseña que existe el sexo. No debemos ser como aquellos papas que ocultaron el sexo de las estatuas desnudas con una hoja de parra. ¿Mandaremos eliminar la Maja Desnuda de Goya, la Venus del Espejo de Velázquez y el Jardín de las Delicias de El Bosco?
Cuando el ARTE, en su sentido más puro, aparece ante nosotros, debemos deleitarnos con él, aprender de él. El ARTE es libre, es belleza, y solo esas dos cosas merecen la pena. Pero no se debe ser pazguato. Se debe mirar con inteligencia. La risa estéril es un signo de necedad. Nunca la belleza hace daño.
El fin del ARTE es la emoción por la emoción, por eso estas imágenes están exentas de palabras. La estética hace, o debería hacer, posible la existencia. Vuelve la vida agradable y maravillosa, la llena de formas nuevas y la hace evolucionar, variar y transformarse, pero para ello hay que saber mirar.
Decía Óscar Wilde que al público se le había acostumbrado mal siempre. Le pide al ARTE que sea popular, que satisfaga su falta de gusto, que adule su absurda vanidad, que le diga lo que ya ha oído, que le muestre lo que debería estar cansado de ver, y que le distraiga de sus pensamientos cuando está hastiado de su propia estupidez. Pero el ARTE no debe ser popular, somos las personas las que debemos intentar ser artísticos, y para ello hay que saber mirar.
El ARTE es superficie y símbolo al mismo tiempo. Los que se aventuran más allá de la superficie lo hacen bajo su propio riesgo. Los que interpretan los símbolos también. El ARTE es la forma más intensa de individualismo que conoce el mundo.
Diego Jurado Lara

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante. Este tipo de debates son los que deben darse.

Juan Carlos dijo...

Muy bueno el post y la reflexión sobre el arte. El problema de los debates sobre el arte es que es un tema demasiado inconcreto e indefinible. Desde mi punto de vista es esa imposibilidad de definirlo, lo que ha llevado a una situación en la que las barreras de lo que se considera arte y lo que no, se han desenfocado en exceso.

Creo que se vive un momento de decadencia artística (lo que no significa que no tengamos excelentes artistas en todas las disciplinas), en la que un mercantilismo feroz ha convertido las galerías de arte en cónclaves de especuladores, en busca de una buena inversión en lugar de una buena obra.

Este declive es especialmente grave en el mundo de la pintura y la escultura. Tenemos grandes pintores que son considerdos meros ilustradores, mientras muchos pintores famosos no saben dibujar ni conocen las reglas mínimas de la perspectiva (conozco alguno personalmente).

Como escritores, deberíamos reflexinar qué ocurriría si esta tendencia llegase a la literatura. ¿Os imaginais literatura abstracta realizada con frases sin sentido o escritores que no conozcan la ortografía ni la gramática?

Yo desde luego no estoy por la labor.

Un saludo,
Juan Carlos

Diego Jurado Lara dijo...

Gracias al anónimo y gracias Juan Carlos.
Yo no creo que el Arte sea inconcreto e indefinible. Todo lo contrario. El problema, creo, radica en lo que se pretende que sea Arte sin serlo, quizás por esas cosas que apuntas (entre otras cosas).
Por otra parte, ¿crees, de verdad, que eso no ha llegado a la Escritura? Yo conozco casos.
Saludos.
Diego