Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

sábado, 12 de diciembre de 2009

...

Se acercan imágenes tergiversadas, variadas. Desde cada presente iluso, una realidad lo destituye: desarma su apogeo. Hasta futuras realizaciones; donde idealidades devengan –coherentemente- con ilusiones posibles.
(Descreo) haber tenido consideraciones creíbles; haberlas presagiado y esparcido, es –presentemente- un despecho irrazonable contra esta continuidad de ilusionismos (descreídos). No sé acerca de mí, ni de vos: descreimientos resurgiendo con espontaneidad féretra. Hay cierta desvinculación, y cierto criterio, cierto yugo, cierto preámbulo, cierto vocerío –inalcanzablemente- entre nosotros; desde esas imágenes hacia mí; y desde mí hacia éstas: iluso vaguerío.
(Convengo –a medias (ciertamente)-), aunque descrea algunas veces altisonantes que hacen de aquellas, ya recordadas, imágenes, olvidos. Aunque convictos por lejanos, por distantes, por desacordes, por inasibles –alcanzablemente- para mí; porque al convenir, parcialmente, se desdibujan ilusiones sobre asfaltos donde caminando veo casas mirándome con ceños de esas destituciones que ven mis entrecejos viéndolas en sus paredes al caminar sobre calles realmente dibujadas. Aunque no –explícitamente- (ni corpóreamente: posiblemente) estables: rotundas: hechas: probables para ser vistas cuando nada creo ver –verídicamente-.
Pero, brevemente, apenas insinuante, casi insignificantemente, se quiebran criterios; y me devuelven a otro presente: improbable, y juzgado con antecedentes, con justificativos, con justicia que juzgará.
¿Y se desatarán los retorcimientos? ¿Y se probarán descreimientos y conveniencias aunque descrea conviniendo? No lo sabré. Ni yo ni vos, imagen.
Habrán casas mirándose mientras sus calles se asomen hasta ser dibujo sobre paredes ya diseñadas, ya planteadas. Habrá una pluralidad de ceños entre otros, y una ceja que verá su condición de no poder ver, aunque reguardará esa visión cuando descreyó y convino.
Habrá, sobre calles, un caminante que tal vez yo sea, o quizás sólo su imagen. Habrán variaciones de los objetos vistos, aunque conocidos hayan sido; desde que ese futuro se presente injuzgable por criterios de otro tiempo merecidos, y para poder ver certeramente una realidad que en los pasados habían tergiversado imágenes.
Hará la casa una puerta. Hará la pared dos ventanas. Hará la calle un camino; pero no para recorrerlo, para que lo recorra. Hará el asfalto su imagen indefiniéndonos como objetos ya sin razón dejando esa puerta con suspensivo título.

No hay comentarios: