Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Plateadas cartas (3ª y última parte)

Desde que habíamos partido, cuando nos habíamos distanciado manteniéndonos entre manos lata, reconocí el vano ensueño.
No hubieron cartas ni signo alguno de otros espacios donde las realidades se predispusieran bajo nuestras querencias. Porque tanto vos como yo, el real encarnizamiento de ambos cuerpos afiebrados, lo habíamos -sólo- deseado. Para nuestra posteridad, nuestra genealogía bajo una noche seguida de un día con su sol mientras la luna, aguardante, sisearía su aparición para demostrarse término de continuas variedades, pero –mientras- un solo color mantenía este mundo; y aunque terminable, acabado y concluso, era desesperadamente uno.
Por nuestro presente lo habíamos realzado (al cobre) sabiéndonos inciertos en otras dimensiones más allá de los deslumbramientos amatorios. Pero cada romance carga una ideación, una horda de imaginarios simbolismos que las más de las veces son ficticios; concretamente, es decir. Pero no idealmente, digo. Es que habíamos anhelado diversificar nuestra simpatía entre mayores modos y paisajes como si existiese un solo sol con una sola luna mientras un solo día se turna luego de una sola noche, y entre estos sitiales, la plenitud de nuestras figuras.
Tal vez, exista; quizás, no. Pero aunque entre nosotros haya vivido, no debemos confiar en sus superficies donde podrían haber hasta hojalaterías descomponiendo con otros colores y tergiversar cada síntoma conyugal.
El recuerdo, sí. Esa visión perdura como fiel tino del propósito de vernos ante plata, o entre ésta.
Continúa en vigente espera, pero siendo visión –y no realidad-. Continúa por desconocerme sabiéndome variado, tanto como vos, como esa ilusión que nos ha enseñado la distinción de otra tintura metálica solamente.

2 comentarios:

Selvatico dijo...

Es excelente tu pagina es toda una joya literaria.
Te saluda Cornelio Ramirez Encarnacion autor de la Novela Grafica Selvatico y Latin Super Heroes.

Federico Laurenzana dijo...

Gracias, Cornelio. Voy hacia tus escritos. Nos leemos.
Saludos:)