Escritores Club forma parte del portal de literatura Escritores Libres y pretende convertirse en una propuesta cultural innovadora, capaz de ofrecer al lector la oportunidad única de conocer sus autores favoritos y dialogar con ellos directamente, sin intermediarios. Hemos reunido los mejores escritores independientes del panorama literario actual, dispuestos a ofrecernos su talento y sus valoraciones, no sólo sobre sus obras, sino sobre la literatura en general y el mundo que la rodea.

Esperamos que encontréis aquí respuestas a algunas de vuestras inquietudes y también un momento de esparcimiento, acompañados de la mejor literatura.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Pan y agua


Sólo sé que sin atender a mi cuerpo, muero.
Sé que necesita de alimentos y curaciones. Necesita respiraderos, poros donde una piel se agita cuando no llega ventisca alguna para darle atmosférico arrime.
Sé que bulle, clama y estrepita por cada rebuzne de los medios cuando le disparan con balas de mechas fosfóricas dándole una luz que no requiere, que no busca, que no es sino más que estropicio del entorno mareante.
Sé que menciona hexaedros milimétricos mediante cada parte de su organismo determinador para callar a mis centímetros ante su regla, frente a su ley de comprometerse a servirme siempre que yo lo nutra.
Sé que su rigor no impide que divague, especule y piense sentires cuando a él no le interesan. O al menos no presiento su inclinación a exigírmelos donde tan sólo veo un cuerpo, un mecanismo en fábricas de una ciudad venosa, orgánica, musculosa. Con corazón.
Sólo debo atenderlo. Entrometerme cuando lo pide y visionar soluciones cuando no. Reina para dirigir, aunque asimismo para poder dirigirlo. Y no somos un dúo. No. Creo que no hay ninguna clase de divisiones entre nosotros.
No sé cómo veas a tu cuerpo. Quizás no te importe tanto como tus despliegues donde has de presentarte. Pero no olvides que con él te presentás. Con él vas de un lado a otro para hacer a tu antojo menesteres sin que se te ocurra darle, darte tiempo para verlo, verte entero.
Sé que quiero quedarme en este mundo. Entre parámetros de espacio y tiempo me doy comprometido. Doy a mi cuerpo lo necesario para que no hayan deshoras que limiten mi suspensión, que me sustraigan y colmen al reloj de muerte con alarmas para avisarme, para indicarme cuándo he de dejar, de quedarme sin horas.
No me creas pulcro, obsesivo puntilloso acerca de qué he de suministrarme. No me creas con más que pan y agua, con más de lo que creés.



http://www.federicolaurenzana.blogspot.com

No hay comentarios: